La esperanza de Colón siempre vive en Fuertes

  • P
Colón

Colón

  • P
Quilmes

Quilmes

Con dos goles de su símbolo, el equipo santafecino arrancó con una victoria sobre Quilmes por 2 a 0.
José Bordón
(0)
13 de febrero de 2011  

Por José Bordón

Para LA NACION

SANTA FE.– A los 38 años, Esteban Fuertes demostró todavía que sigue siendo la carta fuerte de Colón. Pasan los años y los jugadores, pero la mística del Sabalero en cuanto a resolver las cosas en el arco de enfrente no cambia. No al menos mientras esté el Bichi, listo y dispuesto a marcar diferencias. Anoche lo sufrió Quilmes y con dos goles del gran referente el partido quedó sentenciado.

Video

El comienzo mostró un típico choque entre dos equipos que vuelven de la pretemporada. Pasaron un tiempo prudencial estudiándose y a ambos les costó acomodarse convenientemente. Dentro de ese panorama, Quilmes impresionó mejor gracias a la labor de Santiago Raymonda, quien tomó el timón del partido; Colón le opuso un esquema algo desprolijo, abusando del pelotazo y del cruce, lo que facilitó el trabajo del visitante. Después de la media hora, se asentó algo mejor Damián Díaz y a partir de entonces, Colón ganó en la recuperación, más aún a medida que Raymonda perdía rendimiento. Un par de buenas intervenciones de los arqueros (Galíndez, ante un tiro de media distancia de Moreno y Fabianesi y Pozo, resolutivo ante un envío de Cerro) en las pocas llegadas dejaron el marcador en cero.

La segunda etapa tuvo un protagonista saliente y repetido en la historia sabalera: Esteban Fuertes. El Bichi, saliéndose de todos los libretos, le cambió el rumbo al partido. Dos zapatazos, a los 6 y a los 25 minutos, en dos pelotas paradas (la primera a la salida de un tiro libre y la segunda, ejecutando una falta en la que Galíndez quedó estático), terminaron con todo. Colón tuvo el arranque esperado, Quilmes deberá corregir muchas cosas y Fuertes repitió su eterno ritual.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.