La Argentina pesa distinto para cada empresa española

Alejandro Rebossio
(0)
6 de diciembre de 2010  • 14:14

MAR DEL PLATA.- Los informes de resultados de las compañías españolas revelan la mucha o poca importancia que para cada una de ellas representa la Argentina. Así quedó reflejado en los recientes documentos sobre los primeros nueve meses de 2010.

Repsol YPF informó que en ese periodo su petrolera argentina invirtió 994 millones de euros, de los cuales 754 millones correspondieron al área de exploración y producción. La cifra solo es superada por una de las otras unidades de negocios del grupo español, la de refinación y estaciones de servicio, sobre todo por lo depositado en Europa.

Al mismo tiempo, YPF logró beneficios de explotación por 1205 millones, más que cualquier otra unidad de negocios de Repsol. A su vez, en YPF las mayores ganancias (693 millones) provinieron de la exploración y producción, seguidas por las de refinación y estaciones (633 millones).

Telefónica contó que la Argentina representa el sexto país en el que tiene más clientes de telefonía celular (16,4 millones), detrás de Brasil, España, Reino Unido, México y Alemania. Los ingresos de datos representan ya el 35% de los de telefonía celular.

En el gran negocio que es la transmisión de datos e Internet, la Argentina es el cuarto en conexiones (1,4 millones), detrás de España, Brasil y Alemania. Telefónica confesó que el crecimiento de sus accesos a la banda ancha alcanzó en el tercer trimestre del año niveles históricamente altos y lo adjudicó a Brasil, Colombia, Chile y la Argentina. En cuanto al servicio de TV paga, que Telefónica quiere dar en la Argentina, pero no puede por motivos regulatorios, tampoco lo ofrece en México, América Central, Uruguay y Ecuador, pero sí en Venezuela, Brasil y otros tres países sudamericanos.

En lo referido a la facturación de Telefónica en América latina, Brasil supone el 40,9% de los ingresos y después aparece la Argentina, con el 12,2%. El resultado operativo antes de amortizaciones de deuda llegó en los primeros nueve meses del año en la Argentina a 815 millones de euros, mientras que la inversión se situó en 213 millones, incluidos 102 millones para la expansión de las redes 3G y GSM de telefonía celular.

El BBVA destacó que lo más positivo de 2010 para su Banco Francés fueron el “excelente” comportamiento de sus ingresos, y en especial el margen de intereses, que creció 19% por la mejora de la actividad. También se jactó de un aumento del 15,7% en los ingresos por comisiones, “a pesar de las limitaciones legales que han entrado en vigor en los últimos meses”. Los gastos de explotación se elevaron un 27,9% y uno de los motivos ha sido, según el banco, “el repunte inflacionario”.

En cuanto a las ganancias, el Francés obtuvo en nueve meses del año unos 87 millones de euros. Si se suman los negocios de seguros de BBVA, el beneficio ascendió a 100 millones, menor que el de otras filiales de América del Sur (el grupo no está en Brasil), como Colombia, Chile y Perú. Además, mientras en la región las ganancias subieron 12,1%, solo en dos países cayeron: la Argentina (-4,4%) y Venezuela (-35,1 por ciento).

El Santander cuenta de que los costos de explotación del grupo en general se mantuvieron en los primeros nueve meses del año, pero hubo dos excepciones: las filiales de Chile y la Argentina, en las que crecieron. En el primer país, por los efectos del terremoto. En la Argentina, “por la renegociación del convenio colectivo (de trabajo) a tasas del 23%”. El banco también comenta que la inflación continúa acelerándose no solo en la Argentina sino también en Chile y Perú. Claro que estos dos países parten desde niveles inferiores.

Las ganancias del Santander Río fueron de 216 millones, un 33% más que en los primeros nueve meses de 2009. El grupo español destacó como positivo el resultado de la reapertura del canje de deuda en default y la expansión del crédito con tarjetas y comercial. Asimismo, valoró que el banco intermediara para que empresas argentinas volvieran a emitir bonos en el mercado internacional después de tres años.

Para la empresa de juegos de azar Codere, la Argentina es un país clave. En su último informe de resultado destacó entre las cuatro principales noticias la expansión de una sala de máquinas tragamonedas en Ramos Mejía. La Argentina es el cuarto país con más máquinas de Codere (5042), detrás de México, España y Colombia. En salas de bingo, es el número dos y solo es superado por Colombia.

Sin embargo, a la hora de medir la recaudación promedio diaria por máquina, la Argentina es la más jugadora, con 233 euros y un aumento del 24,7% respecto a los primeros nueve meses del año anterior. En términos de incremento porcentual en el último año, solo Italia logró uno mejor.

