Suscriptor digital

Mateos volvió al Luna y fue feliz

Sebastián Espósito
(0)
11 de agosto de 2010  

Miguel Mateos 25° aniversario de Rockas vivas . Con su banda, Roly Ureta, Ariel Pozzo, Nano Novello, Alan Ballan y Alejandro Mateos; los ex integrantes de Zas ("Chino" Sanz, Ricardo Pegnotti, Julio Lala y Raúl Chevalier), Oscar Kreimer y un ensamble orquestal dirigido por Alejandro Terán. El sábado, en el Luna Park.

Nuestra opinión: bueno

Miguel Mateos subió el sábado al escenario del Luna Park en busca de revancha, pero no porque le haya ido mal un cuarto de siglo atrás, sino porque aquella marea en la que se vio envuelto en plena zasmanía no le permitió disfrutar en escena. Y con la experiencia a cuestas, el cantante y compositor de buena parte de los hits del rock argentino de los 80 salió al ruedo dispuesto a pasarla bien. La sonrisa casi no se le borró de la cara durante las dos horas y 45 minutos que duró el show.

Un Luna Park lleno fue el marco ideal para los 25 años de Rockas vivas , una celebración que no le podía escapar a la pátina nostálgica que la cubría y que tuvo en la inicial Por una noche más una suerte de lema. Es que tras ese mojón en su carrera, que fue el disco en vivo y el año 1985 todo, Mateos emprendió una carrera solista que se inició con el envión de Zas y que, poco a poco, se fue deteniendo. Vivió cinco años en Los Angeles, es cierto; nunca dejó de hacer giras por América latina, también es verdad, pero algo se rompió entre él y el público argentino. Por lo menos hasta la noche del sábado.

Primero con su banda, luego con sus ex compañeros de Zas y un ensamble de cuerdas y vientos dirigido por Alejandro Terán, más tarde de nuevo con su banda y con todos en el final, Mateos cumplió con la premisa de interpretar las nueve canciones adheridas a la piel de una generación. Pero el repaso fue más allá -mucho más allá- e incluyó un puñado de canciones de su período en solitario. Con ello el gran protagonista de la noche también buscó revancha, en este caso no sólo para él sino también para temas como "Beso francés", "Bar imperio" y "Rockeando". Este último, de su disco más reciente, Fidelidad , pinta de cuerpo entero su actualidad, por más que la letra caiga en algunos excesos: Sigo rockeando hasta el amanecer/ sigo rockeando mucho más que ayer/ sigo buscando un poco de satisfacción .

Se podrá decir que a la nostalgia no hay con que darle y es cierto, pero Mateos apareció en el Luna con una lista de temas muy ensayada y con versiones remozadas que sirvieron para sacarles el polvillo a canciones, como "Perdiendo el control" o "Va por vos, para vos", la primera del set con los ex Zas "Chino" Sanz, Ricardo Pegnotti (guitarras), Julio Lala (teclados), Raúl Chevalier (bajo) y Alejandro Mateos (batería), además del saxofonista Oscar Kreimer, invitado como en aquel agosto del 85. Y si de nuevas versiones se trataba, hubo cuatro que cumplieron con ese halo sinfónico que es otro viejo vicio del cantante: "Un poco de satisfacción", "Extra, extra", "Un gato en la ciudad" y "Huevos".

Imágenes del Luna de 25 años atrás, palabras de los miembros de Zas recogidas por el programa de tevé Elepé y una aparición de Mateos en el pullman (que incluyó palabras de aliento para Cerati), al lado de la consola de sonido, funcionaron como separadores de un extenso show al que le pareció sobrar media hora. Las canciones del solista no sólo volvieron a perder con las del Mateos de Zas, sino que apagaron levemente a un público que estaba ahí para otra cosa.

Para el final quedó "Tirá para arriba", con una réplica a menor escala de lo que sucedió un cuarto de siglo atrás: el público arrojando prendas al aire y reencontrándose con ellas un instante después. Y reencontrándose con su adolescencia o su juventud, con sus primeros amores y con ese despertar que fue la primavera alfonsinista, a la que Zas le puso música mientras duró.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?