Suscriptor digital

Economía tomó de la Anses y el PAMI más de $ 12.500 millones

En 2010 el Gobierno colocó letras en esos organismos por un monto que es cuatro veces el superávit
Silvia Stang
(0)
11 de febrero de 2011  

El Gobierno hizo públicas ayer dos operaciones financieras por las que, a fines de 2010, tomó recursos del fondo de garantía del sistema jubilatorio para financiar gasto público en general. Lo hizo con la emisión de Letras del Tesoro por un total de US$ 926,07 millones y a una tasa de interés del 4,5 y del 5% anual.

Según las últimas resoluciones del Ministerio de Economía que se conocieron, durante 2010 el fondo gestionado por la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) financió el gasto público con US$ 2598,8 millones de dólares (unos $ 10.395,2 millones). Si se suman los $ 2130 millones tomados del PAMI -la obra social de los jubilados-, se obtiene que hay por lo menos $ 12.525 millones prestados por organismos de la seguridad social.

Ese monto es cuatro veces mayor que el superávit financiero que mostró días atrás el ministro de Economía, Amado Boudou, para 2010 (un resultado que, de todas formas, habría sido un déficit de no contarse las transferencias de la Anses y del Banco Central).

Los montos surgen de las resoluciones que se fueron publicando recientemente en el Boletín Oficial sobre operaciones de fines de 2010 y, en rigor, podrían conocerse más en los próximos días. El Ministerio de Economía no informa de manera actualizada sobre las emisiones que realiza o el stock de letras que ya colocó.

La práctica habitual con este tipo de financiamiento dentro del sector público es que, a la fecha de vencimiento, se renueve la emisión. Y en los últimos años también se decidió transformar, tras varias renovaciones, letras en bonos de mayor plazo. Los $ 12.525 millones mencionados corresponden a títulos que vencerán en el primer semestre de este año.

Renovar y renovar

Justamente los economistas destacan que esa posibilidad simplificada de renovar la deuda (hacer un roll over ) es una de las ventajas con las que cuenta el Estado al financiarse con los excedentes de organismos públicos.

En el caso de las letras conocidas ayer, una fue emitida por US$ 800,36 millones, a 120 días y con una tasa del 5% nominal. La otra, por US$ 125,7 millones y emitida el 20 de diciembre, tiene un rendimiento del 4,5% anual y un plazo de 91 días.

El economista Santiago Massía, de la consultora ACM, consideró que a fin de año se concentran mayores necesidades de financiamiento del gasto, lo cual explicaría que gran parte de las emisiones (más allá de que algunas fueron por renovación) hayan sido en el último bimestre.

Según evaluó Juan Pablo Paladino, de Ecolatina, el Estado logra con este mecanismo obtener un financiamiento que le saldría más caro recurriendo a otras fuentes. Claro que si ésa es la buena noticia para la parte endeudada, no lo es para el fondo jubilatorio.

Respecto de ese costo, Guillermo Guissi, de Economía & Regiones, apuntó que la tasa de las letras está siete puntos por debajo de la aceptada por el gobernador bonaerense Daniel Scioli cuando colocó deuda en el mercado para afrontar los pagos de la administración pública de fines de 2010.

Guissi agregó que, de alguna manera, las operaciones que realiza ahora el Gobierno con la Anses sustituyen las que antes se hacían con las administradoras que participaban del sistema jubilatorio de capitalización. El fondo de garantía del que surgen los recursos, de hecho, proviene casi en su totalidad de los ahorros que habían acumulado los afiliados.

Una característica que tuvieron todas las letras con las que se tomaron prestados recursos de la Anses el año pasado es que fueron emitidas en dólares. Según Guissi, si bien las obligaciones de la deuda con tenedores privados de títulos se está pagando con reservas del Banco Central, sí podrían usarse otros recursos para pagos con otros acreedores.

Según Paladino, la razón puede estar en que el fondo previsional muestra liquidez en dólares, lo que a su vez se explicaría por el cobro de acreencias en la divisa.

"Podrían estar haciendo caja en dólares para pagos de más adelante", agregó la economista Soledad Pérez Duhalde, de la consultora abeceb.com, quien agregó que por más que no haya urgencia de pagos en un momento determinado, la oportunidad en que se conoce la emisión de letras tiene que ver con que en muchos casos –aunque las resoluciones no lo aclaran– se trata de un roll over.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?