Suscriptor digital

La hora del "Negro" García López

Volvió de México, donde vivió ocho años, se sumó al regreso de Charly García y editó un disco propio
(0)
14 de julio de 2010  

Más claro imposible. Esta vez invita el Negro es el nombre del flamante disco de Carlos García López, el hombre de los solos imposibles, el del parecido con Hendrix en pinta y en alma (musical) y el acompañante fiel del otro Charly García, el ex Say No More.

El hombre que pasó por La Torre, por la banda de Miguel Mateos y que está atravesando su tercer período al lado de Charly está listo para salir a rockear con su nombre y su apellido. Y después de dos esporádicos discos solistas, pateó el tablero recurriendo a viejos y nuevos amigos. Pity de Viejas Locas, Charly, Lebón, Willy Quiroga, Juanse...

"Más de la mitad de los invitados del disco va a estar en el show -promete «el Negro»-. No es el sueño del pibe, pero casi, esto de poder tocar con mi grupo y compartir el escenario con mis amigos y con gente que admiro desde hace mucho, como Charly y Lebón, es hermoso."

Después de un exilio voluntario en el DF mexicano que duró ocho años, el guitarrista volvió a Buenos Aires con un trío propio y la idea firme de reinsertarse en el rock local. "Pity me invitó a tocar en varios festivales con Intoxicados; Los Tipitos me llamaron para grabar en su disco y conocí a gente nueva como los chicos de Las Pastillas del Abuelo. Ellos me invitaron a tocar el año pasado, un domingo que llovía muchísimo a un lugar que está muy bueno, pero que está lejos del circuito, el Microestadio de Argentinos. Y no lo pude creer, estaba lleno de pibes. Cuando Pity me presentó, no me aplaudieron más de 15, claro, no me conocen, si es un público que no pasa los 20 años y yo estuve ocho en México. Pero después del solo me aplaudió la mayoría."

Desde la cuna

Es una buena señal si el entrevistado saca su celular y muestra una foto de su hijo de cinco años detrás de una batería que luce enorme delante del joven músico. Y esa puerta a la intimidad que abre el músico viene con la carga del futuro, su hijo y también con la del pasado. "Me crié en un hogar donde se respiraba música. Mi padre era músico, tocaba con el papá de Charly Alberti, Tito; cantaba jazz, foxtrot , música tropical, y yo me despertaba a la mañana y en mi cuarto siempre había una parte de la batería o una guitarra, porque no había lugar en el resto de la casa. Pappo fue el padrino de mi banda de adolescente. Un día fui a abrir la puerta de calle y era Pappo con Pomo y con Machi. No lo podía creer. Es mi gran maestro. Cuando viajé a México, empecé de cero, desde abajo y en los bares tocaba temas míos y del Carpo. En el bar de un argentino, me colgaba con versiones de ocho minutos y la gente hacía cola para escuchar los temas del Carpo."

El hombre que se dio a conocer como violero de La Torre ("con Jota Morelli y Gustavo Giles nos juntábamos en los ensayos para ver quién tocaba más y mejor, pero no por competencia, por placer"), que pasó por la banda de Miguel Mateos y que llegó al gran público con Los Enfermeros, la formación más recordada de Charly, hoy está otra vez al lado del ex Sui Generis. Porque los buenos amigos aparecen en las malas y en el comienzo de la recuperación de Charly, en la quinta de Palito Ortega, "el Negro", Hilda Lizarazu, "el Zorrito" Quintiero y Fernando Samalea cantaron presente. "Fue buenísima la vuelta. No íbamos a formar parte de la banda de Charly porque él tiene su trío, pero éramos seis personas nada más los que podíamos visitarlo: Aznar, Gieco, Mestre, Samalea, Quintiero y yo. Somos muy amigos y yo lo quiero mucho, tengo muy buena relación con él y me había destruido lo que le había pasado. La onda era ir a verlo a la quinta, estar con él y sacarlo de toda la locura que estaba viviendo. Así que comíamos asado con Coca-Cola y agua mineral y caminábamos 20 metros hasta el estudio que tiene Palito en la quinta para hacer música, que es lo que lo recuperó y lo salvó. Todo lo que vos quieras fue importante la medicina, los médicos, Palito, nosotros, Seresevsky [su mánager], pero cuando se ponía a tocar, veías que el loco volvía a ser feliz. Y cuando Charly nos dijo que quería que tocáramos con él me di cuenta de que iba a ser parte de algo muy importante, del regreso. Porque esto se siente así, como su verdadero regreso. El está bien y se está cuidando, está medicado, lo vemos todos, es evidente, pero si no pasaba esto, se moría. Ahora tocamos 30 canciones y las canta las 30. Nos vamos de gira a todos lados, estuvimos en Tel Aviv, imaginate viajar hasta Israel con Charly en otra época. Imposible."

Habla de su disco "el Negro" García López, pero también se entusiasma cuando aparece Charly en la conversación. ¿Si el operativo retorno tiene un cierre? "No lo sé, hay muchos planes, como grabar un disco con temas nuevos a fin de año o comienzos del próximo, quién sabe."

Lo que no tiene fin es su nueva etapa con nombre y apellido, al frente de un power trío que completan Mariano López, en batería, y Claudio Kake, en bajo. El, claro está, se encarga de las guitarras y también de las voces. Pero canciones nuevas, como "Siempre", "Será" y "Sólo por hoy", surgieron de la dupla compositiva que formó con Jorge Rossi. El ex bajista de Intoxicados y "el Negro" escribieron una buena cantidad de temas que fueron a parar tanto al disco del guitarrista como a Manto, el actual proyecto del ex miembro de Intoxicados. "Yo grabé todo el disco con Jorgito y con Burbuja [Adrián Pérez, ex saxofonista de Intoxicados] y se dio una química muy interesante. Yo soy hiperrockero y ellos me llevaron para el lado de la canción, embellecían los temas y los enriquecían. Jorge es un muy buen músico y productor."

Así como en el fútbol escasean los distintos, los números 10, en el rock los violeros virtuosos no abundan. "Yo amo y respeto mucho la música y para tocar bien no hay otra que estudiar y ensayar mucho. Hubo una época en que los pibes sabían tres acordes y salían a tocar, a mi se me hubiera caído la cara de vergüenza. Toco la guitarra desde los 7 años y me siento ofendido cuando alguien me sugiere que empecé en esto para levantarme minas."

Si ea feugue vent esequis dolum do ex et, core consenim iurerat uerostisim euis nulluptat, sit lut pratet er augait vel ipit diatuer sit aciliqu issectetum digna conseniam, vel eissectetum digna conseniam, vel ex eugiam iure dignim veraessed et iustin erosto eu feui tat la consectem nonsent ate conum dolutat.

Alis auguerosto odion henim quat wismolobore el dolortie core tatue eugait lorem zzriuscidunt aliquat luptat luptat ad delisim il ut ad eliquis eugait wisi ea feugait venis ad tionsecte con vel exer sit ent wis nis dit am amet, commy nonsequatie facilluptat, vel ullum diamet augait vel dolessequi bla feugait, con ut atue delenisl ulpute consecte feu feu feuis nisi.

PARA AGENDAR

"El Negro" García López.

  • Presenta Esta vez invita el Negro, con Mariano López y Claudio Kake.
  • Teatro ND/ Ateneo,

  • Paraguay 918. Mañana, a las 21. Entradas desde 40 pesos.
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?