Suscriptor digital

Emilia Attias: una estrella televisiva sin etiquetas

De la factoría de Cris Morena, pasó a generar una productora propia y ahora está preparando un disco y una tira en TV
Gabriel Plaza
(0)
26 de febrero de 2011  

"La televisión se hace con nada"; "Me gustaría tatuarme buena parte del cuerpo, pero las marcas me darían una patada..."; "Quiero hacer un disco que no sea el típico producto para televisión"; "Las chicas que están en la revista no son todos «gatos»". Emilia Attias desparrama esos y otros titulares a lo largo de una conversación relajada y veraniega en una disquería cool en el centro porteño y desafía los estereotipos sobre las celebrities televisivas. "Lo que más hago es escuchar música y ver recitales. Después vienen el teatro y el cine, pero no miro televisión", cuenta sin gravedad, la actriz criada en el mainstream de la pantalla chica.

Para las fotos caminará por la galería Bond Street y no desentonará para nada con los personajes que se cruzan por el camino. Su onda y desenfado, un look moderno y audaz, no responde al perfil de ídolo teen acuñado en su paso por las tiras de Cris Morena, aunque entre los adolescentes argentinos y de Israel su imagen tenga dimensiones de estrella pop: "Es muy loco viajar tan lejos y que te traten como en tu casa". Su tatuador le sale al cruce para saludarla y se quedan conversando un rato. Una pareja le pide una foto para guardarla de recuerdo en su celular y ella accede sin apuro. Emilia se queda pegada frente a las vidrieras que ofrecen libros de diseños y fotografía de autor, y los sonidos que salen de las disquerías parecen hipnotizarla. Es uno de sus paseos favoritos y alternativos a la rutina que llevó los últimos años de su vida. "Esto de tener tiempo disponible no se puede comparar con nada. Antes tenía todo el año programado y ahora puedo ver que va pasando en el momento", suspira, y decide apagar sus dos celulares, que la interrumpen con sus ringtones .

La adolescencia de Emilia Attias pasó como un rayo y casi sin pensarlo del modelaje precoz llegó a las tablas de revistas con Miguel Angel Cherutti, pegó un saltó olímpico a la popularidad masiva en las tiras juveniles de la factoría Cris Morena y terminó el año pasado envuelta en el vértigo del rating traccionada por la maquinaria Tinelli en "Bailando por un sueño". "Hasta ahora me tocó una parte de mi carrera en la que hice cosas comerciales, pero se dio de esta manera. A mí me gustan otras cosas que no son sólo las que te dejan fama o dinero."

La chica criada en el barrio de Belgrano cultivó su propio perfil y nunca hizo todo lo que se esperaba de ella. Se casó con el "Turco" Naim, un ex comediante del staff de Tinelli, músico en potencia que lidera Los Esqueletos (banda en la que toca Willy Crook) y productor actual de tiempo completo, que le dobla la edad. Evitó las peleas mediáticas, a pesar de estar en el ojo del huracán televisivo y cuando podía continuar en la cadena de producción como una empleada de lujo, decidió abrirse, manejar su propia agenda y crear Siamés Producciones, junto a su marido. "Esta puede ser una etapa nueva -anuncia Attias-. Hace mucho tiempo que quiero hacer otras cosas y producir me puede permitir generar proyectos nuevos y diferentes que nadie me vio hacer. Conocemos un montón de gente con la que podemos laburar y creemos que era un buen momento de nuestra vida para hacerlo."

-Los dos trabajaron en las productoras de Tinelli y Cris Morena ¿qué aprendieron?

-Nos tocó estar en las grandes maquinarias de la televisión y lo que te dan esos lugares es una disciplina enorme y aprendés dónde está lo que da resultado. Tienen el golpe del hit y la rapidez para lograrlo, porque en los ritmos de tele no hay tiempo y tenés que hacer grandes cosas con nada.

Con 23 años, Emilia Attias no responde al perfil de una figura teen y sus ambiciones suenan bien diferentes. "Llegar a los 80 años tocando el piano como una reina" y "viajar por lugares místicos de Asia y Medio Oriente". Por otro lado, conoce muy bien los mecanismos internos de la caja negra televisiva y cuenta con un joven desenfado -por momentos más punk y por otros más swetty- , y algo que la diferencia del resto: ideas propias. "Estuvimos trabajando meses en el guión y la historia de Minou", cuenta Attias, sobre la tira de ficción que será el primer producto de su propia factoría. "Es una serie juvenil que saldrá al aire, seguramente, para la segunda mitad del año [todavía no tiene canal] con una vuelta de tuerca distinta en lo que se acostumbra en tiras adolescentes. Mi personaje es Minou, una estrella pop, que queda envuelta en una trama con mucho misterio, misticismo y acción."

