Suscriptor digital

Bautizan una calle de Bolivia con el nombre de Mitre

Héroe: la comuna de La Paz decidió homenajear al general argentino, que se desempeñó en esa ciudad como periodista y militar.
(0)
7 de febrero de 1999  

Una de las calles del barrio residencial Calacoto de La Paz, en Bolivia, llevará el nombre del general Mitre, en reconocimiento por su participación en la defensa de ese país.

La resolución 146/98 del Honorable Concejo Municipal de La Paz ordena bautizar como General Bartolomé Mitre a la calle 23 de la zona más tradicional de la ciudad, donde se asienta el gobierno boliviano.

La ordenanza recuerda en sus considerandos: "El general argentino fue el director del Colegio Militar de Bolivia, defendió nuestro país en el conflicto de límites con el Perú y fue honrado con el título Benemérito en Grado Heroico y Eminente de la República".

La iniciativa surgió de la embajadora argentina en Bolivia, Zelmira Regazzoli, y del alcalde de La Paz, Germán Monroy Chazarreta.

Al observar que una antigua calle que había llevado desde siempre el nombre del fundador de La Nacion había cambiado su denominación, los funcionarios decidieron que fuera otra la arteria que rindiera homenaje a Mitre.

La calle primigenia correspondía a la entrada al Colegio Militar, y la actual se encuentra en la zona de las embajadas.

En el país vecino

Mitre había viajado a Bolivia como exiliado, con la aspiración de desempeñarse como militar. Quería dirigir una escuela o academia de artillería. Varios argentinos residían en La Paz, donde ejercían el periodismo o desarrollaban otras actividades, protegidos por el gobierno. El historiador Miguel Angel De Marco recuerda en su biografía de Bartolomé Mitre que la ocasión para vestir el uniforme militar en Bolivia se le presentó en octubre de 1847, cuando el presidente José Ballivián asumió facultades extraordinarias y decidió sofocar un movimiento en su contra iniciado en Cinti, Potosí y Sucre.

En aquel momento, Mitre trabajaba para el diario La Epoca, de La Paz. Allí escribió sobre temas comerciales, industriales, militares e históricos. Publicó poemas y tradujo versos de Byron y Víctor Hugo. Su primera colaboración doctrinaria fue una carta abierta al presidente peruano, en la cual lo exhortaba a dejar sin efecto un decreto que perjudicaba comercialmente a Bolivia. Fue entonces cuando Mitre recibió el ofrecimiento de integrar las fuerzas oficiales con el grado de teniente coronel de artillería.

Dejó la redacción de La Epoca, pero se reservó el carácter de corresponsal militar. Marchó como miembro del estado mayor a Oruro y luego a Potosí, donde derrotaron a 600 insurrectos. La valentía le valió el reconocimiento de todo el pueblo boliviano y un escudo que lo declaraba héroe de la patria.

Mitre vivió un tiempo en la hacienda que pertenecía a Ballivián, ubicada en la localidad de Cebollullo, a unos 25 kilómetros de La Paz.

En estos momentos, la embajada argentina está gestionando la posibilidad de que se inaugure un museo que evoque a Mitre en aquella célebre finca donde escribió "Soledad", considerada por algunos como la primera novela sudamericana.

Además de algunos objetos que utilizó el general en el frente, se estima tener en exposición los escritos publicados en La Epoca y los estudios arqueológicos que llevó adelante en las ruinas precolombinas de Tiahuanaco, donde se encuentra la Puerta del Sol, cerca del lago Titicaca.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?