Suscriptor digital

No sólo se es pobre por ganar poco dinero

La exclusión se siente por el difícil acceso a los servicios o la baja expectativa de futuro
Alejandro Rebossio
(0)
4 de julio de 2010  

Uno de cuatro argentinos vive con menos de dos dólares por día. Es pobre. De acuerdo con este parámetro, sólo Chile y Cuba están mejor que la Argentina en América latina. Pero el ingreso no es el único parámetro para medir la pobreza.

También influye el acceso a bienes y servicios básicos, como el agua potable y la electricidad. Según este criterio, el 19,4% de los argentinos es pobre, cifra que en la región sólo mejoran Chile, Colombia y Uruguay.

Pero una tercera dimensión es la pobreza subjetiva, como se percibe la persona a sí misma de acuerdo con su presente, en comparación con el pasado y con las perspectivas de futuro. Allí es donde la pobreza en la Argentina trepa al 39,6%, una situación peor que la de Brasil, Costa Rica y Venezuela.

La pobreza no es sólo una cuestión de bajos ingresos, sino también de las otras dos dimensiones mencionadas, según un estudio de cuatro economistas del Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales (Cedlas) de la Universidad de La Plata, Leonardo Gasparini, Walter Sosa Escudero, Mariana Marchionni y Sergio Olivero. Si bien existe una correlación entre la pobreza de ingresos, de acceso a bienes y servicios básicos y la subjetiva, cada una debería tomarse en consideración para diseñar las políticas sociales. No se puede enfocar un gobierno en sólo una de ellas.

Los investigadores analizaron una encuesta mundial que sobre pobreza que hizo Gallup en 2006. Si bien ya tiene cuatro años, guarda la virtud de ser un sondeo que mide a todos los países con los mismos parámetros. Además, en el caso argentino, las cifras de pobreza se han mantenido en líneas generales en los mismos niveles desde entonces, según instituciones diversas como la FIEL y el Centro de Investigación y Formación (Cifra) de la CTA.

El 25,3% de los argentinos viven con menos de US$ 2 diarios y, por tanto, es pobre, según la encuesta de Gallup. Aunque es un consuelo de tontos, la situación social de la Argentina sólo es superada en América latina por la de Chile, con 22,1%, y por la de Cuba, con 24,3%. En Bolivia, dos de cada tres personas son pobres; en Brasil, el 31,2% y en México, la mitad gana menos de 2 dólares. En Paraguay, el 61,9%; en Perú, el 64,3%, en Uruguay y Venezuela, uno de cada tres.

Pero un individuo puede tener los ingresos, pero si donde vive carece de la oferta de ciertos servicios, de poco le sirven. En la Argentina, una de cada cinco personas es pobre en cuanto a carecer de acceso a servicios básicos. En Chile, la privación afecta al 11,7%. En cambio, el panorama es peor que el argentino en Bolivia (52,6%), Brasil (45,6%), México (45,8%), Paraguay (63,8%), Perú (56,9%), Venezuela (32,5%) y Cuba (47,5 por ciento).

Para identificar la pobreza subjetiva, Gallup preguntó cómo se percibían a sí mismos los encuestados, si estaban satisfechos con su nivel de vida y si en el último año habían sufrido privaciones en el acceso a la alimentación, entre otros aspectos. Allí, la Argentina está peor que en las otras dos dimensiones: el 39,6% se considera pobre. En Brasil, el 28,1% y en Venezuela, el 26,9%.Tmbién se sienten pobres el 59% de los bolivianos, el 44,3% de los chilenos, el 41% de los mexicanos, el 79,2% de los paraguayos y casi la mitad de los uruguayos.

25,3%

Subsistencia

  • Es el porcentaje de argentinos que vive con menos de dos dólares por día, según una encuesta realizada por Gallup
  • ADEMÁS

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?