La Cancillería removió al embajador en China por falta de resultados

César Mayoral estaba al frente de la delegación diplomática desde 2008; no se conoce el reemplazante
Martín Dinatale
(0)
20 de enero de 2011  

Un poco por la falta de resultados concretos en su gestión y otro tanto con el objetivo de relanzar las relaciones diplomáticas que venían estancadas con Pekín, la Cancillería removió al embajador argentino en China, César Mayoral.

La decisión se tomó apenas una semana después de que la ministra de Industria, Débora Giorgi, se reuniera en Pekín con el ministro de Comercio chino, Chen Deming, en donde discutieron asuntos comerciales. Tras ese encuentro, Giorgi regresó con la promesa de que China continuará comprando aceite de soja a la Argentina. Sin embargo, quedó flotando la amenaza de que el gobierno chino suspenda la importación de aceite de soja de la Argentina. En rigor, hasta diciembre pasado China nunca interrumpió los embarques.

Fuentes de la Cancillería consultadas por La Nacion adjudicaron la remoción de Mayoral a "problemas de gestión" y "falta de acciones". A la vez, descartaron de plano que hayan existido irregularidades en la embajada argentina en China o que la presidenta Cristina Kirchner se haya mostrado molesta con Mayoral por los resultados del stand de la Argentina en la exposición de Shanghai realizada el año pasado. A la vez, en la Cancillería negaron que haya existido un cruce verbal de Giorgi con el embajador por la falta de respuestas del gobierno de Hu Jintao por la importación de soja.

Lo último que acordó el Gobierno en China para aliviar las tensiones generadas con Pekín ante la amenaza de levantar la importación de soja fue impulsar acuerdos entre privados.

La Argentina es el primer exportador de aceite de soja a China, con un volumen de envíos que alcanzó los 2,58 millones de toneladas en 2010, por un valor superior a los US$ 2000 millones, según datos del Ministerio de Agricultura.

La relación con China durante la gestión de Cristina Kirchner tuvo zigzagueos. Primero hubo un congelamiento de las relaciones luego de que, en forma imprevista, la Presidenta suspendiera, en enero del año pasado, su visita oficial a Pekín. En aquel momento adujo que sus diferencias con el vicepresidente Julio Cobos y el conflicto por el uso de reservas del Banco Central le impedían dejar el país. Luego llegaron las represalias comerciales con las limitaciones a la importación de soja. Sólo en julio de 2010, cuando la jefa del Estado viajó a China para retomar la visita postergada, se mejoró la relación. Pero la amenaza de frenar las importaciones no se terminaron y el embajador Mayoral no pudo hacer nada para destrabar el conflicto.

El reemplazante

Mayoral estaba en China desde mayo de 2008 y su reemplazante, hasta anoche, no fue dado a conocer por la Cancillería. No obstante, se supo que se tratará de un diplomático de carrera con un perfil vinculado al área comercial. La intención de la Presidenta es relanzar las relaciones económicas con China a partir de este año para aumentar los niveles de intercambio comercial.

Según pudo saber La Nacion, Mayoral no tenía buena relación con el canciller Héctor Timerman, y con el ministro de Planificación, Julio De Vido, había tenido algunos desencuentros. Ayer, este diario intentó comunicarse con Mayoral -aún permanece en China- pero no fue posible.

En 1999, Mayoral fue designado miembro del equipo de transición del gobierno del entonces presidente Fernando de la Rúa en el área de relaciones exteriores. Había llegado a ese lugar por su larga amistad con el ex vicepresidente Carlos "Chacho" Alvarez. Entre 2000 y 2003 fue embajador en Canadá. Luego continuó en 2003 en cargos de relevancia durante el gobierno de Néstor Kirchner, precisamente por su relación con Alvarez. Así, Mayoral fue representante permanente de la Argentina ante las Naciones Unidas; en 2005 fue jefe de la delegación argentina ante el Consejo de Seguridad de la ONU, y desde 2008 se desempeñaba como embajador en China.

"Espero sinceramente que podamos concretar muchos negocios que consoliden a nuestros países como una gran alianza estratégica", dijo Cristina Kirchner el último día en su visita a China. Ahora confía en que el nuevo embajador logre profundizar esos deseos.

ARGÜELLO FIJÓ LAS PRIORIDADES DEL G77

  • El embajador argentino ante las Naciones Unidas, Jorge Argüello, anunció ayer que las prioridades de debates en el Grupo de 77 naciones más China (G77 + China) estarán centradas en la reforma del sistema financiero internacional, el cooperación Sur-Sur y el cambio climático planetario. La Argentina preside el G-77 desde comienzos de este mes y hasta diciembre de 2011 y fijó las metas de este año en la primera reunión plenaria de los 131 embajadores de países en desarrollo, en la que se diseñó el calendario de encuentros internacionales. El plan de trabajo establece una discusión de la estructura financiera mundial.
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.