La Argentina es el país que le genera a Codere más beneficios antes de intereses, amortizaciones e impuestos: 98 millones de euros en nueve meses de 2010. Esta cifra representa un aumento del 13,5% interanual, que se atribuye al incremento de la recaudación promedio diaria, la instalación de nuevas máquinas y a que la base de comparación es 2009, cuando la gripe A llevó a que se suspendieran reuniones sociales de todo tipo. No por nada la Argentina es el país en que más ha invertido Codere este año: 21 millones de euros.

Gas Natural Fenosa, en cambio, no tiene en la Argentina una apuesta tan grande como en otros países latinoamericanos. En el negocio de gas en la región, la filial argentina es la que produce menos beneficios antes de impuestos, intereses y amortizaciones (31 millones de euros), menos que Brasil, Colombia y México. Y eso que es Gas Natural BAN, distribuidora del Gran Buenos Aires, la que más gas vende de las cuatro subsidiarias. También es donde está la mayor red de distribución (22.906 kilómetros), pero es la segunda en puntos de suministro (1,4 millones), por detrás de Colombia. La explicación a todo esto se encuentra en lo que Gas Natural Fenosa considera el insuficiente nivel de las tarifas: “En la Argentina se continúa en negociación con la administración para la aplicación de un nuevo marco tarifario”.

Indra apenas menciona a la Argentina en su informe de resultados. Pero destaca en un largo listado de sus “principales contratos obtenidos a lo largo del tercer trimestre de 2010” uno que es con el Estado, pero no con el gobierno de Cristina Kirchner sino con el de Mauricio Macri: es para el desarrollo y mantenimiento del centro único de coordinación y control de emergencias porteño. Otro es para la implementación de software en el Banco Industrial.

NH Hoteles destaca los incrementos en ocupación en la Argentina y México. Medida por cantidad de habitaciones de NH, la Argentina es el quinto país, con 1822, sobre un total de 58.871. Son muchas menos que las de España, Italia, Holanda y Alemania, pero más que las de cualquier otro país latinoamericano. En lo que hace a nuevos proyectos, en la Argentina se sumarán 275 habitaciones, una cifra solo superada por España, Italia, Venezuela y Alemania, sobre un total de 4844.

Molins es la empresa dueña de Cementos Avellaneda (una de las tres mayores del sector en la Argentina), que ganó en los primeros nueve meses del año 36 millones de euros. Es más que lo que gana en una España en crisis -sobre todo por la caída de la construcción-, aunque menos que en México. Los beneficios antes de impuestos, intereses y amortizaciones crecieron en la Argentina un 40,2%, un ritmo de alza solo menor a las de las filiales de Uruguay y Túnez.

La aseguradora Mapfre tiene a la Argentina como su cuarta filial latinoamericana en cantidad de primas de seguros de vida y no vida. En esta categoría, la subsidiaria argentina movió 336 millones de euros de enero a septiembre de 2010, menos que Brasil, Venezuela y México.

La constructora OHL tiene la concesión de la autopista con peaje Riccheri. Esa vía es la cuarta más transitada de las 22 que controla OHL, que está presente en Brasil, Chile, México, Perú y España. Brasil concentra las tres operaciones más grandes. En cuanto a los resultados, la Argentina es el único país en el que OHL perdió dinero en los primeros nueve meses de 2010 (2,1 millones de euros).

Otra constructora presente en el negocio de peajes es Abertis, que cuenta con las concesiones de los accesos Norte (Autopistas del Sol) y Oeste (GCO). Autopistas del Sol acaba de salir de la convocatoria de acreedores. GCO, en cambio, ha ganado en los primeros nueve meses de 2010 unos 15 millones de euros, un 83,8% más que en el mismo período del año anterior, gracias al aumento de la actividad y el aumento tarifario de hace un año. Para Abertis, España, Francia, Chile y Reino Unido son las principales fuentes de ingresos y la Argentina se encuentra en un pelotón de países que en total suman el 6% (junto con Puerto Rico, Colombia, Irlanda, Italia, Jamaica, Suecia, Bolivia, EE.UU. y Portugal).

La empresa de seguridad Prosegur aumentó en un 28,8% sus ingresos en la Argentina entre enero y septiembre de 2010, tanto como los de Chile, aunque menos que en Brasil. En el negocio de la seguridad privada, en el que las mayores facturaciones también hablan de los problemas de un país, la filial de Brasil lidera en América latina y la sigue la Argentina, con 243 millones de euros.

Por último, la constructora Isolux no presenta informes trimestrales, pero en un reporte de 2009 comenta las numerosas obras que está haciendo en la Argentina, la mayoría con el Estado: el corredor vial nacional 4 entre Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos, una nueva línea de transmisión de 500 kilovatios entre las regiones del Comahue y Cuyo, la construcción de las centrales eléctricas de Río Turbio, en Santa Cruz, y Loma La Lata, en Neuquén (esta última es de Pampa Energía).

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.