Suscriptor digital

Fractura en la oposición: Carrió dejó el Acuerdo Cívico

En una dura carta de despedida dijo que no transitará otra vez por "el estrepitoso fracaso de la Alianza"
Laura Capriata
(0)
13 de agosto de 2010  

Después de un desayuno "de despedida" con los radicales que todavía considera amigos y por medio de una carta, Elisa Carrió anunció ayer su alejamiento del Acuerdo Cívico y Social (ACyS), la fuerza que ella misma fundó junto con la UCR para las elecciones legislativas de 2009.

Los motivos que alegó en su carta fueron las diferencias con un sector de la UCR, que identificó con los gerentes "que manejan los hilos para que nada cambie", y el apoyo del radicalismo bonaerense a los proyectos del gobernador Daniel Scioli en la Legislatura provincial.

Pero también pesaron sus peleas de los últimos días con el gobernador socialista de Santa Fe, Hermes Binner, y con la líder del GEN, Margarita Stolbizer, también integrantes del ACyS.

El dato que decidió la ruptura con la que venía amenazando desde hacía días fue el apoyo público de Ricardo Alfonsín a Binner, al que Carrió había acusado de "traidor" por decir que las retenciones al agro debía fijarlas el Poder Ejecutivo y no el Congreso. "No estoy dispuesta a volver a transitar por el fracaso estrepitoso de la Alianza, fundado en la traición electoral, la corrupción, la impunidad y la irresponsabilidad", escribió Carrió en la carta.

"Por ahora estamos afuera del Acuerdo", confirmó Carrió a LA NACION un rato después de que se difundiera el texto enviado a los cuatro dirigentes del radicalismo con quienes mejor se lleva (Alfonsín, Gerardo Morales, Mario Negri y Ricardo Gil Lavedra).

Cuando todavía se mantenía en reserva el contenido de la carta, el presidente del partido, Ernesto Sanz, dio una conferencia de prensa con un mensaje muy claro para Carrió: "El ACyS tiene puertas abiertas para entrar y salir", dijo Sanz.

También ratificó la continuidad de ese frente electoral "por encima de las personas de cualquiera de las organizaciones políticas que lo integran" y opinó que la UCR será "la columna vertebral" que garantice esa continuidad.

¿Quién debe ser el técnico de la selección argentina?

Carrió lo miró por televisión y no le gustó lo que vio. "Estamos en stand by absoluto", explicó en una conversación telefónica con La Nacion. La diputada y presidenta de la Coalición Cívica culpó de su alejamiento a lo que llamó "el escándalo de la provincia de Buenos Aires". Se refería al repetido apoyo de los bloques de diputados y senadores provinciales de la UCR a los proyectos clave del kirchnerismo bonaerense.

"Yo no puedo entregar a mi gente para que [Leopoldo] Moreau sea presidente de la Anses", se quejó Carrió, que cree que el caudillo radical sigue manejando los hilos de los acuerdos parlamentarios en la provincia.

–¿Por qué en 2009 eso no le molestaba? –le preguntó La Nacion.

–Porque esa elección era sólo legislativa y porque al frente de la UCR estaban Morales y Negri, que me daban garantías, no Jesús Rodríguez.

Así mostró otra punta de su pelea: su malestar con las actuales autoridades de la UCR: Sanz, el presidente, y Rodríguez, el secretario general.

A pesar de que las diferencias parecen superar por varios cuerpos a las coincidencias con sus socios, la diputada aseguró que mantendrá el "diálogo permanente" con Morena (la línea interna de la UCR que encabeza Alfonsín, enfrentada al cobismo) y reafirmó que "la unidad parlamentaria sigue adelante".

"En diciembre tomaremos la decisión definitiva", prometió.

Mal día

Para una mujer como Carrió, pasional y que suele manejarse por sus intuiciones y sensaciones políticas, el día no había empezado bien.

Se enteró por los diarios de que la cúpula radical daría una conferencia de prensa y escuchó a Sanz criticarla por radio. "Ya se ha ido porque no quiere formar parte de un espacio donde estén los socialistas y Stolbizer", declaró el jefe de la UCR, que además la acusó de considerar a la UCR "un club de amigos" y no un partido político. "No es cierto que todos los radicales sean iguales, esto es una confusión ética imperdonable", escribió Carrió en su carta.

Hacía cuatro días, después de una semana de cruces constantes con Binner y Stolbizer, Carrió había anunciado que sólo mantendría puentes con el grupo que lidera Alfonsín, pero que rompía relaciones con el resto de los integrantes del ACyS.

Por eso su enojo (que confiaron varios de sus interlocutores) cuando vio que Alfonsín se ponía de la vereda de Binner y no de la suya.

Con este mar de fondo, a las 9 de la mañana recibió en su departamento de la avenida Santa Fe a Morales y Gil Lavedra. Durante dos horas, Carrió hizo catarsis y blanqueó todos los motivos de su alejamiento (ver aparte). Los radicales le reprocharon sus peleas mediáticas con los demás integrantes de la alianza, pero trataron de contenerla.

Fue una reunión afectuosa, con gusto a despedida y con demasiados sinceramientos como para fingir que no había pasado nada. Ella les prometió una carta personal para explicar los motivos de su decisión.

"No deseo ni puedo ni sirvo para tapar bajo la alfombra las grandes complicidades que en el proceso de destrucción de la Argentina han tenido actores concretos, tanto del peronismo como del radicalismo", escribió.

"Hoy, los gerentes que manejaron la UCR durante años tienen razón, yo no les sirvo, tampoco la Coalición Cívica", siguió, en un discurso que, con astucia política, decidió apuntar al viejo aparato radical.

Morales y Gil Lavedra llegaron al partido con noticias y pidieron bajarle el tono a la conferencia de prensa de Sanz, pero no hubo quórum.

Carrió lo vio, y a pedido de los suyos mandó su "carta personal" a todas las redacciones periodísticas del país.

LOS SOCIOS DE LA DISCORDIA

  • Unión Cívica Radical. El partido presidido por el senador Ernesto Sanz es el socio mayor del Acuerdo Cívico. Tiene 43 diputados y 17 senadores nacionales. Julio Cobos y Ricardo Alfonsín son sus principales precandidatos presidenciales.
  • Coalición Cívica. Liderada por Elisa Carrió, tiene representación política en todo el país. Tiene 28 diputados y un senador nacionales. Sus principales bastiones electorales son la ciudad de Buenos Aires, la provincia de Buenos Aires y Río Negro.
  • El socialismo. Con Hermes Binner gobierna Santa Fe, su principal distrito electoral. Tiene representación minoritaria en todo el país y cuenta con seis diputados nacionales y un senador, Rubén Giustiniani. También gobierna Rosario, uno de sus bastiones históricos.
  • GEN . El espacio liderado por Margarita Stolbizer surgió de una ruptura de la Coalición Cívica. Su principal distrito electoral es la provincia de Buenos Aires. Tiene un bloque de cinco diputados nacionales y acaba de hacer pie en la Capital Federal. Mantiene lazos con Proyecto Sur.
  • ADEMÁS

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?