Zamora fue expulsado de la UCR santiagueña

Lo acusan de grave inconducta partidaria
Laura Capriata
(0)
26 de septiembre de 2010  

Como en los mejores tiempos del radicalismo K, la UCR decidió castigar con mano de hierro a los correligionarios que hoy siguen aliados al kirchnerismo.

En esa línea, el comité de la UCR de Santiago del Estero expulsó del partido al gobernador de esa provincia, Gerardo Zamora, y al dirigente Julio Alegre, ex intendente de la capital provincial.

La decisión la tomó el interventor en la UCR santiagueña, el ex senador nacional José Luis Zavalía, que los acusó de "grave inconducta ética y partidaria".

Zamora es, junto al gobernador rionegrino Miguel Saiz, el último radical K, pero su adhesión al kirchnerismo es todavía más fuerte que la del patagónico.

La decisión del radicalismo provincial lo encontró de viaje en Nueva York, integrando la comitiva que acompañó a la presidenta Cristina Kirchner a la Asamblea General de las Naciones Unidas que se realizó en esa ciudad.

Apoyado por la UCR, Zamora asumió la gobernación en marzo de 2005, después de la intervención federal que sacó del poder al juarismo. Pero desde entonces mantiene un alineamiento incondicional con el gobierno kirchnerista, mientras rompió todo vínculo con el radicalismo nacional, que lidera Ernesto Sanz.

Esos fueron los motivos por los que Zavalía, oponente de Zamora en la provincia, lo expulsó del comité local. Para eso tuvo el aval de la UCR nacional, que así logró impedir que el radical K siguiera usufructuando el sello partidario y terminó con una pelea que había llegado incluso a la Justicia.

En cambio, el ex intendente Alegre fue expulsado por su procesamiento por defraudación.

En julio de 2009, Alegre fue procesado como supuesto jefe de una asociación ilícita y defraudación calificada en perjuicio del municipio mientras era intendente. El escándalo terminó con la renuncia y detención de Alegre, que todavía permanece preso.

Unidad en Mendoza

Mientras las divisiones entre la UCR y los radicales K se polarizan en Santiago del Estero, en Mendoza esa diferencia dejó de existir.

Ayer, los radicales y los seguidores del vicepresidente Julio Cobos volvieron a unirse bajo el mismo paraguas partidario, después de un congreso realizado en el departamento de Guaymallén.

En un acto en el que estuvo el vicepresidente Julio Cobos, el titular de la UCR provincial, César Biffi, anunció que el partido se preparará para arrebatarle la provincia al kirchnerismo. "Es un orgullo que Cobos, después de haber sido expulsado de por vida de la UCR, esté otra vez aquí, porque es y será radical", dijo el intendente de Godoy Cruz, Alfredo Cornejo, al cerrar el acto.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?