Suscriptor digital

Con el toque de Palermo, la Argentina selló la clasificación y espera a México

Con un gol en el final de Martín, que entró, y otro de Demichelis, la selección venció 2 a 0 a Grecia y el domingo, a las 15.30, se mide con los aztecas, en Johannesburgo por los octavos de final;
Nicolás Balinotti
(0)
22 de junio de 2010  • 22:21
Video

POLOKWANE.- Da la sensación que la Argentina acomodó la baraja de sentimientos desencontrados que la desahuciaban en los oxidados tiempos de las eliminatorias. El seleccionado encontró una solidez grupal y mantuvo su impronta arrolladora, a pesar de que un hormigueo de nervios se anida en el estómago cada vez que un rival se anima a atacarla. Con puntaje ideal, quizás algo impensado antes de la Copa, el seleccionado alcanza los octavos de final con el ánimo en el cielo, envuelto en confianza, para cruzarse en un duelo mano a mano con México, el domingo próximo, en Johannesburgo, a las 15.30 de nuestro país.

A la victoria por 2 a 0 contra Grecia no le hubiera venido mal algún gol más. La Argentina mostró nuevamente ese rostro desquiciado a la hora de atacar. Como en Alemania 2006, chocará con México en octavos de final. Como en Francia 98, se clasificó con puntaje ideal. ¿Cuál será el final de la historia? Ahora comenzará el verdadero Mundial .

En el día de su estreno como capitán, Messi tuvo que soportar una marca que le sopló la nuca durante toda la noche. Sokratis Papastathopoulos siguió disciplinadamente las huellas del N°10 argentino. Difícilmente los rivales puedan contener a Messi, un genio que se expresa en la cancha, al que no se lo podrá detener ni siquiera con once jugadores encima. Aún no llegó su gol (tuvo un remate que impactó en un palo), pero sin duda que llegará más pronto que tarde.

Más allá de las siete modificaciones con respecto al equipo que había goleado a Corea del Sur, el seleccionado no resignó su impronta arrolladora. Generó peligro, remató más de una decena de veces al arco y buscó constantemente sacar ventajas en un partido en el que su rival cargaba con la mayor obligación. En el primer tiempo, la Argentino no pudo quebrar a Tzorvas, otro arquero que lo pone límites al resultado final.

Pero abrió el camino De Michelis, tras tomar un rebote casual en Milito, y definir en el área chica. Los 13 minutos restantes de partido quedaron para que Maradona active su política de rotación: ingresaron Pastore y Palermo, que selló el 2 a 0 a un minuto del cierre, con un tanto que cargó de emotividad el desenlance. Maradona utilizó a 20 de los 23 jugadores (faltan Garcé y los dos arqueros suplentes).

No todo es alegría pura y se debe mantener la cordura. La Argentina alcanza los octavos de final envuelto en una curiosidad que despierta incertidumbre. El seleccionado es un equipo que no ha sido agredido. Ninguno de sus tres oponentes del Grupo B lo han atacado. Ni siquiera lo hizo hoy Grecia, que necesitaba de una victoria. Así y todo, la defensa argentina da una sensación de inestabilidad que a veces genera un hormigueo de nervios.

Contra México Maradona recurriría al equipo del debut. Aunque de haber alguna duda o un cambio en el planteo táctico, Clemente Rodríguez es el que más jugo le sacó al partido ante Grecia. Su proyección y velocidad son una invitación a lateralizar el juego cuando se hace un nudo el medio.

Con puntaje ideal y el ánimo en el cielo, la Argentina se clasificó a la siguiente etapa. Recién ahora, da la sensación, comienza el verdadero Mundial para la Argentina.

Video

Mirá todos los resultados y el cuadro del Mundial

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?