Suscriptor digital

En el origen fue el rock duro

Cómo el hard rock de los 70 mutó, de la mano de Pappo y Riff, en el heavy metal de los 80.
(0)
9 de agosto de 2010  • 16:38

Pappo fue el primero en darse cuenta de que la marea estaba cambiando, y de que el blues rock de los 70 daba paso a una forma de música más densa y pesada, con sus propios símbolos y consignas, y un nombre que la identificaba: heavy metal. Saxon, Accept, AC/DC, Iron Maiden, Motörhead eran algunos de los abanderados de esta cruzada, a la que el Carpo decide sumarse a fines de 1980 con el histórico recital en el teatro I.F.T. (que en ese entonces se llamaba Sala Uno) titulado Adiós Pappo’s Blues, Bienvenido Riff. Pappo saludaba el cambio de década con un nuevo grupo y abrazaba el término "heavy metal" (si la música de Riff se encuadraba totalmente en ese género o no sigue siendo tema de discusión).

Pero en los 70 –y antes aún, en los 60–, hubo grupos que practicaron el rock en sus vertientes más crudas ("hard rock", o "rock duro") y sirvieron de inspiración para futuros cultores del heavy. El punto de partida puede situarse en Manal y Vox Dei. El trío de Javier Martínez, Alejandro Medina y Claudio Gabis se había modelado sobre la base de Cream –el supergrupo que le había puesto peso y distorsión al blues– y tenía una filosofía callejera envuelta en una música cruda, que se tornó más pesada hacia la época del segundo LP, El león (1971). Fueron la principal inspiración local para Pappo, que incluso llegó a unirse al grupo durante unas pocas semanas tocando el piano. Los Vox Dei fueron pioneros en todo lo que sería conocido como "rock barrial" y "rock suburbano" (tanto Iorio como Chizzo le rinden pleitesía), y su primer LP, Caliente (1970), tenía un sonido insólitamente pesado para la época, especialmente en temas como "Cuero" y "Compulsión". También el primer álbum solista de Ricardo Soulé, Vuelta a casa (1976), grabado después de un viaje a Inglaterra, donde llegó a tocar con Heavy Metal Kids, es una excelente muestra de hard rock setentista.

El eslabón siguiente sería Billy Bond y la Pesada del Rock and Roll, un colectivo de músicos sin una alineación demasiado estable que se benefició con la disolución de Manal, Almendra y Los Gatos. Por ahí desfilaron, entre otros, Pappo, Javier Martínez, Kubero Díaz, David Lebón e incluso Spinetta. Su actitud era desafiante ya desde el nombre, y sus letras de protesta estaban inmersas en la efervescencia social de la época.

Paralelamente al surgimiento de La Pesada, Pappo abandonaba Los Gatos para iniciar su carrera solista con otro disco histórico, Pappo’s Blues (1971), con Black Amaya en batería y Lebón en bajo. Después de escribir el libro de texto del que aprenderían varias generaciones con los primeros cinco discos de Pappo’s Blues, la siguiente aventura de Pappo es un nexo casi perfecto entre ese grupo y Riff: Aeroblus, un trío con Alejandro Medina y el baterista brasileño Junior Castello, que editó un álbum homónimo en 1977, repleto de riffs pesados e instrumentación densa.

Por su parte, Spinetta, que buscaba huir de la dulzura de Almendra, armaba la primera formación de Pescado Rabioso, con Black Amaya en batería y Osvaldo "Bocón" Frascino en bajo. Su álbum debut, Desatormentándonos (1972) es lo más cercano a Led Zeppelin que puede encontrarse dentro del rock argentino.

Un poco después, un grupo que fue prácticamente ignorado en su momento pero que crecería hasta proporciones insospechadas con el paso de los años, fue Montes, liderado por el guitarrista Jorge Montes. Su único álbum, Cuando brille el tiempo (1974), una mezcla entre psicodelia a lo Hendrix y hard rock progresivo, alcanza precios récord en eBay, favorecido porque no hubo hasta ahora reedición en CD.

Avanzando un poco en el tiempo, nos encontramos con Plus, un buen grupo de hard rock cuyo antecedente inmediato había sido Escarcha, otra buena banda en la onda Led Zeppelin que apenas alcanzó a editar un par de singles. Los dos primeros álbumes, realizados con la alineación original de Julio Sáez, Cacho Darías, Hugo Racca y Saúl Blanch (quien sería el primer cantante de Rata Blanca), No pisar el infinito (1977) y Plus (1978, reeditado en CD como Melancólica muchacha), son especialmente recomendables.

Conviene cerrar este repaso con la banda que más se acercó al heavy propiamente dicho, aunque este término aún no existía: El Reloj. Un grupo del oeste del Conurbano, fuertemente influenciado por el hard progresivo de Deep Purple (y también otras bandas del estilo como Uriah Heep), liderado por el guitarrista Willy Gardi, un estilista velocísimo que además tenía formación clásica. Aunque venían tocando desde 1971, y editaron un par de simples, recién en 1975 consiguen llegar a grabar su primer álbum, El Reloj, cuyos temas habían sido compuestos entre 1969 y 1970. El álbum es una de las máximas joyas del hard rock producido en Argentina durante los 70.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?