Suscriptor digital

Un predio que acogió una estación de tranvías

Después de 1963 fue un baldío y estacionamiento
(0)
21 de octubre de 2010  

La estación terminal de tranvías, conocida como Estación Vail, fue la primera en ocupar este predio de casi 10.000 m2 a principios del siglo XX. Hasta allí llegaban los tranvías de carga de la empresa La Capital, que transportaban la carne desde los mataderos. El servicio dejó de funcionar en 1963 y algunos vecinos comenzaron a soñar en ese entonces con la posibilidad de levantar allí la primera plaza.

Pero el sueño llegó después de más de 50 años, y a pesar de que la Dirección de Catastro registrara una recomendación municipal de la década del 70 para transformar el predio en plaza, el lugar fue un baldío hasta 1980.

Luego, en época de la dictadura militar, el predio fue vendido a la empresa de Transportes El Tata, que lo utilizó como terminal y garage de las unidades. En 2002, la empresa quebró y nació una nueva oportunidad para la construcción de la plaza. Pero tampoco fue posible.

El reclamo seguía firme, pero sólo en 2006 los legisladores porteños votaron a favor de la expropiación del predio. Esta vez, el obstáculo llegó por parte de los representantes de la iglesia evangelista Fundación Catedral, que se presentaron ante la Legislatura como propietarios del terreno y afirmaban haber pagado por el predio una suma de 400.000 dólares. El debate por el predio continuó, "y fue esta administración [la de Mauricio Macri] la que impulsó definitivamente el proyecto, licitó la obra y comenzó a construir la plaza", explicó el arquitecto Jorge Sábato, subsecretario de Proyecto, Arquitectura e Infraestructura del Ministerio de Desarrollo Urbano.

La empresa ganadora de la licitación fue Salvatori, una compañía especializada en parques y jardines, como los espacios verdes Micaela Bastidas y Virginia Bolten, en Puerto Madero, y las plazoletas de la avenida 9 de Julio, en 2006.

Ahora, es el turno de la plaza Mariano Boedo, y los vecinos los comprueban día tras día. Hubo que esperar más de 50 años, pero el verde, finalmente, llegó al barrio.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?