Señales ambiguas desde lo más alto del poder

Adrián Ventura
(0)
23 de diciembre de 2010  

Con pocos días de diferencia, la Presidenta dice que no reprimirá las protestas y desarma a la policía, pero les reclama a los jueces mano más dura con los delincuentes. En esos mismos días recurre a su círculo más íntimo para cubrir importantes cargos, sin importarle que los nuevos funcionarios son desconocidos. Y, al mismo tiempo, emite señales ambiguas sobre su proyecto político para 2011.

Los acontecimientos comenzaron a precipitarse, no durante el duelo que siguió a la muerte de Néstor Kirchner, sino apenas estallaron las primeras usurpaciones de tierras. Esos brotes sociales irrumpieron, como una cuña, en el crecimiento de la Presidenta en las encuestas y ella descubrió que las elecciones se ganan en las urnas, pero se pueden perder en la calle.

Desde ese momento, la Presidenta pareció dispuesta a dar algunas señales de su estrategia inmediata:

  • La Presidenta se recluyó en su círculo más íntimo. Esa es la explicación de las designaciones, por ejemplo, de Alejandro Julián Alvarez, un joven abogado que pertenece a La Cámpora, la agrupación que conduce Máximo Kirchner. Y es también lo que explica el desembarco en la Procuración del Tesoro de Angelina Abbona, una abogada cordobesa que se mudó en los 80 a Santa Cruz, donde conoció a Carlos Zannini –actual secretario de Legal y Técnica– y batalló con Néstor Kirchner en las campañas para intendente y gobernador.
  • "Cristina volvió al vientre", interpretó uno de los más encumbrados hombres de la Justicia, restándole importancia a que Abbona o Alvarez sean desconocidos en la Justicia. "No tendrán la tarea de mantener relación con la Corte o las cámaras. Esta labor la hacen Cristina o Zannini en forma directa. La decisión apunta a concentrar el poder en los más incondicionales", coinciden otras fuentes.

  • ¿Por qué se preocupa Cristina Kirchner por controlar férreamente la Procuración del Tesoro? Porque, como ejerce la jefatura de los abogados, es un ariete fundamental en las grandes batallas legales que llegan a la Corte. Hace pocos meses, el ex procurador Da Rocha sufrió un muy duro revés cuando la Corte, a pedido del Grupo Clarín, mantuvo la suspensión de la ley de medios. Ahora está pendiente apelar dos fallos de la Cámara Comercial que revocaron la intervención pedida por el Gobierno sobre Papel Prensa.
  • Las imágenes de las usurpaciones dispararon la alarma por la inseguridad. Entonces, la Presidenta envió mensajes ambiguos: les dijo a los sectores de derecha que velará por la seguridad; prometió a la izquierda que la policía no portará armas en las protestas y culpó a los jueces por otorgar muy fácilmente las excarcelaciones, olvidando que son las leyes las que predeterminan esos fallos.
  • El poder emite señales no siempre coherentes.

    ADEMÁS

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?