Con las intenciones no alcanza

Propuesta con material humano de excelencia y elementos auxiliares deslucidos
(0)
4 de junio de 2010  

Caja rodante . Infantil. Conducción: María Eugenia Molinari y Nazareno Casero. Coconducción: Camila Zopatti y Federico Cirulnik. Producción: Susana Gesen y Damián Barros. Asesor Creativo: Riky Cavanna. Desarrollo de contenidos. Aldana Duhalde. Productor ejecutivo: Walter Morales. Dirección: Manano Molina. Lunes a viernes, a las 17, por Canal 7.

Nuestra opinión: regular

Conseguir que un chico se plante frente al televisor durante dos horas, a la tarde, mirando una sola propuesta es una tarea, al menos, ambiciosa. Por la propia naturaleza inquieta de quienes transitan esa etapa de la vida. Pero, en muchos casos -léase: aquellos que tienen acceso a la televisión paga- más por la superabundancia de propuestas de todo tipo, para su edad y no tanto, que los tientan a apretar el control remoto.

Quienes están a cargo de poner la cara y el cuerpo frente a cámaras para concretar cada emisión de Caja rodante, tienen el talento suficiente para proponerse este objetivo, aunque otros recursos que los rodean no los asistan tan bien para conseguirlo.

María Eugenia Molinari despliega con soltura su natural simpatía y la experiencia que consiguió en el tiempo que viene practicando la conducción de ciclos destinados a los más pequeños. Nazareno Casero se mueve con absoluta comodidad, empapado en un desparpajo sorprendente al que acompaña de un humor que seduce irremediablemente en todo momento a quien lo escucha. Federico Cirulnik despliega un estilo de comunicación particular con los más chicos que lo convierte en una suerte de hermano mayor de esos a los que se presta atención devotamente. Y Camila Zopatti reúne equilibradas porciones de encanto y solvencia en su tarea con las que obviamente se gana la simpatía de quienes la observan.

Más allá de la excelente elección de este equipo de conductores, el resto de los elementos de la propuesta están puestos con muy buenas intenciones, aunque no consigan funcionar eficientemente de manera pareja. Las visitas para mostrar diferentes profesiones y oficios o las actividades que realizan distintos chicos en variados lugares, resultan interesante y por supuesto tienen un plus didáctico aceptable. Por otro lado, sin embargo, los fragmentos de curiosidades del mundo natural y el juego de adivinanza que lo acompaña, al principio resulta divertido. Pero la repetición todos los días de la propuesta plagada de reptiles y otras alimañas, aburre un poco. Además de presentar una suerte de amarillismo educativo al ofrecer, en la mayoría de los casos, engendros sorprendentes de la naturaleza, pero no más que eso. ¿El campo de intereses de los chicos pasa solo por este tipo de fenómenos del circo de la biología animal? ¿La historia, las matemáticas, el universo, las distintas culturas, no tienen capacidad de generar material entretenido y didáctico para los niños?

La posibilidad de contactarse en vivo con los televidentes y el uso de las redes sociales y las herramientas que brinda la Internet 2.0 es un acierto del programa. En este tema, nuevamente el manejo que hacen Cirulnik y Zopatti del mismo es impecable. Pero en la otra punta las curiosidades de la física y de la química que presentan se ven cubiertas de una pátina sepia de Billiken atrasada. Detalles que podrían ser mejorados para el bien de los chicos. Sobre todo de aquellos para los que el cable no existe.

0,9

puntos

  • es el rating que obtuvo el programa en su emisión de anteayer, según informa Ibope.
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.