Suscriptor digital

El cuerpo como vehículo

Se estrena hoy El testigo , una creación de Claude Brumachon, inspirada en el universo de Kafka y con música de Beethoven, Fauré y Reich
Alejandro Cruz
(0)
29 de septiembre de 2010  

Una reflexión sobre el cuerpo y su ámbito. El cuerpo como vehículo de entendimiento de los bailarines. "Una mezcla que permita la convivencia directa sin la máscara que es la «palabra». Un encuentro de cuerpo a cuerpo. Un encuentro entre dos poblaciones. Un intercambio, una interrogación". De este modo, el coreógrafo Claude Brumachon presenta y sintetiza El testigo , la experiencia del Centro Coreográfico Nacional de Nantes que hoy se estrenará en el Centro de Experimentación del Teatro Colón (CETC), en donde harán funciones hasta el domingo.

El espectáculo es producto de otro encuentro: el del mismo Brumachon y Benjamin Lamarche, su asistente, con bailarines de la ciudad de Praga. De aquella experiencia nació este trabajo que indaga el vínculo entre los cuerpos de los bailarines y las fronteras en una especie de deambulatorio. La obra se inspiró en el universo de Kafka y, musicalmente, tiene como soporte a creaciones de Beethoven, Gabriel Fauré y Steve Reich.

En cierto sentido, la matriz del espectáculo que estrenarán esta noche en el Teatro Colón tiene coherencia con la línea de Centro Coreográfico Nacional de Nantes que ellos dos dirigen. De hecho, cuando el año pasado vinieron a nuestro país a presentar Dúos , Benjamin comentó que el rasgo que identifica a la producción de esta compañía fundada es "la piel, la carne, las vísceras y la fuerza del amor. Es una danza del cuerpo, del movimiento, del tocar, del abrazar, del ser humano y de su realidad. Hay cosas propias del hombre y de la mujer, cosas que todo el mundo quiere decir y vivir, pero no podemos por política, por pudor, por razones sociales. Por eso lo que hacemos es una danza rebelde".

La compañía ya había estado en esta ciudad durante la primera edición del Festival Internacional de Buenos Aires que tuvo lugar en 1997. El trabajo se llamó Folie. "Hay gente que se nos acerca para decirnos que todavía nos recuerdan", comentaron en la visita anterior.

En Folie , como en el resto de las producciones, Brumachon es el responsable de la creación y Lamarche su mano derecha. Se conocieron en 1981 con el objetivo de crear una escritura propia del movimiento. En el encuentro, Brumachon aportaba una obsesión recurrente: la pregunta por la condición humana en su veta más existencial. En 1990 se mudaron a Nantes. La ciudad les donó una capilla en la que ahora funciona el Centro Coreográfico Nacional de dicha ciudad. A lo largo de todos estos años la búsqueda ha sido la misma. "Tengo la impresión de que mi obra es como un cuadro de Ingres -suele decir Brumachon-. El tenía una obsesión y pintó lo mismo durante veinte años."

El espectáculo que veremos en Buenos Aires es coherente con esa búsqueda. La obra fue estrenada en 2002 y, como es normal en las producciones de estos coreógrafos, las giras forman parte de la rutina. Esta vez, como sucedió en Folie , serán varios los bailarines en escena que coparán el subsuelo del Colón.

A lo largo de su carrera, Claude Brumachon firmó más de setenta coreografía originales con sus propios bailarines franceses o extranjeros y también con niños. El placer de bailar está asociado con intercambios, encuentros con el público en teatros o lugares más insólitos (depósitos, baños romanos, museos?).

Organizan talleres coreográficos y pasantías para bailarines y, muy a menudo, ensayan en público, tienen conferencias y encuentros en tornos a proyecciones videos. Se trata de sensibilizar al público de la danza, en general, y de la danza contemporánea, en particular, para despertar el interés de todos por cuestionamientos en torno a este arte.

El movimiento de este nuevo cuestionamiento ahora toma la forma de El testigo . "Un trabajo que lleva las señales de una aventura humana, del descubrimiento de una ciudad, de una atmósfera pero también de individuos", como les gusta decir a estos dos señores de suma importancia en el panorama de la danza de esta parte del globo.

PARA AGENDAR

  • El testigo , creación de Claude Brumachon
  • Centro de Experimentación del Teatro Colón , Tucumán 1171. Hasta el sábado, a las 20.30; y el domingo, a las 17.
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?