Suscriptor digital

Una ex fábrica de galletitas, nueva sede de Ciencias Sociales

A partir de marzo, 8000 estudiantes cursarán sus carreras en un edificio en Constitución
(0)
23 de diciembre de 2010  

"Cuando nos mudamos hace tres años acá no había nada. Y todavía faltan algunas cosas. Un buen comedor, la biblioteca... y hasta hoy tampoco teníamos ascensores", contó a La Nacion María Teresita Bouilly, de 26 años, con el pelo y el cuerpo cubiertos de harina y papelitos de colores.

Ella y varios compañeros acababan de recibir, anteayer, la tradicional "manteada" luego de dar el último examen para la licenciatura en Trabajo Social en la vereda del edificio donde funcionó la fábrica Terrabusi, en el barrio de Constitución. En ese mismo momento, y sorteando el festejo de los estudiantes, ingresaban al edificio autoridades del área educativa, docentes y representantes sindicales.

"Este es un momento emblemático, una suerte de inauguración anticipada", dijo minutos después la vicedecana de Ciencias Sociales, Adriana Clemente, durante el acto por la finalización de la segunda etapa de reformas del inmueble, que está destinado a ser la sede de las cinco carreras y posgrados de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

La ex planta de la tradicional empresa de galletitas y golosinas, de más de 30.000 metros cuadrados, contaba con un subsuelo y un primer piso con acceso por las calles San José, Santiago del Estero, Humberto Primo y Carlos Calvo. Ahora tiene en total cinco niveles (subusuelo, planta baja y tres pisos) y se reconstruyeron unos 13.000 m2. Alberga 60 aulas y un auditorio para 250 perrsonas.

Edificios colapsados

El de ayer fue un paso clave en una historia con varios capítulos. En 2002, durante la gestión como rector de la UBA de Guillermo Jaim Etcheverry, se compró el inmueble y, después de reclamos de docentes y estudiantes de Ciencias Sociales, en 2003, comenzaron las obras.

Desde mediados de los 80, las carreras de Sociología y Ciencias Políticas se dictaban en la ex maternidad de Marcelo T. de Alvear al 2200. A ellas se sumaron Relaciones del Trabajo, Ciencias de la Comunicación y Trabajo social. Pero esa sede no dio abasto. Por tal razón, desde 1997, Ciencias de la Comunicación y Ciencias Políticas pasaron a dictarse en una sede de la UBA en Parque Centenario.

Desde marzo próximo, los 8000 estudiantes de esas dos últimas carreras cursarán en Constitución. Los casi 4500 estudiantes de Comunicación serán los más beneficiados. De tener cinco aulas-estudio pasarán a disponer de trece, cuatro de las cuales son estudios de radio y dos de TV.

Una vez terminada la tercera etapa, que se iniciaría luego de las licitaciones que se abrirán en enero, la de Constitución será la única sede para las carreras de esa facultad. Se convertirá así en la mayor instalación de la UBA desde la construcción de Ciudad Universitaria, en la época de Arturo Frondizi.

La primera etapa, donde se construyeron 3500 m2, duró casi cuatro años. La segunda había comenzado a principios de 2009 y luego de otros reclamos de docentes y estudiantes. La tercera etapa, que abarcará 18.000 metros cuadrados, se iniciará en 2011 pero no cuándo se terminará, según afirmó el decano de Sociales, Sergio Caletti.

El costo total de la obra se estima en unos 90 millones de pesos, que provee el programa de infraestructura del Ministerio de Planificación Federal que conduce Julio de Vido.

"Por primera vez la facultad de Ciencias Sociales -que tiene 22 años- tendrá un edificio digno, bello, adecuado; siempre estuvimos en condiciones precarias", dijo conmovido el primer decano de Sociales, Mario Margulis. "Este edificio nos permitirá otra vez estar todos juntos. Ojalá podamos conservarlo en su aspecto físico como está ahora", agregó.

Durante el acto, Caletti agradeció los esfuerzos del ex decano de Sociales, Federico Shuster, para hacer realidad el nuevo edificio, que fue posible, dijo "con el apoyo lento pero firme del rectorado de la UBA", ninguno de cuyos funcionarios participó del festejo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?