Suscriptor digital

En silencio y con tristeza, miles de personas hacen una vigilia en Plaza de Mayo

Todavía sorprendidos por la noticia, rinden homenaje al ex presidente; flores, abrazos y lágrimas en una concentración que se prolongará varias horas; hay varios funcionarios
Iván Ruiz
(0)
28 de octubre de 2010  • 00:09
Video

La Plaza de Mayo todavía está shockeada. El golpe fue duro. Llantos, miradas al suelo y susurros reinan frente a la Casa Rosada. Miles de personas le rinden un emocionante homenaje a Néstor Kirchner de pie, pero resignados. De manera espontánea, militantes y familias enteras se acercaron para esperar la llegada de sus restos.

Todavía impactados por la noticia, durante las primeras horas de la tarde de ayer, primó el silencio frente a la Casa de Gobierno. La gente se congregó poco a poco con carteles, flores y banderas en apoyo a Cristina Kirchner y en tributo al ex mandatario.

Temprano, sólo se oían aplausos aislados y murmullos. "Murió peleando", contaba un militante en una charla improvisada sobre las escalinatas de la Catedral, donde el cardenal Jorge Bergoglio encabezó una misa en honor al líder del PJ.

Unos metros más adelante miles de ofrendas fueron depositadas sobre el vallado que divide la Plaza de Mayo de la Casa Rosada. Allí se encontraron dos jóvenes que se abrazaron como si penaran la muerte de un ser querido.

Desde ese mismo lugar nacía una larga fila que atravesaba la plaza y se extendía por Diagonal Norte hasta llegar a los pies del Obelisco. En esos 400 metros se podía observar a abuelos, padres y nietos esperando su oportunidad para homenajear a Kirchner frente a la Casa de Gobierno.

Los niños que corrían alrededor de la fila y los bebes en brazos de sus madres eran una cabal muestra del ambiente que se respiraba en la manifestación.

A lo largo de esas cuadras, cada uno de los militantes llevaba sin excepción una flor. Algunos, además, vestían remeras partidarias. Otros, le rindieron tributo con carteles manuscritos: "Cristina: Néstor está vivo, está entre todos nosotros".

Ese concepto se repitió en cánticos, banderas, pasacalles y gritos. Un grupos de jóvenes gritaban convencidos de que el ex presidente todavía estaba vivo. Como en la peor de las pesadillas, la mayoría aún no lo creía.

Los asistentes. Después de las 19, empezaron a llegar varios funcionarios. Entre ellos, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, la ministra de Industria, Débora Giorgi, la ministra de Defensa, Nilda Garré, el titular del Inadi, Claudio Morgado, el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, la diputada Diana Conti, el senador Daniel Filmus y el diputado provincial Fernando Navarro. También concurrieron la titular del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, Hebe de Bonafini y Osvaldo Papaleo.

También concurrieron el subsecretario de Obras Públicas, Abel Fatala; la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini; de la Autoridad de Aplicación de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, Gabriel Mariotto, y Osvaldo Papaleo.

Por: Iván Ruiz
ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?