Suscriptor digital

Eduardo Blousson fue un adelantado

Falleció trágicamente, a los 95 años.
(0)
13 de abril de 2000  

El mayor aporte que le hizo a nuestra hípica Eduardo Blousson , fallecido trágicamente ayer, a los 95 años, al incendiarse su departamento, en esta ciudad, fue el de darle una ubicación de privilegio en el mundo.

Con su visión, trascendió al criador y propietario para convertirse en un dirigente fundamental en la integración del turf internacional. Junto con el francés Jean Romanet y el inglés Christopher Weatherby fundaron el International Stud Book y las Conferencias Internacionales que, en Paris, establecieron las normas para las carreras clásicas, hace 40 años. Pero el germen de esas concreciones había sido acaso la obra máxima de Blousson, la Organización Sudamericana de Fomento (OSAF), que en 1958 nació para sentar las bases de todas las organizaciones hípicas regionales.

Antes, aquí, el hombre que en su haras La Nora tuvo padrillos como Empire Ruler, Rey del Bosque y King O´Turf (uno de los primeros importados desde Estados Unidos), también había integrado el grupo de fundadores de la Asociación Cooperativa de Criadores del Sangre Pura de Carrera, entidad de la que fue directivo por varios años.

Asimismo, Blousson fue presidente de la Comisión del Stud Book Argentino e integró la comisión de carreras del hipódromo de La Plata.

Siempre preocupado por el devenir de la actividad, publicó distintos trabajos y participó de las revistas Turf y Elevage Sudamericanos y Turf Argentino.

Lúcido y tenaz, Eduardo Blousson presidió hasta diciembre último el Consejo Técnico Ejecutivo de la OSAF, un cargo que ejerció por 30 años y en el que lo relevó José Luis Caldani, todo un continuador de su trabajo también en los foros internacionales.

Abogado y destacado deportista, Blousson seguió la tradición familiar en sus estudios jurídicos de esta ciudad y París.

Los restos de Eduardo Blousson serán sepultados hoy, a las 10, en el cementerio de la Recoleta, previa misa de cuerpo presente en la Capilla del Pilar.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?