Polonia: polémica por la visita de un historiador que niega el Holocausto

El británico David Irving viajó al país para guiar a un grupo de turistas; visitará lugares emblemáticos del genocidio nazi
(0)
21 de septiembre de 2010  • 07:48

VARSOVIA (EFE).- La presencia en Polonia del polémico historiador británico David Irving, conocido por su negación del Holocausto, para guiar a un grupo de turistas por lugares emblemáticos durante la Segunda Guerra Mundial, fue calificada de "escándalo" por varias organizaciones locales.

Desde hoy y hasta fin de mes, Irving acompañará a varios "amantes de la historia" británicos y estadounidenses en un viaje con visitas al campo de concentración nazi de Treblinka, los restos del gueto judío de Varsovia y la antigua prisión alemana de Pawiak.

Irving llegó ayer a Polonia, según confirmaron los medios locales, aunque se desconoce dónde se encuentra y el número de turistas que escucharán su cuestionada visión del Holocausto, aunque sí se sabe que cada uno ha pagado cerca de 2000 euros por sus servicios.

La visita de Irving no gusta en el país centroeuropeo, donde grupos como la organización antirracista "Nunca Más" ya han pedido a las autoridades que pongan fin a una presencia que consideran "un insulto a las víctimas de la Segunda Guerra Mundial y del Holocausto".

En su polémica obra, que abarca más de 30 títulos, Irving establece diversas teorías que niegan o quitan importancia a los crímenes nazis que durante la Segunda Guerra Mundial mataron a 6 millones de judíos.

En 2006, David Irving fue arrestado durante una visita a Austria y condenado a tres años de cárcel. En aquel entonces, la condena se basó específicamente en dos intervenciones públicas en Austria, en 1989, en las que negó la existencia de las cámaras de gas en Auschwitz y dijo que la "noche de los cristales rotos" no había sido perpetrada por los nazis, sino por individuos desconocidos disfrazados como tales.

En esa misma ocasión también expresó que Hitler "en realidad mantuvo su mano protectora sobre los judíos".por hacer apología del nazismo en un discurso de 1989.

Durante el inicio del juicio, el historiador, que entró con una copia de su libro "La guerra de Hitler" en la mano, reconoció que había habido cámaras de gas en el campo de concentración de Auschwitz y también admitió que durante el régimen nazi habían sido asesinados "millones" de judíos.

Sus ideas y opiniones ya le habían negado la entrada en Alemania, Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Italia y Sudáfrica.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.