Suscriptor digital

El Mamba fortalece el polo sur cultural

Alicia de Arteaga
(0)
21 de diciembre de 2010  

Ya está lista la primera fase de la ampliación del Mamba que le dará a Buenos Aires el Museo de Arte Moderno que merece.

La idea original de la ampliación llegó cuando era jefe de gobierno Fernando de la Rúa; abrió los primeros sobres Enrique Olivera, y pasaron por la jefatura de gobierno Aníbal Ibarra y Jorge Telerman sin que se concretara el proyecto donado por el arquitecto Emilio Ambasz.

Todo está listo para que el jueves Mauricio Macri y el ministro Hernán Lombardi corten la cinta inaugural tras una década en la que cambió la escena del arte en Buenos Aires. No existían entonces ni el Malba ni la Colección Fortabat, y comenzaba la Fundación Proa a imponer un modelo expositivo. Hasta aquí la historia. Lo que viene tiene la dimensión del asombro ante la calidad espacial del nuevo hall de entrada. La antigua estructura ladrillera del edificio que fue de Piccardo, antes de ser sede del museo fundado por Rafael Squirru, a fines de los sesenta, alberga hoy salas en línea con estándares internacionales.

El nuevo Mamba pone en valor la figura del mecenas Ignacio Pirovano, cuya colección dialoga con obras del acervo, según el guión curatorial de Cecilia Rabossi, bajo la mirada tutelar de la directora Laura Buccellatto.

La reapertura del Mamba fortalece el polo sur cultural con el triángulo formado por el Centro Metropolitano de Diseño, de Barracas, y el ex Padelai, futuro Centro Cultural de España, donde el año próximo sentará sus reales Casa Foa.

El museo aggiornado será clave en la legitimación del arte actual; prueba de ello es la muestra que se verá en la planta baja. Finalmente, una línea para los Amigos del Museo que bregaron por esta esperada ampliación, con Marion Helft, Juan Vergez y el actual presidente, Cristiano Rattazzi, en la primera fila de una eficaz acción filantrópica.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?