Suscriptor digital

Controversia por el estudio del "escrache"

Se lo incluyó en una materia del secundario
(0)
17 de febrero de 2011  

LA PLATA.- La inclusión del piquete, el "escrache" y las pintadas callejeras como temas de estudio en una asignatura de 5° año de la escuela secundaria en la provincia de Buenos Aires provocó ayer una intensa controversia entre los que consideran que puede llevar a promover y multiplicar ese tipo de manifestaciones en los chicos y los impulsores de la medida, que sostienen que son ejemplos de la vida diaria que sirven para analizar las distintas realidades sociales que atraviesa el país.

La polémica medida causó también un roce dentro del gobierno bonaerense. El gobernador Daniel Scioli debió llamar al director general de Cultura y Educación de la provincia, Mario Oporto, para que "aclare lo que haga falta aclarar sobre el dictado de esta materia".

Oporto señaló ayer que "de ninguna manera" se les va a enseñar a los alumnos "a realizar un piquete o un «escrache». La idea es analizar estos fenómenos que ocurrieron, y ocurren- en la Argentina y que todos los chicos conocen. Esto no quiere decir que vamos a promover esas formas de manifestaciones", dijo a LA NACION.

Scioli ya le había solicitado que subrayara "la posición del gobierno bonaerense contraria a la protesta a través de «escraches», piquetes y cortes de rutas", según comentó un vocero del mandatario bonaerense.

La noticia generó el repudio de la oposición y de un sector de la opinión pública. "La propuesta de enseñar «escraches» en las escuelas es decididamente bochornosa, totalmente fuera de lugar y es una clara señal del modelo que se está proponiendo", disparó el diputado de Pro Jorge Macri. Y añadió: "La escuela debe servir para formar a los jóvenes en la cultura del estudio, el trabajo y el esfuerzo, no para promover el odio y la confrontación. En el último año del secundario los chicos necesitan herramientas para saber cómo desenvolverse en un posible mercado laboral, no cómo moverse en una manifestación o un «escrache»".

Por su parte, el diputado Walter Martelo (Coalición Cívica) opinó: "Tengo un hijo que este año comienza 5° año y que seguramente tendrá que cursar esta materia. Preferiría que en vez de estudiar formas de protesta callejera, de confrontación social, tengan una buena formación para resolver los problemas mediante el diálogo ciudadano o que se les enseñen métodos de resolución de conflictos, no metodologías que generan conflicto, como el piquete".

Ningún sesgo

Oporto aclaró que la materia no tendrá ningún sesgo ni orientación política. "Para que quede bien claro: cuando se dictan temas como la Segunda Guerra Mundial y el nazismo, no se le enseña al alumno que las guerras son buenas ni se difunde la ideología nazi. Se le explica desde una perspectiva histórica lo que ha sucedido. Lo mismo ocurre con los piquetes y los «escraches», se lo somete a un análisis de estudio escolar."

El funcionario dijo que "todas las áreas del gobierno" están en desacuerdo con cualquier forma de manifestación que viole la ley y que vulnere los derechos y las libertades individuales. "Estamos en desacuerdo con los cortes de ruta. Creemos que los conflictos se dirimen por vía de la Justicia. Este es un debate que parte de mucha confusión", agregó.

Por otra parte, consultado por LA NACION sobre cómo se abordará en la escuela el tema del matrimonio igualitario, otro punto que genera controversia, Oporto dijo que no figura en los contenidos. "Seguramente se podrá discutir el tema cuando se dicten derechos individuales. Es un tema controvertido, pero es una ley nacional que si se requiere puede ser discutida en el aula", concluyó.

Fuentes del Ministerio de Educación nacional, en tanto, aclararon a la agencia DyN que las temáticas como el «escrache» y los piquetes "no integran los contenidos curriculares aprobados por el Consejo Federal de Educación" y que, en cambio, fueron concebidas "por el gobierno provincial", dentro de su propio plan de estudios.

La pedagoga y directora de contenidos del programa Conectar Igualdad de esa cartera, Silvina Gvirtz, consideró que el temor social a los contenidos "es infundado" y dijo que "no hay que convertir a la escuela en un ámbito de doctrina". Diferenció que el estudio de la "participación sociopolítica de los jóvenes no es hacer apología del «escrache», sino que se ve como un modo de protesta social", al tiempo que instó a "separar la parte ideológica para entender las manifestaciones de protesta".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?