Suscriptor digital

La excesiva intervención estatal ahoga la economía, dijo la UIA

Según los industriales, el Estado no debe estar “donde no agrega valor”; la Presidenta irá hoy al foro
Francisco Olivera
(0)
19 de noviembre de 2010  

Cristina Kirchner no sólo aceptó la invitación para hablar: les pidió a los empresarios que le guardaran un lugar para el almuerzo de hoy. Fue la sorpresa durante la primera jornada de la Conferencia de la Unión Industrial Argentina (UIA), que empezó, sin embargo, con advertencias de parte de los ejecutivos sobre las consecuencias de una excesiva intervención del Estado en la economía, voces que en otro momento de la Argentina reciente habrían perturbado, tal vez, hasta cancelar la visita presidencial.

Pero no. La Presidenta irá hoy al Centro Costa Salguero, a la clausura de un foro que albergó, como nunca, a dirigentes de toda la oposición y que empezó con reclamos rotundos. "Son necesarias no sólo condiciones macroeconómicas adecuadas, sino un Estado concentrado en hacer bien lo que debe hacer y no gastando energías donde no agrega valor", leyó Federico Nicholson, presidente de la conferencia y director de la azucarera Ledesma, en el acto de apertura.

"Hemos vivido a los bandazos -continuó-. La excesiva intervención estatal no sólo ahoga a la economía, sino que también tiene efectos nocivos sobre las funciones intrínsecas del Estado, quizá por aquello de que el que mucho abarca poco aprieta. El Estado solo no puede hacerlo todo, y ya son pocos los que creen en el Estado empresario que se ocupa de las cosas que puede hacer mejor el sector privado."

El discurso inicial de esta conferencia suele compendiar el ánimo industrial con líneas cuidadas, sometidas siempre a la opinión de la junta directiva. Nicholson tampoco es hombre de palabras escabrosas. Agregó inmediatamente: "El otro extremo tampoco es bueno, como aquel en que se decía que la mejor política industrial es la inexistencia de política industrial".

La Nacion consultó al respecto a Héctor Méndez, presidente de la UIA, que contestó primero que cada uno tenía la libertad de escribir el discurso que quisiera. Después se explayó: "Nosotros pensamos que el Estado tiene que tener una intervención razonable, no estar en todos lados. Sobre todo, tratándose de un Estado que, en los últimos 100 años, no ha sido muy transparente. Una vez le dije a un milico que el día en que me mostrara los balances de Fabricaciones Militares sabríamos si era o no eficiente". "¿Algún ejemplo más actual?", insistió este diario. "Todos saben cuáles son -replicó-. No quiera hacerme pisar el palito."

Momentos antes, Cristiano Rattazzi, presidente de Fiat Auto, había aportado una idea propia y recurrente. "La industria es la única generadora de valor agregado y es, por definición, privada. Salvo excepciones contadas."

La incertidumbre cunde entre empresarios que quieren saber si, tras la muerte de Néstor Kirchner, el Gobierno será el mismo. Algunas cosas ya han cambiado claramente. La abrumadora afluencia gubernamental a Costa Salguero -algo que no ocurría desde 2008- fue la primera prueba. Acompañarán a la Presidenta el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y los ministros Julio De Vido (Planificación) y Amado Boudou (Economía). "Ella va a elegir con quién sentarse", dijo Méndez. Ayer estuvieron Lino Barañao (Ciencia) y Débora Giorgi (Industria). Hoy se sumará el líder de la CGT, Hugo Moyano.

Otros indicios fueron más sutiles. Como la vuelta del dueño de Aluar, Javier Madanes Quintanilla, a este foro después de mucho tiempo, o la desacartonada e infrecuente exposición de Débora Giorgi, que bajó del escenario y habló pegada al público. "Para mí, hizo un coaching ", observó una ejecutiva. "Todos están más distendidos", agregó un accionista de un grupo nacional.

Celosos de los símbolos, los hombres de negocios también quisieron dar señales. "Mostrarnos unidos", dijo uno. El almuerzo juntó a los presidentes de las principales cámaras, como Jorge Brito (bancos), Carlos Wagner (construcción), Adelmo Gabbi (Bolsa), Hugo Biolcati (Sociedad Rural), Carlos de la Vega (Comercio) y Eduardo Buzzi (Federación Agraria), y la cúpula de UIA. Más tarde se sumó Jaime Campos, de la Asociación Empresaria Argentina (AEA).

Siempre reservado ante los periodistas, Brito aceptó después de hablar. "La Argentina está bien -dijo a La Nacion-. Tiene los índices de morosidad más bajos de la historia. La economía funciona bien y hay consumo." El banquero ve difícil que el año próximo se pueda crecer al 8 o 9%. "Va a ser al 5 por ciento, un buen número. Si lo hiciéramos así varios años, sería fantástico", sostuvo, y agregó que había que frenar los aumentos de precios. "Tenemos un tema inflacionario. Todos somos conscientes, aunque no hay necesidad de ir a la ortodoxia. Es una cuestión de expectativas. Todos somos responsables. Pero ningún ciudadano le cree al Indec: hay que reconstruirlo."

"EL INDEC PERDIO CREDIBILIDAD", SEGUN BRITO

  • POSADAS.– El presidente de la Asociación de Bancos de la Argentina (Adeba) y del Banco Macro, Jorge Brito, afirmó aquí que el Indec “ha perdido credibilidad”. El banquero estimó que la inflación oscila entre el 15 y el 20%, lo que “se debe a diferentes motivos, por lo cual consideramos que el Gobierno debe revisar sus políticas económicas en el ámbito global”, insistió. Sobre la relación entre los bancos y las pymes, Brito señaló: “Siguen siendo las grandes empresas las que más operan con los bancos, en tanto las pymes se manejan, generalmente, en el marco de informalidad, por lo que resulta muy difícil trabajar con ellas.”
  • ADEMÁS

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?