Suscriptor digital

La responsabilidad de los bancos en las salideras

En 2006, una entidad crediticia fue condenada por un caso similar al de ayer
Gabriel Di Nicola
(0)
30 de julio de 2010  

Si la Justicia comprueba que una salidera bancaria se produce por fallas del sistema de seguridad de la sucursal, donde la víctima retiró el dinero, puede responsabilizarse penalmente al banco por el hecho.

Así lo determinó un fallo de la Cámara Nacional de Casación Penal en una causa en la que una mujer fue asesinada de un balazo en el corazón en California y Hornos, en el barrio de Barracas. La víctima esperaba un colectivo junto con su marido después de haber retirado 4000 pesos de un banco, caso similar al ocurrido ayer en Gonnet.

La Sala IV de la Cámara Nacional de Casación Penal condenó en 2006 a la Banca Nazionale del Lavoro (BNL) a pagarle una indemnización al marido y a la hija de la víctima porque la "actitud negligente por parte del banco en cuanto al deber de vigilancia que le competía concurrió a producir el resultado dañoso de la muerte perpetrado para lograr la consumación del robo".

En el fallo, que tiene fecha de 2006, los camaristas afirmaron: "Cabe responsabilizar a una entidad bancaria por el robo y el homicidio causado a los clientes que se retiraban de una sucursal con dinero, ya que los resultados dañosos no se habrían producido si el banco hubiese empleado la debida diligencia en la vigilancia y hubiese impedido que el imputado, que permaneció dentro del recinto si efectuar trámite alguno, diera aviso a sus cómplices acerca de la extracción de dinero que las víctimas habían efectuado".

Profesionales de la seguridad

La abogada y profesora de la Universidad de Buenos Aires Nydia Zingman de Domínguez sostuvo: "Los bancos son responsables como profesionales de la seguridad que son y tienen una responsabilidad agravada. Cuando fallan los controles, son responsables de los daños producidos".

La letrada explicó que las fallas de controles abarcan a las cámaras de seguridad cuando no filman correctamente o se descubre que falsos clientes "marcaron" en el interior de la entidad bancaria a las víctimas y también cuando un empleado infiel colaboró con los delincuentes.

Ayer, horas después del brutal ataque que sufrió Carolina Piparo, de 34 años, en la sucursal La Plata del Banco Santander Río, la empresa difundió un comunicado de prensa en el que expresa: "La entidad se encuentra colaborando activamente con la investigación que están llevando adelante autoridades policiales y judiciales. Por último, y ante ciertas versiones periodísticas, la institución informa que no ha habido detención de ningún integrante de la sucursal, donde la señora Piparo es cliente".

El marido de la Piparo, Juan Ignacio Buzzali, cabe recordar, afirmó ayer que su mujer, entre lágrimas y apenas había sido internada, le llegó a decir: "Fue el cajero".

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?