Insfrán, el caudillo que lleva 15 años al frente de Formosa

Aliado incondicional de Néstor Kirchner, es una pieza clave en su esquema de poder
Marcelo Veneranda
(0)
12 de octubre de 2010  

FORMOSA.- Es el rubichá o mburuvichá de Formosa, discuten los intérpretes guaraníes. Pero no dudan de quién hablan: Gildo Insfrán es eso, el "gran jefe" y gobernador eterno de una provincia que, con la llegada del kirchenrismo, se llenó de obras, pensiones y fondos públicos. Néstor Kirchner no se equivoca, según coinciden oficialistas y opositores. Gildo, como lo llaman todos, será su soldado más leal hasta el final, como lo fue con todos los presidentes anteriores.

"Lealtad y disciplina" es la fórmula consagrada por los 15 años de gobierno de Insfrán -22, si se cuentan sus dos períodos previos como vicegobernador-. Es el esquema del peronismo original, militar y verticalista, según apuntan los pocos gildistas que se animaron a hablar con LA NACION. Es la fórmula de la "dictadura paraguaya", denuncian los opositores. De la "cultura paraguaya, en todo caso", conceden los primeros.

La lealtad tiene por destinatario al gobierno nacional de turno, única vía de supervivencia para una provincia que recauda menos del 5% de su presupuesto, adolece de un sector productivo privado y donde casi dos tercios de la población activa trabaja para el Estado (70.000 formoseños) o en las obras que se financian con fondos nacionales.

La disciplina rige puertas adentro, a tal punto que el gobierno local controla el 70% de los legisladores y reconoce como propios a todos los intendentes del interior. La Justicia no es ajena: no hay funcionarios procesados.

Para los díscolos, el desierto: el antecesor de Insfrán, Vicente Bienvenido Joga, es el único peronista que se anima a cuestionarlo públicamente. Ya no pertenece al PJ provincial. Joga comparte con los otros dos referentes de la oposición, el senador Luis Petcoff Naidenoff y el diputado Ricardo Buryaille, ambos de la UCR, el raro privilegio de no aparecer en los medios de comunicación oficiales.

El dato no es banal: en Formosa, sobran los dedos de una mano para contar los medios independientes. Hasta la sede local de la agencia estatal Télam, que empleaba a un periodista crítico, fue cerrada. La provincia, en cambio, tiene dos canales oficiales y sostiene económicamente a dos diarios y más de 60 radios privadas. Por pedido del gobernador, la Legislatura acaba de aprobar, en un solo día, la creación de un sistema público de televisión, Internet y telefonía.

Pero el aparato del gildismo no se creó en un día. Nacido en Laguna Blanca, frente al Paraguay, este veterinario de 59 años entró en la política en 1983 de la mano del padre y el hermano de su esposa, Teresa Baldus. "Era un muchacho humilde, sufrido, pero brillante", explicó el diputado nacional Juan Carlos Díaz Roig, uno de los pocos oficialistas que se animaron a hablar sin concesiones. Otro alto funcionario sólo aceptó dialogar dentro de su camioneta de vidrios polarizados, mientras conducía.

"Gestionar"

Un gesto negativo fue la única respuesta de Insfrán a LA NACION. "Gildo no va a Buenos Aires para hablar con los medios: va a gestionar", explicó un asesor, quien sostuvo que el gobernador es capaz de esperar horas en los despachos de la Capital, con tal de ser atendido. Eso es "gestionar" en Formosa, e Insfrán sólo gestiona con Kirchner.

En 1983 mandaba en Formosa el actual vicegobernador, Floro Eleuterio Bogado. Pese a los arrebatos díscolos de su mujer, la actual senadora del PJ Federal Adriana Bortolozzi, Bogado fue definido por los mismos oficialistas como el "mejor vice del mundo" por sus "escasas ansias de poder".

El sucesor de Bogado, Vicente Joga (1987-1995), fue quien llevó a Insfrán a la vicegobernación. El pacto conocido por todos era que iban a alternarse en sus cargos. Así llegó Insfrán a la gobernación, en 1995, de la mano de una ley de lemas instaurada en 1987 y que desde entonces se convirtió en garantía de poder para el PJ.

Lo denuncian Naidenoff y Buryaille y no lo desmienten los oficialistas: es norma que, en toda la provincia, los 37 intendentes compitan contra sublemas de otros justicialistas -muchas veces sus familiares directos- y que todos lleven como lema principal a Insfrán.

Pero la ruptura con Joga se produjo antes de la elección de 1999, cuando se suponía que éste debía volver al poder. El episodio es recordado por todos: uno de los jueces del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), que respondía a Joga, demoraba el pedido de Insfrán para interpretar a su favor la Constitución Provincial y permitirle volver a ser candidato. La "solución" al problema no escapó al escándalo: el magistrado fue arrestado por orden de un juez provincial de primera instancia, que lo acusó de "obstruir" a la Justicia.

Luego de la detención, el TSJ aprobó la reelección de Insfrán. La Corte menemista le dio el visto bueno al fallo: a esa altura, y tras haber apoyado a Antonio Cafiero en la interna contra Carlos Menem, el gobernador se había encolumnado detrás del riojano. Insfrán haría lo mismo, luego, con los presidentes Adolfo Rodríguez Saá, Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner.

Fue, de hecho, el primer gobernador en apoyar al santacruceño, incluso antes que Duhalde. Dos días después de asumir, Kirchner le devolvería el gesto: firmó el Pacto de Reparación Histórica con Formosa, una provincia que, por la hipótesis de conflicto con Paraguay, había sido olvidada por la Nación. Ese pacto es la base del espectacular flujo de fondos nacionales que hoy bañan la provincia (ver aparte).

Desde 2003, cuando modificó la Constitución provincial para permitir la reelección indefinida, Insfrán aplasta a sus opositores en cada elección. Y alinea férreamente a su tropa. A pesar de las rebeldías de Bortolozzi, nadie apuesta a una ruptura con su vice. De hecho, algunos creen ver que, gracias a estas rebeldías, Insfrán ya empezó a tender un puente hacia el peronismo disidente. Para seguir siendo oficialista en 2011, en caso de que un nuevo "ruvichá" ocupe la Casa Rosada.

GILDO INSFRAN

Gobernador de Formosa

  • Profesión: Veterinario
  • Edad: 59 años
  • Partido: Justicialista
  • Entró en la política en 1983, de la mano del padre y el hermano de su esposa, Teresa Baldus. Gobierna en la provincia de manera ininterrumpida desde hace 15 años. El ex gobernador Vicente Joga (1987-1995) fue quien llevó a Insfrán a la vicegobernación. En la provincia se habla de un pacto entre Joga e Insfrán para alternarse en sus cargos y prolongar su estadía en el poder. Así llegó Insfrán a la gobernación, en 1995, de la mano de una ley de lemas instaurada en 1987, que desde entonces se convirtió en garantía de poder para el PJ. Hoy reporta directamente a Néstor Kirchner y depende de las transferencias de la Casa Rosada.
  • ADEMÁS

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.