A los 86 años, murió Cristino Nicolaides

Fue el último jefe del Ejército de la dictadura y estaba detenido por crímenes de lesa humanidad
(0)
24 de enero de 2011  

El jefe del Ejército de la última dictadura militar Cristino Nicolaides murió anteayer en Córdoba. Tenía 86 años y cumplía prisión domiciliaria, condenado por crímenes de lesa humanidad.

Al frente del Ejército, Nicolaides integró, con Rubén Oscar Franco y Augusto Jorge Hughes, la última junta militar de la dictadura, que asumió el poder tras la Guerra de las Malvinas y nombró presidente a Reynaldo Bignone.

En 2007, cuando llevaba cinco años detenido, fue condenado a 25 años de prisión por los secuestros y las desapariciones de miembros de la agrupación Montoneros, que habían regresado a la Argentina en 1979 y 1980 para llevar adelante una contraofensiva contra la dictadura. Su juicio fue el primero contra militares, tras la derogación de las leyes del obediencia debida y punto final.

Pero esa no era la única causa en su contra. En marzo próximo, iba a enfrentar un nuevo juicio oral, acusado de haber sido uno de los responsables de las apropiaciones ilegales de 33 hijos de desaparecidos.

Nicolaides, que había nacido en la ciudad de Córdoba el 2 de enero de 1925, falleció anteanoche a raíz de una complicación pulmonar y su cuerpo fue cremado ayer, según dijo su abogado Alejandro Zeverín.

Nicolaides quedó al frente del Ejército en junio de 1982, después de la derrota en las islas Malvinas, en reemplazo de Leopoldo Fortunato Galtieri. Antes, había comandado el Tercer Cuerpo de Ejército, con asiento en Córdoba, y los Institutos Militares, con sede en Campo de Mayo. De acuerdo con las investigaciones judiciales, estando en Campo de Mayo tuvo participación en el llamado Plan Cóndor, la articulación de los servicios de inteligencia de las dictaduras del Cono Sur.

Organismos de derechos humanos lo acusaron, además, de haber sido quien dio la orden de quemar los archivos de la represión ilegal donde estaba consignado el destino de muchos desaparecidos y de centenares de niños nacidos durante el cautiverio de sus padres.

La condena que pesaba sobre Nicolaides fue dictada el 18 de diciembre de 2007 y confirmada por la Cámara Federal porteña el 21 de julio de 2008. Diez años antes, lo habían detenido por primera vez. Fue por la causa que investigaba un plan sistemático de robo de bebes, en la que también están imputados los ex dictadores Jorge Rafael Videla y Reynaldo Bignone. En ese caso, está previsto que el juicio oral comenzará el 7 de marzo próximo y lo realizará el Tribunal Oral Federal N° 6 de la Capital Federal.

Nicolaides fue uno de los testigos del juicio a las juntas que, en 1985, condenó a las cúpulas militares. El 26 de abril de ese año, ante la Cámara Federal, Nicolaides declaró no haber recibido personalmente denuncia por hechos aberrantes, torturas o desapariciones mientras era jefe del Comando de Institutos Militares.

Diez días después, el fiscal de aquel proceso, Julio Strassera, lo denunció por falso testimonio, pero el juez federal Fernando Archimbal lo sobreseyó.

En octubre de 1989, el presidente Carlos Menem había dispuesto el cierre de otro expediente contra Nicolaides: lo indultó en la causa 51.640, que lo investigaba por la masacre de Margarita Belén, el asesinato de 22 militantes de Montoneros que estaban presos la madrugada del 13 de diciembre de 1976, en Chaco, hecho presentado por el gobierno militar como un tiroteo durante un intento de fuga. Hoy, el caso fue reabierto y está siendo juzgado.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?