Suscriptor digital

La Liga Arabe pidió una zona de exclusión aérea

Advirtió que es la única manera de proteger a los civiles libios
(0)
13 de marzo de 2011  

EL CAIRO.- Liga Arabe dio un paso más ayer en el aislamiento del líder libio, Muammar Khadafy, cuando sus cancilleres expresaron su apoyo a la imposición de una zona de exclusión aérea en Libia y reconocieron al mando rebelde como interlocutor válido, en una reunión extraordinaria celebrada la capital egipcia.

Los ministros consideraron además que las graves violaciones de los derechos de su pueblo cometidas por el gobierno de Khadafy lo han privado de su legitimidad.

En una rueda de prensa posterior a la reunión, el secretario general de la organización panárabe, Amro Mussa, anunció la decisión de pedir al Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que imponga la exclusión aérea en Libia, que impediría al régimen usar sus aviones para bombardear a los rebeldes libios.

"Estoy hablando de una acción humanitaria, para ayudar al pueblo libio en su lucha por la libertad contra un régimen cada vez más inhumano", dijo Mussa.

No sólo eso. Mussa afirmó también que comenzarán los contactos con el máximo órgano de representación rebelde libio y subrayó que el trato con el Consejo Nacional de Transición es un reconocimiento práctico del mismo. De los 22 miembros que tiene la Liga Araba, sólo Siria, Argelia, Sudán y Yemen se mostraron contrarios a la decisión adoptada.

El comunicado final solicitó también establecer zonas seguras en los lugares expuestos al bombardeo como medida preventiva para proteger al pueblo libio y a los residentes extranjeros. En este sentido, Mussa dijo que se dirigen al Consejo de Seguridad de la ONU porque es el órgano encargado de la seguridad mundial y de adoptar las medidas que estime convenientes dentro de la legalidad.

Pero del mismo modo que se adoptó esta decisión, también se dejó en claro que no se avalará ninguna injerencia externa en territorio libio.

El ministro de Exteriores de Omán, Youssef bin Alawi bin Abdullah, cuyo país presidió la reunión de ayer, fue claro al respecto. "Así como aceptamos esta medida, rechazamos cualquier intervención extranjera bajo cualquier pretexto", dijo. "Esta acción debe terminar cuando terminen las causas de la crisis", añadió.

Una esperada declaración

Más allá del reconocimiento del Consejo Nacional Libio de Transición y la imposición de la zona de exclusión aérea, las principales decisiones que se esperaba tomara la Liga Arabe en su reunión, el diplomático omaní advirtió a Libia que debe respetar la eventual decisión del Consejo de Seguridad y dejar de usar las armas contra el pueblo libio.

En su comunicado final, la Liga Arabe reiteró el llamado a los Estados miembros de la organización, a los países amigos y a las organizaciones internacionales a prestar ayuda humanitaria al pueblo libio. Y por último señala que continúa la coordinación con la ONU, la Unión Africana, la Organización de la Conferencia Islámica y la Unión Europea.

El pronunciamiento árabe sobre las medidas por tomar contra el régimen de Khadafy era muy esperado por la comunidad internacional, en especial la Unión Europea, que considera importante contar con el aval árabe para evitar que una operación militar sea considerada una medida de intervencionismo occidental.

En tanto, una fuente diplomática occidental del Consejo de Seguridad de la ONU informó que el pedido formulado por la Liga "es relevante", pero "ningún paso formal fue tomado para seguir en esta dirección". Asimismo, deslizó que algunos de los 15 miembros de ese cuerpo podrían interpretar un pedido de creación de una zona de exclusión aérea como una injerencia indebida en los asuntos internos de Libia.

Según algunos analistas, una nueva resolución del Consejo que se refiriera a este tipo de acción militar podría ser vetada por China o Rusia (miembros permanentes) y podría no ser apoyada por Brasil y la India (integrantes no permanentes).

En tanto, Gran Bretaña y Francia, ambos miembros permanentes, impulsan el proyecto de una nueva resolución.

Por su parte, la Casa Blanca acogió ayer con satisfacción "el importante paso" de la Liga Arabe.

"Estados Unidos continuará presionando a Khadafy, apoyando a la oposición libia y preparándose ante cualquier eventualidad en coordinación con los socios internacionales", afirmó esa administración en una nota.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?