Suscriptor digital

Arias: "Existe una situación de delincuencia política"

Según el juez, las denuncias contra dirigentes se archivan o se olvidan
Ramiro Sagasti
(0)
21 de enero de 2011  

LA PLATA.- El juez Luis Arias, del Juzgado en lo Contencioso Administrativo N° 1 de esta ciudad, dijo ayer en una entrevista con La Nacion que ya no denuncia formalmente al poder político ni a la policía: "Es infructuoso -dijo-. Todas las denuncias fueron archivadas o demoradas hasta quedar en el olvido. Existe una situación de delincuencia política".

Anteayer, el magistrado había afirmado que, en muchos casos, los mismos punteros políticos que entregan planes sociales en los barrios marginados son los que suministran armas y drogas a los delincuentes.

La acusación, claro, sacudió a la dirigencia bonaerense. La Nacion habló con dirigentes de varios partidos, que coincidieron en no ahorrar reproches contra el juez. Sostuvieron que, en lugar de hacer declaraciones públicas, debería investigar, que está obligado a denunciar, que tendría que ser más cuidadoso. Sin embargo, algunos de los que cuestionaron a Arias reconocieron que su diagnóstico es real.

-Arias, ¿cómo sabe usted que hay punteros políticos que también reparten armas y drogas?

-Me lo han dicho varios padres de chicos con conflictos sociales, que no se atreven a presentar la denuncia penal. El último dato me lo aportó la madre de un chico adicto en Bernal [partido de Quilmes]. El cuñado del puntero político de su barrio era el que le vendía la droga al menor. Hoy, la política no tiene sustento territorial. Ya casi no hay unidades básicas en los barrios. ¿Quiénes manejan los barrios? Los punteros y la policía. A la policía ya la denuncié por reclutar menores para delinquir, y el caso quedó en la nada.

La Nacion se comunicó con el intendente de Quilmes, Francisco Gutiérrez, del oficialismo. El jefe comunal sostuvo: "[Arias] debería tomar alguna decisión, en lugar de hablar". No obstante, reconoció: "Hay punteros políticos de la derecha que utilizan esos mecanismos mafiosos y, a veces, con protección de la Justicia".

La diputada nacional Graciela Camaño, alineada con Eduardo Duhalde, opinó: "En mi distrito, General San Martín, hay un narcotraficante condenado que se postula como candidato a intendente. Es decir, lo que dijo Su Señoría no es descabellado. Pero Su Señoría, en lugar de tirar acusaciones al voleo, debería denunciar casos puntuales".

El intendente de San Martín, Ricardo Ivoskus (vecinalista), afirmó: "Que hay droga, hay droga. Pero no me consta que haya algo así. Me extraña que el juez haya dicho algo así, sin identificar a nadie en concreto".

El jefe comunal de Florencio Varela, Julio Pereyra, del Frente para la Victoria, también cuestionó al juez. "Lo que tendría que hacer es actuar. No puede opinar como un ciudadano común". El diputado bonaerense Jorge Macri, de Pro, consideró: "Sería importante que quien hace estas denuncias públicas, siendo juez, avanzara en investigaciones concretas y no en generalizaciones que hacen mal a las instituciones".

El juez Arias respondió a las críticas: "Salir a decir que tengo que probar lo que digo, que tengo que formalizar una denuncia, es una chicana política. Esta es mi composición de la realidad, elaborada sobre la base de testimonios directos y de la observación. A un sociólogo que dice esto no le exigen pruebas y denuncias. De todas formas, lo hice, y todas las denuncias fueron archivadas o demoradas hasta quedar en el olvido. Si se da la situación de hablar, si me preguntan mi visión, la digo, como cualquiera".

E insistió: "Lo cierto es que existe una situación de delincuencia política. Cuando el gobernador exige mano dura, yo digo que debería empezar por el poder político. Este país vive inmerso en la corrupción".

El gobernador Daniel Scioli dialogó anoche con La Nacion. No quiso hacer ninguna referencia directa a las declaraciones del juez. Dijo: "La mejor respuesta que puedo dar está a la vista. Son los operativos en los que secuestramos drogas y armas. Las acciones del gobierno contra el narcotráfico son permanentes".

Triple crimen en Mar del Plata

MAR DEL PLATA.- Tres hermanos mayores de 50 años fueron asesinados a puñaladas mientras dormían en su casa de la zona de Punta Mogotes, en esta ciudad, y uno de ellos alcanzó a pronunciar el nombre del presunto asesino delante de policías antes de morir. Así lo informó ayer el comisario Eduardo Periques, jefe de la Distrital Sur de la policía bonaerense, que no descartó que el triple crimen haya sido un ajuste de cuentas, pues en la vivienda no había signos de violencia en las puertas y quedaron en el domicilio, intactas, las billeteras con dinero. Las víctimas tenían 52, 53 y 55 años y residían en una casa de la calle Carriego al 600.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?