Iron Maiden - The Final Frontier

Yamila Trautman
(0)
31 de agosto de 2010  • 15:21

Seamos sinceros: no estamos ante un disco fácilmente digerible. The Final Frontier, el décimo quinto álbum de estudio de Iron Maiden, batió su propio récord de duración (¡una hora y cuarto!), solidificó su concepto, llevó al extremo sus rasgos definitorios y los aplicó en cada track (¡hay uno de once minutos!). Lógico: carece de hits instantáneos. Más allá de "El Dorado", que adelantaron en su web y "Coming Home" (una balada épica a lo "Fear of the Dark"), son todas prolongadas odiseas espaciales en las que las que rigen las variaciones, los altibajos y los giros rotundos. "The Talisman" es paradigma: una historia folclórica con guitarra acústica y voz suave, explota en una poderosa cabalgata guiada por el implacable bajo de Harris (involucrado, una vez más, como compositor total), se torna solo de viola, regresa, cuelga en solo psicodélico y crece en forma de riff. Al mismo tiempo, Dickinson despliega toda su amplitud vocal: teatraliza como nunca y exprime el potencial de sus pulmones quincuagenarios. A treinta años de su primera grabación, la armadura de la doncella se tornó más compleja: hay que saber penetrarla para comprender que sigue siendo la misma.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.