Alta informalidad laboral entre los pobres

El 74,7% de los que trabajan están excluidos de la seguridad social; es una de las causas que impiden que baje el nivel de pobreza
Silvia Stang
(0)
23 de febrero de 2011  

Tres de cada cuatro personas que tienen un empleo y están ubicadas en el estrato social más bajo desarrollan sus tareas en la economía informal. Ese elevado índice de trabajo en negro entre los más desfavorecidos -que persiste en el tiempo- es una de las causas por las que no se logra una caída significativa del índice de pobreza. La otra razón ineludible que traba una posible mejora de la situación social como fruto del crecimiento económico es la inflación, y, principalmente, la vinculada a los productos para cubrir necesidades más básicas de las familias.

Según un estudio elaborado por SEL Consultores, la informalidad laboral llega al 74,7% entre los trabajadores del 20% más pobre de la población. En la otra punta, el 20% mejor posicionado muestra un índice de empleo sin contribuciones a la seguridad social del 10,3 por ciento.

No es la única diferencia entre un sector de la sociedad y otro. Si se comparan los datos con los registrados en 1998, en el caso de los más pobres hubo un leve incremento del índice (era del 72,9%), en tanto que en el 20% con mayores ingresos, hoy la tasa es bastante menor (era del 16,9%).

Los datos corroboran, de alguna manera, la alta brecha entre los ingresos formales e informales, y también las menores probabilidades de acceso al empleo formal que tienen muchas veces, por el factor educativo, quienes se ubican en los estratos más bajos.

Según Ernesto Kritz, director de la consultora, los datos muestran que es clara la vinculación entre la persistencia de la pobreza y la baja productividad de los puestos ocupados por una significativa parte de los trabajadores.

Si bien los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) pretenden decir que la pobreza afecta al 12% de los habitantes del país, en varios centros de estudio se estima que el índice ronda el 30 por ciento. El dato que principalmente explica la brecha entre ambos cálculos es el de la evolución de los precios de las canastas de bienes básicos. Esos valores se utilizan para definir cuál es el ingreso básico requerido para que una familia sea considerada fuera del alcance de la pobreza.

Según los polémicos datos difundidos por el Gobierno, con un ingreso mensual de al menos $ 1265, un hogar integrado por un matrimonio y dos niños ya no es contado como pobre.

Ocupados, pero pobres

El informe de SEL muestra que la incidencia de la pobreza es alta, incluso, entre los que tienen empleo, cuando se observa el mercado laboral informal. Si se admiten como válidos los datos de ingresos declarados por las personas ocupadas en la encuesta de hogares del Indec, pero se toman los precios de los productos relevados por consultoras independientes, la pobreza llega a alrededor del 25% entre quienes tienen ocupaciones más precarias, mientras que entre los que están en blanco la incidencia de esa problemática ronda el 5 por ciento.

Los datos del informe de SEL -que están basados en los resultados de la encuesta de hogares que realiza el Indec para sus indicadores laborales- muestran que la mayor parte de los asalariados no registrados trabaja en unidades de producción muy pequeñas. El 54,6% del total de asalariados sin aportes está en microempresas de hasta cinco ocupados. Y otro 20,6% se desempeña en lugares que tienen entre seis y diez empleados.

Vista la misma realidad de otra manera, los números indican que en las unidades de producción de hasta cinco ocupados la informalidad trepa al 65,4%, mientras que en el segmento de empresas con más de 40 empleados, la tasa es del 11 por ciento.

En este caso, tampoco se nota una mejora de los índices que afectan a la economía de la microempresa, caracterizada en buena medida con actividades de subsistencia, respecto de 1998: en ese año, la tasa era del 64,7 por ciento. En rigor, la tasa de informalidad de 2010 para los establecimientos más pequeños es inferior a la observada en 2003, cuando llegó al 74,1 por ciento. Sin embargo, la mejora es con respecto a ese año, en el que seguían latentes los efectos de la crisis y en el que los índices estaban influidos por la alta incidencia de los planes sociales (muchos de quienes los recibían se declaraban como ocupados informales).

74,7%

Informalidad

  • Es el índice de asalariados sin aportes jubilatorios entre el 20% de la población más pobre.
  • 10,3%

    Mejor posicionados

  • Es la tasa de trabajo en negro entre quienes se ubican en el 20% de la población con mayores ingresos.
  • 65,4%

    Economía de subsistencia

  • Es la tasa de informalidad entre los ocupados que trabajan en empresas de hasta cinco empleados.
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.