El país que pacta con el diablo

La obra de Gonzalo Demaría busca quebrar con el naturalismo del teatro local
(0)
6 de septiembre de 2010  

El poder político en manos de una mujer que hace un pacto con el diablo. Una sociedad devastada por múltiples plagas. Un grupo de jóvenes gauchitos expuestos a los designios de una gobernadora en decadencia. Estas son sólo algunas líneas de la trama de La Anticrista y las langostas contra los vírgenes encratitas , la nueva pieza teatral del multifacético autor y director Gonzalo Demaría.

El creador, que reparte su trabajo entre la literatura y el teatro y que ha realizado destacadas versiones de notables comedias musicales, se anima ahora a producir un texto en verso que muestra una fábula satírica y en la que cierto paisaje argentino se hace presente a través de una crítica mordaz.

El elenco está integrado por Omar Calicchio, Daniel Campomenosi, Marco Antonio Caponi, Gerónimo Espeche, Alejandro Ibarra, Jorge Priano, Pedro Velásquez, Hernán Vives y Fanny Bianco. Las funciones comenzarán hoy y tendrán lugar en el IMPA, todos los lunes. La fábrica es un espacio, según los creadores, ideal para llevar a escena esta delirante propuesta.

Gonzalo Demaría cuenta que el proyecto surgió "a partir de ver, como espectador, tantas experiencias teatrales frustrantes, dominadas por una escena que se repite y en la que el naturalismo se multiplica. Se trata de una búsqueda en contra de ese naturalismo y ese costumbrismo que invadió nuestro teatro en los últimos veinte años. Este trabajo muestra, si se quiere, algo superficial. El verso y la fábula, algo que está en desuso, se combinan aquí con la intención de explicar ciertas cuestiones de la historia de manera divertida. No es nuestra intención trabajar un lenguaje arcaico, sino que, por el contrario, utilizamos una dinámica muy contemporánea".

De humor y de sangre

En La Anticrista ?, la gobernadora de una provincia llamada Santiago del Heztero, en un país imaginario denominado Harjentina, lidera un territorio arrasado por sus malas prácticas políticas y, para sostenerse, planea una salida desopilante. Según se destaca, "se trata de un viaje humorístico y musical a las entrañas del más sanguinario matriarcado argentino".

"La historia nacional está plagada de mujeres vinculadas al poder, que trabajan por atrás de quienes gobiernan -explica Demaría-. Encarnación Ezcurra, por ejemplo, la mujer de Rosas, fue como la iniciadora de cierto tipo de construcción política. Como digo en el texto «son mujeres de pelo en mamas». Esta obra propone una reflexión sobre eso."

"Es un delirio", dice Omar Calicchio, un intérprete sumamente versátil que en esta oportunidad sale de su campo habitual: el show, la comedia musical, para construir a esta gobernadora que según explica "es un monstruo".

"Gonzalo ha hecho volar su cabeza magníficamente y ha construido esta historia que hemos trabajado siguiendo las cualidades de una película de clase B." En cierta escena el espectador se identificará con alguna secuencia de un film de Isabel Sarli y, en otras, hasta algunos guiños les harán reconocer a Marlene Dietrich y hasta a Bete Davis.

"En realidad, me costó encontrar a este personaje -confiesa el actor y cantante-. No quería travestirme para hacer un show de transformismo o una caricatura de mujer. Poco a poco, fui encontrando la manera de sacar el humor que ella contiene. Es verdaderamente un ser decadente que hace hasta lo imposible con tal de sostenerse en el poder, en una tierra destruida por ella misma y por una plaga de langostas."

En el espacio sombrío que propone el IMPA y con una iluminación de Gonzalo Córdova que, según se destaca, se impone de manera contundente, La Anticrista... comienza a mostrar sus costados más escandalosos.

PARA AGENDAR

La Anticrista y las langostas contra las vírgenes encratitas , de Gonzalo Demaría.

IMPA/La Fábrica , Querandíes 4290. Hoy, a las 21. Entradas, $ 35.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?