Suscriptor digital

La obediencia

La bomba atómica y un vínculo epistolar bien resuelto
(0)
20 de marzo de 2011  

Autoras : Claudia Carbonell y Alejandra González. Intérpretes: Fernando Armani, Mariano Guerra, Amadeo Pellegrino y Carlos Ponte. Dirección : Claudia Carbonell. Vestuario y utilería : Graciela Caruso. Diseño de luces : Cristina Late. EscenografÍa : Marina Devesa. Música : Fernando Lerman. Duración : 60 minutos. Sala : El Camarín de las Musas, Mario Bravo 960. Los domingos, a las 20.30.

Nuestra opinión: buena

Basadas en la relación epistolar entre Günther Anders, filósofo vienés de origen polaco, y Claude Eatherly, aviador de las fuerzas aéreas norteamericanas, Carbonell y González rescatan como punto de partida el siniestro día del 6 de agosto de 1945, cuando el bombardero norteamericano Enola Gay, piloteado por el coronel Paul Warfield Tibbets, lanza la bomba atómica sobre Hiroshima por orden del presidente Harry Truman, para conseguir la rendición rápida e incondicional de Japón a los Estados Unidos.

Por esta masacre y por los campos de concentración nazi, Günther Anders se preocupó por los nuevos desafíos éticos que supusieron los avances técnicos desarrollados a partir de la Segunda Guerra Mundial. Fue pionero de la filosofía de la técnica y de los medios. Después de una visita a Hiroshima, escribió a Claude Eatherly, piloto del avión Straight Flush, encargado de elegir la ciudad que sería el objetivo de la bomba atómica, quien, condecorado como héroe nacional, terminó internado en un hospital psiquiátrico de veteranos de Texas a causa de la culpa y los remordimientos por las muertes masivas de civiles y las consecuencias radiactivas que dejó el ataque.

Llevar a escena esta relación epistolar representó un gran desafío para Claudia Carbonell por la carga narrativa que implica, pero sale airosa al crear dos personajes comodines, en un estilo expresionista, que ayudan a concretar situaciones dramáticas e imágenes contundentes que se insinúan en las cartas. Cuenta también con el aporte de dos actores que dan una convincente carnadura a los protagonistas y con una buena resolución escenográfica para delimitar los diferentes espacios.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?