Suscriptor digital

Brasil: vinculan a un argentino con el caso de coimas

Es un empresario radicado en Miami; habría "comprado" contratos con una empresa estatal
Alberto Armendariz
(0)
20 de septiembre de 2010  

RIO DE JANEIRO.- Como si fueran pocos los involucrados en el escándalo de corrupción que la semana pasada hizo caer a la jefa de Gabinete de Luiz Inacio Lula da Silva, ahora se sumó a la trama un empresario argentino radicado en Miami, que según las denuncias buscaría asegurarse el control del transporte aéreo de carga en el gobierno que asumirá tras las elecciones del 3 de octubre.

Según reveló ayer el diario O Estado de São Paulo , el empresario argentino en cuestión es Alfonso Conrado Rey, el verdadero dueño de Master Top Airlines (MTA), la aerolínea de carga que el año pasado habría conseguido contratos con la empresa brasileña Correos a través del tráfico de influencias y coimas al hijo de la ahora ex funcionaria Erenice Guerra. En ese momento, Guerra era la mano derecha de la entonces jefa de Gabinete, Dilma Rousseff, hoy favorita para suceder a Lula.

Cuando a principios de este año Dilma se lanzó a la carrera electoral, le recomendó a Lula que contratara a Guerra para su puesto. A los pocos meses, Guerra inició una reforma administrativa de Correos mediante la cual el 2 de agosto pasado fue nombrado jefe de operaciones de la empresa el coronel Eduardo Artur Rodrigues, quien, de acuerdo con O Estado , se desempeñaba hasta ese momento como director de MTA y es hoy testaferro de Rey.

"Ex coronel de aeronáutica, Artur Rodrigues es parte de un grupo de ejecutivos y abogados que tienen una red de empresas-fachada esparcidas por Uruguay, Estados Unidos y Brasil (?) Trabajan para hacer de MTA el embrión de la empresa de logística y carga aérea que el gobierno de Lula promete crear después de las elecciones. El negocio interesa a los empresarios porque Correos pretende comprar de esas empresas aéreas los aviones para la nueva estatal", señaló el diario, que publicó documentos del Banco Central de Brasil, de la justicia y de la propia empresa.

Mediante un complejo esquema de préstamos entre empresas fantasma en Montevideo y Campinas, Rey y Rodrigues ocultaban que el capital de MTA es extranjero, para sortear las leyes de Brasil, que sólo permiten que un 20% del capital de las compañías aéreas brasileñas pertenezca a ciudadanos de otros países.

A través de Alliance Management Center (AMC), Rey es propietario en Miami de la línea aérea de cargas Centurion Cargo, fundada en 2001. También es dueño de Cielos, otra compañía de cargas aéreas creada en 1997, con sede en Lima, Perú. LA NACION buscó ponerse en contacto con el empresario, pero los intentos no fueron respondidos.

A declarar al Congreso

Rodrigues admitió conocer a Rey, pero negó cualquier tipo de irregularidad y adelantó que hoy presentará su renuncia al director de Correos. "Dimito porque no aguanto más tanta presión, tanta mentira. Esto está destruyendo mi vida y a mi familia", dijo.

La salida de Rodrigues del aparato estatal se suma a la de Guerra, el jueves pasado, y a las de otros tres funcionarios de la Jefatura de Gabinete sospechados de haber recibido jugosas coimas a cambio de favores en el gobierno, al igual que el hijo de Guerra, Israel.

Desde el opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), el candidato presidencial José Serra ha exigido a Dilma que dé explicaciones sobre la cada vez más extensa red de corrupción que se está descubriendo que se expandió a sus pies.

"Si [Dilma] sabía, es un crimen. Si no sabía, no es buena administradora, porque pasaron años en un esquema confeccionado al lado del gabinete", afirmó Serra, mientras que el senador Alvaro Dias, también del PSDB, "invitó" a la candidata a declarar ante una comisión para aclarar la situación.

Con la seguridad que le dan las últimas encuestas, que indican que tiene el 51% de las intenciones de voto frente al 25% de Serra, Dilma rechazó de plano acudir al Senado y continuó con su estrategia de distanciarse del escándalo.

"Esa no es una invitación. No acepto una invitación de Alvaro Dias ni para un cafezinho ", respondió con ironía la candidata favorita.

En tanto, en declaraciones a la revista Istoé , Erenice Guerra defendió ayer a su hijo y afirmó que no cree que haya cometido ningún delito. Además, volvió a negar que hubiese tenido conocimiento de cualquier tráfico de influencias, aunque reconoció que no podía saber si algún asesor suyo prometía favores a nombre de ella sin su consentimiento.

"Yo jamás admitiría un negocio de ésos", dijo la mujer que está en el centro de la tormenta que amenaza con perturbar las próximas elecciones.

DURA RESPUESTA A LULA

SAN PABLO (ANSA).- Las empresas editoras de diarios en Brasil rechazaron ayer la declaración del presidente Luiz Inacio Lula da Silva, que había acusado a algunas publicaciones de simular neutralidad a pesar de que en realidad apoyan a los candidatos opositores. "La declaración es preocupante. Lula jamás hizo críticas cuando las informaciones tenían implicaciones negativas para sus opositores. El papel de la prensa es llevarle a la sociedad toda información, opinión y crítica que contribuya a informar a los ciudadanos, incluso las que desagradan a los gobernantes", dijo la Asociación Nacional de Periódicos (ANJ).

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?