En paralelo, está componiendo en los ratos libres las canciones del disco de esta diva pop, con la que saldrá de gira y conciertos. "Pero no será el típico producto para televisión. Quiero que suene muy profesional, y las letras tampoco hablarán de la novela, sino que serán canciones independientes. Será un disco pop, porque la televisión es pop, pero queremos trabajar con productores muy buenos [se nombra a Campodónico de Bajofondo, entre ellos] para que tenga estilo, onda y no sea naíf, sino que tenga personalidad. No intento copiar a figuras como Lady Gaga o Beyoncé, sino que quiero encontrar la propia personalidad de Minou. Me divierte crear una estrella pop y que tenga un vuelo artístico."

Lo más interesante de Attias es la inmanencia que destella su personalidad. Emilia tiene un switch natural que le permite conectar con el personaje público acostumbrado a los flashes desde los trece años de edad, o con la chica al natural, que medita, hace yoga, reiki y anda descalza, sin make up , en su vida cotidiana. "Creo que son las dos personalidades que conviven dentro mío. Por un lado, soy muy pacífica, tranquila, espiritual, muy relajada. Y, por otro lado, tengo la necesidad artística de crear personajes, de crecer, pero no para fuera, sino por mí. Es una vocación muy fuerte, que estuvo dentro mío, desde que tengo uso de razón."

A los tres años, ya sabía que quería ser artista. De grande Emilia se dejó llevar por esa revelación interna y casi sin darse cuenta su vocación se transformó en su modo de vida. "De chica entré en una agencia de modelos y por una cuestión económica fue buenísimo. Ese camino de chica me llevó a cierta popularidad y con la fama descubrí que podía tener una imagen y un mensaje para dar que está buenísimo. Sé que a lo largo de mi vida nunca voy a dejar de hacer arte, aunque no sea algo popular. Me gusta bucear en diferentes cosas, algunas cosas pueden ser comerciales y otras más off , pero eso es parte de mi búsqueda artística."

-¿Qué recordás de tu paso por la revista?

-Lo disfruté mucho. Al revés de lo que piensan muchos, nunca me dejo encasillar y la revista es un arte popular, pero es arte. No sentí que se me desdibujara la imagen y me tuvieran como un "gato". Y no todos son "gatos", para nada. Sabía que no me iba a quemar porque sé quién soy aunque haga de una chica sexy.

La música que suena en su iPod y asados

Lo que sonará en su disco: "Lo que busco es algo artístico y divertirme creando con sonidos del rock, funk, blues, soul, reggae, electrónica, rock steady y hip- hop, que es la música que escucho, pero con una base del pop, que es el estilo de Minou."

Lo que suena en su casa: "Nosotros con Naim nos pasamos mucha música. Cuando nos fuimos a vivir juntos, los dos teníamos varias cajas con discos. No miro tele y amo escuchar discos. Tengo mi iPod, pero me gusta el objeto físico del CD y pongo música cuando hacemos asaditos. Escucho músicas de todas las épocas, pero el rock es lo que más me gusta."

El playlist : "James Brown, Hendrix, Doors, Patti Smith, Led Zepellin, Nirvana, los Rolling, Soundgarden, mucho reggae y rock steady. También me vuelven loca Amy Winehouse y M.I.A."

Una máquina de producir proyectos

Emilia Attias no para de proyectar ideas. "Estamos con un montón de cosas, pueden salir o no, pero no nos interesa el poder y la guita. Claro que queremos tener éxito, porque eso te permite tener el reconocimiento de la gente y seguir haciendo cosas. Ahora estamos con Minou, la profecía, que es un producto más comercial, pero después queremos hacer algo más experimental, cine o teatro. Y también trabajaré con otros productores, aunque la prioridad artística la tiene mi productora", dice segura la chica. El futuro cercano es el rodaje en mayo de Los secretos de Lucía, una película independiente dirigida por Becky Garello. "Es una película dramática muy heavy y vincular, ambientada en los años 60, donde todo está basado en las actuaciones. Será mi primer protagónico, el elenco es impresionante y el guión es tremendo."

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?