Suscriptor digital

Otra ofensiva de la CGT: condiciona el diálogo social

Recalde afirmó que “no hay piso ni techo” para las negociaciones; nuevos reclamos salariales
(0)
4 de febrero de 2011  

No tiene visos de aflojar el reclamo de la CGT por un aumento salarial. Dos dirigentes de peso de la central obrera reiteraron ayer sus exigencias y condicionaron el "diálogo social", al que había llamado la Presidenta al cierre del año pasado, si es que el Gobierno no está dispuesto a reunirse con los sindicatos y los empresarios.

"No sé si corre peligro el diálogo social, pero lo cierto es que no tuvimos otro contacto. Para negociar tienen que estar las tres patas: trabajadores, empresarios y Gobierno. A nosotros nadie nos dirá cuál es la dinámica en la puja salarial", desafió Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento), uno de los dirigentes de mayor confianza del secretario general de la CGT, Hugo Moyano.

Anteayer, tras la reunión del consejo directivo de la CGT, Schmid había ratificado que exigirán un aumento de sueldos, y precisó que el punto de partida sería del "20 o 25 por ciento, teniendo en cuenta el flagelo de la inflación".

Redobló ayer la apuesta el presidente de la Comisión de Legislación del Trabajo, el diputado cegetista Héctor Recalde, quien aseguró que "no hay piso ni techo" para las negociaciones salariales.

Así, continúa con intensidad el cruce entre la CGT y la Casa Rosada después del pedido de Cristina Kirchner para que los gremios disminuyeran la conflictividad de sus reclamos y actuaran con más responsabilidad. "Discutiremos el aumento salarial con los números del supermercado, no con las cifras del Indec", advirtió a La Nacion un dirigente de la CGT que solicitó mantener su identidad bajo reserva.

La Presidenta había llamado en noviembre del año pasado a un "diálogo tripartito" a empresarios y sindicatos, con el Estado como mediador y garante.

Desde entonces, hubo dos encuentros entre las conducciones de la CGT y la Unión Industrial Argentina (UIA), en los que coincidieron en la necesidad de avanzar en el diálogo social. Desde ambos sectores afirmaron en reiteradas oportunidades que las reuniones no se circunscriben únicamente a precios y salarios. "Se tiene que tratar la coyuntura política y social, y temas clave como la tercerización y la precarización", agregó una autoridad de la central obrera.

Desde otras agrupaciones gremiales que no están alineadas con la CGT de Moyano, también surgieron reclamos salariales.

La mesa nacional del sector de la CTA que lidera Pablo Micheli resolvió ayer marchar en protesta al Ministerio de Trabajo el 3 de marzo para exigir "paritarias libres sin techo". También la CGT Azul y Blanca, que encabeza Luis Barrionuevo, había manifestado su postura de solicitar un alza del 30 por ciento.

La semana próxima se prevé un encuentro entre Cristina Kirchner y Moyano con el fin de resolver la tensa puja salarial.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?