Suscriptor digital

Vaporware: Las ideas que NO cambiaron el mundo

Los grandes fracasos tecnológicos tienen un nombre propio. Desde el monopatín eléctrico hasta el casco virtual, promesas de innovación que se hicieron humo. ¿Cuál agregarías? Contanos
(0)
10 de enero de 2011  • 12:02

Por Federico Kukso

Así como el mundo científico es movido por el inefable grito de guerra de "publicar o perecer", el mundo tecnológico corre al ritmo de otra premisa: "inflar o morir". La operación la ejecuta la mano derecha de esta industria, el marketing, con toda clase de estrategias con las que, además de instalar en las cabezas de los potenciales compradores la necesidad de algo que no necesitaban, hacen pasar por bueno lo que es mediocre y aquello que podría ser útil para unos pocos lo transforman y venden como el "objeto que va a cambiar el mundo, para siempre".

Mes tras mes, gadgets de toda clase desembarcan primero como rumores lejanos, luego como filtraciones y finalmente atraviesan el sendero evolutivo de todo artefacto tecnológico: anuncio oficial, presentación como "lo último", aparición viral en los medios, irrupción en las tiendas hasta aterrizar al fin en nuestros bolsillos. Lo cierto es que, cuando toda esta cadena falla, podemos decir que estamos frente a un "vaporware", un verdadero fracaso tecnológico o, como lo definió Esther Dyson, quien acuñó el término en 1983: "Buenas ideas implementadas incompletamente".

El mes que viene se cumplen, casualmente, diez años desde el anuncio de uno de los vaporwares más grandes de los últimos tiempos: aquel monopatín eléctrico llamado Segway, que nació como "el invento que cambiará la civilización tal y como la conocemos". Esas fueron las palabras elegidas por su creador, el físico de Dean Kamen, en su presentación del 3 de diciembre de 2001 en Nueva York. La palabra "modestia" no figura en el vocabulario de este ingeniero autodidacta: una vez que apareció el Segway, Kamen afirmó que su chiche unipersonal de dos ruedas pondría en jaque a la industria automotriz mundial y hasta aseguró que borraría del paisaje urbano a los autos. Los diarios lo publicaron en sus primeras páginas, en las que reproducían también las palabras de Steve Jobs, quien aseguró que era "el invento más revolucionario después de la PC". Hubo fotos e infografías. Sin embargo, pese a los embates de la crisis y al calentamiento global, las automotrices –y los autos– siguen ahí. Si uno afina la mirada, reconocerá Segways en aeropuertos, en canchas de golf o eventualmente usados por la policía en las grandes ciudades del mundo. Pero no mucho más. En la Argentina, se venden en MercadoLibre a 7000 dólares.

Kamen y sus financistas pronosticaron que el libro Guinness registraría el Segway como el invento que conseguiría ventas por 1000 millones de dólares con mayor velocidad. La realidad, sin embargo, les pegó duro: de 2001 a 2007, sólo vendieron 30 mil unidades. Pero eso no fue todo. El Segway parece maldito: en agosto de este año, el multimillonario empresario cuando perdió el control –que adquirió la compañía Segway Inc. a principios de 2010– murió cuando perdió el control de su Segway y cayó por un acantilado. Fue la peor manera de vender el mayor de los fracasos.

Vale decir que así como la historia la escriben los que ganan, la historia de la tecnología la escriben los que –además de ganar millones de dólares– no hacen el ridículo. Casi toda gran compañía tiene su oveja negra, su chiche que no pegó y terminó comiendo polvo en un hangar: como el Sega VR –un supercasco que tenía la intención de llevar la realidad virtual a los gamers en 1994– y una consola futurista llamada Phantom (2003). Ahora, con el éxito del iPhone y el iPad, los fanáticos de Apple no los recuerdan, pero también tienen sus fracasos como el Newton (uno de los primeros PDA que fracasó, en 1993 por su incapacidad de reconocer la escritura a mano), la computadora Cube (2000) o el W.A.L.T. (Wizzy Active Lifestyle Telephone, un aparatito de 1991 que mostraba faxes en su pantalla), todos ellos inventos que terminaron en la misma categoría de objetos condenados al olvido, como la bicicleta eléctrica, las medias a pilas y las pulseras magnéticas.

Los vaporwares de los ultimos 25 años

Sega VR

En 1994, en el pico de su lucha contra su eterna rival, Nintendo, la empresa japonesa de videojuegos Sega desarrolló un casco de realidad virtual para su consola. Venía con dos pantallas LCD y un sensor de inclinación. Fue un fracaso total.

Newton

Antes del iPhone y el iPod, estaba la Newton, la PDA (asistente digital personal) estrella de Apple. Dejó de venderse en 1998. Para explicar su fracaso, Jobs dijo que se trataba de "un gadget adelantado a su tiempo".

Cube

Junto con la consola Apple Pippin y la notebook eMate 300, la Power Mac G4 Cube es considerada una de las grandes metidas de pata de Apple. Era extremadamente cara y de tamaño reducido.

El W.A.L.T. (Wizzy Active Lifestyle Telephone)

Prototipo ampliamente promocionado a principios de los 90 pero que nunca llegó a fabricarse. Era una especie de teléfono/tableta que podía recibir mensajes e incluso faxes.

Mantente al tanto de las actualizaciones de ConexiónBrando.com a través de Twitter. Seguinos en @ConexionBrando

Mirá estas otras notas relacionadas: Tecnología en casa: la era de las maquinas buchonas | 5 sitios para encontrar los mejores links de Internet | 5 sitios para ver videos on line alternativos a YouTube | 10 Conceptos clave para entender el mundo Twitter | Web Profunda: ¿Cómo llegar a los rincones desconocidos de internet? | Fotografía online: 5 servicios para almacenar y compartir tus fotos a en internet | TecnoA 15 años de la revolución del mp3 | Streaming: 5 sitios para encontrar música nueva online | Las mejores canciones en los films de Tarantino | Qué tiene en su iPod Cristiano Ronaldo | 10 discos para leer a Murakami | El Walkman cumple 30 años | Música de primavera | La generación multitask | 10 soundtracks imperdibles | 10 diseños de Mp3 Player

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?