Wikileaks: ¿Un nuevo medio periodístico?

Las filtraciones publicadas por Wikileaks a través de los medios de comunicación abre el debate de cuál es el rol del periodismo y que papel cumplen los nuevos medios
(0)
14 de enero de 2011  • 18:57

Por Sebastián Zírpolo

A tono con el manual de estilo de toda empresa 2.0 exitosa, WikiLeaks demostró cómo una compañía ágil y pequeña es permeable a aprender de los errores y reorientar su estrategia de negocios. Pero cumplido el mandato 2.0, el debate es si WikiLeaks hace periodismo o no, una discusión entre tradicionalistas y reformadores que tiene implicancias en el negocio de los medios, el futuro de la profesión y hasta en la humanidad de Julian Assange, el fundador de WikiLeaks: si su empresa es un medio periodístico, la difusión de los cables habrá sido un acto de libertad de prensa, un derecho protegido por la constitución estadounidense, y su futuro judicial será menos preocupante que si le aplican, como piden muchos sectores políticos de ese país, la ley de espionaje.

Hasta unos meses antes del cablegate , cuando difundió documentos secretos de la guerra de Afganistán e Irak, las revelaciones de WikiLeaks habían tenido un impacto contenido. Un video difundido en julio que demostraba cómo tropas estadounidenses asesinaron a un periodista de Reuters, junto con otras revelaciones que reducen al cablegate a chusmerío político, no habían tenido ni cerca el registro sísmico de los cables diplomáticos. ¿Por qué? Porque cuando tuvo en sus manos los más de 250 mil cables, Assange decidió cambiar el posicionamiento de WikiLeaks y optó por montarse en la representatividad de los medios gráficos, demostrando que al menos por ahora, el 2.0 no tiene el capital que al papel tantas décadas le costó acumular: consenso. WikiLeaks tiene simpatía social, ascendencia en las generaciones 2.0, tecnología, y una misión clara, pero no tiene periodismo.

"WikiLeaks es una ONG especializada en divulgar documentos secretos. El día que incorpore periodistas profesionales puede ser visto de otra manera, pero por ahora no es más que eso", dice el periodista Daniel Santoro, autor de las investigaciones sobre el tráfico de armas a Ecuador y Croacia durante el menemismo. Para Rubén Levenberg, periodista y profesor de Historia de los Medios de la UBA, WikiLeaks es una fuente organizada que está más cerca de una agencia de prensa que de un medio periodístico. "Un medio no consigue un off the record y lo difunde, sino que toma la información que recibe y la chequea. WikiLeaks entregó la información a los medios porque ellos no son un medio", dice Levenberg. Para el periodismo, entonces, el riesgo es endiosar a WikiLeaks sin someterlo a las valoraciones de toda fuente. "Los medios que la usen deben saber que sus intereses no tienen por qué coincidir con los suyos. Como toda fuente, puede tratar de vender pescado podrido", dice Laura Siri, docente, periodista y escritora especializada en tecnologías de la información.

Sin embargo, Assange está en campaña para ganar el reconocimiento de la academia. En 2008, recibió el premio al medio de comunicación del año por la revista The Economist y en 2009, ganó el premio de Amnistía Internacional en la categoría de Nuevos Medios. ¿Representa una nueva forma de periodismo? "El tema es si el periodismo sigue existiendo en tanto profesión u oficio con límites determinados. Muchos autores proponen que el periodismo como profesión está en crisis por el desafío a la jurisdicción profesional de los periodistas que hace la sociedad en red", dice Eugenia Mitchelstein, licenciada en Ciencia Política y especializada en medios. Para Levenberg, en cambio, "no está claro que lo que se considera una nueva forma de periodismo efectivamente sea tal cosa. El maremoto informativo no es periodismo, es una manera de desinformación. Y los que buscan desinformar son las fuentes, no los periodistas". De esa confusión podría salir algo bueno para el periodismo tradicional, que sería encontrar finalmente su nuevo rol ante el alud que de Internet y los contenidos gratuitos: avalar fuentes y transferir prestigio. Como dice Santoro, "los periodistas serán los cartógrafos de los ciudadanos, orientandolos sobre los sitios de internet que serán seguros o no".

Más notas sobre Wikileaks y los nuevos medios de comunicación:



Wikileaks y su contribución a una sociedad más democrática



Wikileaks: Una historia de filtraciones



Julian Assange: WikiLeaks y la guerra moderna



Mantente al tanto de las actualizaciones de ConexiónBrando.com a través de Twitter. Seguinos en @ConexionBrando



Mirá esta otras notas relacionadas:
Julian Assange: WikiLeaks y la guerra moderna | 10 innovadores del mundo de los negocios | El fin de las oficinas: conocé los nuevos espacios de trabajo | ¿Qué es el design thinking? | 10 vinos locales poco convencionales para la Argentina | Los hombres de negocios más creativos de la Argentina: Gustavo Grobocopatel | Apple, la compañía más admirada | Vinos: nuevas alternativas | Los hombres de negocios más creativos de la Argentina: Mariano Suárez Battan | Fortune 500: Steve Jobs nombrado el CEO más creativo del mercado tecnológico | Los hombres de negocios más creativos de la Argentina: Carlos Bayala | Los hombres de negocios más creativos de la Argentina: Gustavo Grobocopatel | Los hombres de negocios más creativos de la Argentina: Eduardo Constantini | Tips para emprendedores, por Santiago Bilinkis | ¿Hay crisis? Entonces llamemos a un argentino | Cómo se proyecta un concept car | Videogaming, una industria en expansión

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.