Suscriptor digital

Clima favorable para Lazos de sangre

Llega el film independiente que sorprendió con cuatro nominaciones al Oscar
Marcelo Stiletano
(0)
2 de febrero de 2011  

Lo primero que impresiona a cualquier espectador que se dispone a ver Lazos de sangre ( Winter's Bone ), la indiscutida Cenicienta de los Oscar 2011, es la desolación ambiental y humana en la que se desenvuelve su oscura trama. Pero ese clima impiadoso, que funciona en el film como un personaje más, resulta soportable y hasta bienvenido si se lo compara con el panorama que enfrenta la región en la que fueron rodadas las acciones.

Señalan los últimos partes meteorológicos que el área conocida como las Ozark -una extensa meseta montañosa de Estados Unidos que se extiende desde Missouri hasta Kansas- afronta el riesgoso pronóstico de una poderosa tormenta invernal. La nieve acumulada en el área de Springfield -cercana a los escenarios de rodaje de la película- oscila entre los 38 y los 45 centímetros, y los habitantes temen que crezca aún más y se expanda por los fortísimos vientos previstos por los especialistas.

Dos años atrás, en el invierno de 2009, el clima era mucho más benigno que ahora, aunque reflejaba la dureza en que se desarrolla la vida en esa región durante el invierno al que hace referencia el título del film, cuyo estreno anuncia para mañana Distribution Company. En ese escenario se instaló la directora Debra Granik para llevar adelante en su segundo largometraje una historia que no está muy lejos de los relatos del neorrealismo italiano y de los dramas británicos posteriores a la Segunda Guerra Mundial, que a la vez funciona como contracara de la vacía opulencia con la que a menudo se retrata a la sociedad norteamericana. No es casual que Granik haya definido ante The New York Times su visión como "el último neorrealismo globalizado", con influencias tan visibles como Mike Leigh, Ken Loach y Abbas Kiarostami, entre muchos otros.

Después de pintar a una madre adicta que lucha contra todas las adversidades para criar a sus hijos en su ópera prima Down to the Bone (2004), inédita en la Argentina, e impulsar desde allí la consagrada carrera de Vera Farmiga, Granik reincidió en el planteo, aunque con visibles variaciones argumentales. Su segundo film muestra a Ree (Jennifer Lawrence, otra revelación), una muchacha de 19 años que vive en su precaria vivienda rural poco menos que en la indigencia mientras educa a sus pequeños hermanos, asiste a su madre enferma y espera por su padre, un drogadicto de paradero desconocido. La casa familiar es la garantía de su fianza, pero el hombre no aparece y sus tropelías afectan a la pequeña comunidad familiar y vecinal que rodea a Ree. El misterio -planteado con estructura de thriller- trae preguntas, amenazas y enormes riesgos para la chica, a la que sólo le queda confiar en su tío Teardrop (John Hawkes).

Con una mínima inversión (apenas dos millones de dólares), Lazos de sangre cosechó máximos beneficios durante los últimos doce meses. Ese camino se inició con el Gran Premio del Jurado en el Festival de Sundance y se cerrará el último fin de semana de febrero cuando ponga en juego el sábado 26 sus siete nominaciones a los Independent Spirit Awards y, al día siguiente, cuatro candidaturas muy destacadas para el Oscar: película, guión adaptado, actriz protagónica (Lawrence) y actor de reparto (Hawkes).

En las Ozark, algunos de cuyos actores y músicos de bluegrass fueron convocados para participar del film, se esperan festejos para esa esperada doble jornada. Allí sigue el invierno, pero la película cambió en más de un punto el pronóstico para la región.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?