Asaltan y balean a un futbolista

(0)
13 de febrero de 1999  

El futbolista Daniel Cravero, actual capitán de Lanús, fue baleado ayer en la pierna izquierda por un delincuente que asaltó su casa en el barrio de Saavedra, pero su estado no reviste gravedad.

La pesadilla comenzó cuando el futbolista se despertó a punta de pistola, poco antes de las 7. Un hombre encapuchado y fuera de sí exigía dinero al deportista y a su mujer con la amenaza de matar a toda la familia.

El ladrón había saltado las rejas de la vivienda -un elegante chalet de la calle Vedia al 4400- y, tras forzar la ventana que da al frente e ingresar en el domicilio, fue directamente al dormitorio del matrimonio, en la planta superior del dúplex.

"Estaba totalmente falopeado y despedía un olor a alcohol nauseabundo", señaló Cravero, recostado sobre su cama y con la pierna vendada, en alto, sobre una pila de almohadones.

El deportista, de 32 años, relató a La Nación que entregó 300 pesos al agresor, pero éste, totalmente enfurecido por considerar que el monto era escaso, hizo arrodillar a su mujer y se quitó la capucha que le cubría el rostro.

"En ese momento pensé que nos mataba a todos y me le tiré encima", relató Cravero, todavía sobresaltado.

En el intenso forcejeo que se desató en el living de la casa, el volante de Lanús logró quitarle el arma al delincuente, pero éste inmediatamente extrajo otra y comenzó a disparar.

Casi un milagro

Tres de los balazos impactaron en la pierna izquierda del jugador, que salvó su vida milagrosamente porque no salieron más balas del revólver cuando el asaltante apuntaba al estómago de Cravero.

Al escuchar los disparos y los gritos desesperados de Cristina, la esposa del futbolista, un vecino y amigo de la familia, Felipe Bellini, acudió rápidamente a auxiliarlos.

"Cuando llegué, el tipo se escapaba, por lo que empecé a correrlo", contó Bellini. Tras perseguirlo dos cuadras, logró tomar al asaltante de la campera, pero el hombre se deshizo de la prenda y cruzó la avenida General Paz para internarse en la provincia.

"Cruzó como un loco, en medio de los autos, sin mirar para ningún lado", agregó Bellini, que volvió hasta la casa y trasladó a Cravero hasta el hospital Pirovano.

Después de las primeras curaciones practicadas en ese centro, el volante de Lanús regresó a su casa, donde deberá guardar reposo por algunas semanas.

Si bien los médicos que lo atendieron informaron que los impactos no le provocaron lesiones óseas o de ligamentos, el jugador no sabe si tendrá que operarse para que se le extraiga la bala que tiene alojada en la rodilla.

"Me dijeron que en poco tiempo puedo volver a las canchas, aunque en este momento el fútbol pasó definitivamente a un segundo plano", comentó el jugador.

Según indicó Mara Bellini, su vecina, "la familia está muy alterada por lo que pasó. La casa estaba toda revuelta, un vidrio de la cocina se rompió porque lo atravesó un disparo y el piso era un charco de sangre. Lo peor de todo es que Brian, el hijo de seis años de Daniel, presenció el forcejeo, y hasta en un momento corrió al lado de su padre para ayudarlo. Por suerte no pasó nada, pero la más chiquita de los tres hermanos, Melanie, que tiene tres años, está muy asustada y no quiere volver a su casa".

La comisaría 49a., que interviene en el hecho, confeccionó un identikit del agresor, que aún permanece prófugo.

"La familia se mudó hace tan sólo seis meses y están demasiado confiados. No saben que esto es tierra de nadie", opinó Carla Vidal, una vecina del barrio.

Ayer por la tarde, "El Chango", como llaman a Cravero en el mundillo futbolístico por su parecido con el folklorista Chango Spaciuk, recibió una visita ilustre: Diego Maradona, recién llegado de Turquía, pasó a saludar a su compañero. "Animo, Chango, en unos días volvés a la cancha", le dijo el astro del fútbol, según contaron los amigos de Cravero.

Actual capitán de Lanús, Cravero nació en Rafaela y se inició en la primera división como número 5 de Chaco For Ever. Luego jugó cuatro temporadas en Platense.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?