Asume en un puesto clave otra patagónica

Llega de Santa Cruz la sucesora de Da Rocha
(0)
23 de diciembre de 2010  

Cristina Kirchner echó ayer al jefe de los abogados del Estado, Joaquín Da Rocha, y lo reemplazó por la ex jefa del tribunal de Cuentas de Santa Cruz, Angelina Abbona, una abogada que fue fiscal de Estado en esa provincia y tiene buena llegada a la Presidenta.

Así, el ala más cercana a la mandataria, que integran el secretario legal y técnico, Carlos Zannini, y el jefe de Inteligencia, Héctor Icazuriaga, ganó más terreno en la intimidad del poder con el nombramiento de la nueva procuradora del Tesoro.

"Necesitábamos a alguien de confianza en ese puesto", describió el cambio, ante La Nacion, uno de los hombres que manejan los hilos del poder junto con Cristina Kirchner. En los últimos tiempos, Da Rocha había perdido afinidad con la Casa Rosada y era muy criticado por personas muy cercanas a la Presidenta.

La decisión fue, además, otro golpe para Aníbal Fernández en su derrotero de pérdida de espacios de poder en el esquema oficial tras la creación del Ministerio de Seguridad y la purga policial que dispuso la nueva ministra del área, Nilda Garré.

"En los últimos días se dieron cambios que lo obligan a uno a darse cuenta de que tiene que dar un paso al costado", fueron las pocas palabras, con un halo de misterio, que dijo Da Rocha a La Nacion cuando se retiraba ayer de la Casa Rosada tras la asunción de la nueva procuradora. El funcionario había accedido al cargo el 27 de enero pasado, a propuesta del jefe de Gabinete, de quien es amigo.

Pero más allá de la poda de poder que Cristina Kirchner hizo sobre Aníbal Fernández, en la decisión de remover del cargo a Da Rocha, según sostienen altos funcionarios del Gobierno, primó la inclinación de la jefa del Estado por rodearse de un círculo más cercano y afín de colaboradores.

Tanto Zannini como Icazuriaga tienen una vieja relación con Abbona, que fue fiscal de Estado y presidenta del tribunal de Cuentas santacruceño. Oriunda de Córdoba, la nueva funcionaria militó en sus inicios junto con el secretario de Legal y Técnica, en el Partido Comunista Revolucionario (PCR), de origen maoísta.

Ayer, en una breve ceremonia, la Presidenta le tomó juramento a Abbona, la abrazó, le deseó suerte, y le dedicó un último y frío saludo a Da Rocha. Ya estaba fuera del Gobierno desde la mañana, cuando su renuncia apareció en el Boletín Oficial.

La ley de medios

Según pudo saber La Nacion, el propio Aníbal Fernández lo llamó por teléfono anteayer para anunciarle la decisión. Y aunque en la Casa Rosada no se dieron a conocer los motivos del cambio, había desde hacía unos meses un malestar latente y silencioso contra él. Según argumentaban algunos funcionarios anoche, su estrategia judicial en la defensa de la ley de medios y la denuncia del Poder Ejecutivo contra Papel Prensa fue de "poco compromiso".

La Presidenta le reprochó a Da Rocha no haber podido destrabar el artículo 161 de la ley de medios en la Justicia, el núcleo central del proceso de desinversión que establece la norma.

Otros funcionarios vinculaban anoche el alejamiento de Da Rocha a la cercana amistad que tenía con el gobernador Daniel Scioli. Los recelos de la jefa del Estado con el mandatario aparecen otra vez sobre la superficie con la decisión de ayer.

A pesar de esa desconfianza que los ministros de mayor llegada a Cristina Kirchner se encargaron de resaltar tras la decisión, Da Rocha se mostró ayer relajado. "Uno no sabe por qué lo nombran cuando lo nombran, menos puede saber por qué lo echan cuando lo sacan", decía sonriente en el Salón de los Bustos, mientras buena parte del gabinete se acercaba para saludarlo.

El ahora ex funcionario había llegado a la Procuración del Tesoro en medio de la crisis desatada el verano pasado con el ex presidente del Banco Central Martín Redrado. Entonces había reemplazado a Osvaldo Guglielmino, porque, según la versión oficial, no estaba jugado a fondo con el proyecto kirchnerista. Esta vez la Presidenta eligió a una amiga muy cercana, representante del ala santacruceña del gabinete, de quien espera "fidelidad absoluta".

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?