EE.UU. afirmó que pasará el comando de operaciones a los libios en pocos días

Lo afirmó el secretario de Defensa, Robert Gates durante el tercer día de operaciones, donde la coalición inició el bombardeo de zonas estratégicas cercanas a Trípoli; el gobierno de Muammar Khadafy se adjudica la "liberación" de una ciudad tomada por los rebeldes; fuertes críticas a las potencias
(0)
22 de marzo de 2011  • 14:26

BENGHAZI (AFP) - En medio de una fuerte división interna de los aliados por el liderazgo en la intervención militar en Libia, Estados Unidos afirmó que podrá pasar el comando de operaciones a los aliados en "pocos días".

El secretario norteamericano de Defensa, Robert Gates indicó: "Creo que una transferencia en pocos días es probable". Pero no especificó quién conducirá los ataques a Libia, aunque dejó abierta la posibilidad de que el "aparato de la OTAN" pueda entrar en escena, como reclaman Italia y otros países, y a lo que se opone Francia. "Esta no es una misión de la OTAN. Esta es una misión en que el aparato de la OTAN podría ser utilizado para el comando y el control", expresó.

Mientras tanto, la coalición internacional bombardeó Sbha, feudo de la tribu del coronel Muammar Khadafy en el tercer día de una operación iniciada en el país árabe tras la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que autorizó la instauración de una zona de exclusión aérea.

Al menos 10 personas murieron en los ataques lanzados hoy en la ciudad de Zenten, oeste de Libia, por fuerzas que respaldan a Khadafy, según testigos. "Las fuerzas de Kadafi bombardearon Zenten esta mañana, matando entre 10 y 15 personas", dijo el testigo contactado por teléfono. "Luego del bombardeo se retiraron de la zona oriental de la ciudad de Zenten. Creo que quieren reorganizarse. Pero no se retiraron de la parte septentrional, donde aún hay muchos soldados con entre 50 y 60 tanques y muchos vehículos más. Aqui la situación es fea", relató la misma fuente.

Además, los aliados atacaron anoche con misiles a una base de la marina situada a 10 km al este de Trípoli. Según el régimen libio, la coalición bombardeó desde el sábado Trípoli, Zuara, Misrata (oeste), Sirte y, el lunes, Sebha, atacando especialmente los aeropuertos. Estos ataques causaron "numerosas víctimas" civiles, declaró el portavoz del Gobierno libio.

"La posición estadounidense es que Khadafy debe irse", aseguró ayer el presidente de Estados Unidos Barack Obama. En esa misma línea, el primer ministro británico, David Cameron, sostuvo que "Libia debe librarse de Khadafy ", aunque subrayó que corresponde "al pueblo libio elegir su propio futuro", precisando que su país no tiene autoridad legal para cambiar el régimen en Libia.

En tanto, se desató una fuerte discrepancia interna entre los países que integran la coalición sobre quién debe asumir el liderazgo. "La OTAN desempeñará un papel en la nueva fase de la ofensiva militar", dijo Obama, al tiempo que advirtió que ese período comenzará en "unos días, no en semanas".

El jefe del Gobierno italiano, Silvio Berlusconi, reclamó que "el mando de las operaciones pase a la OTAN". "Queremos (...) un control utilizando los mecanismos de la OTAN, de manera que todos aquellos que deseen participar del exterior sean coordinados correctamente", declaró Cameron.

Noruega dejó claro que sus seis F-16 desplegados este lunes en el Mediterráneo, no participarán de la operación hasta que se defina la cuestión del mando.

Video

Por su parte, el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, pedirá este martes al Congreso su apoyo para participar, al menos durante un mes, del operativo internacional.

El Consejo de Seguridad de la ONU, en tanto, se reunirá este jueves para debatir sobre la situación en Libia, a petición del régimen de Trípoli.

Mientras tanto, continúa la escalada de violencia en Libia. Un grupo de francotiradores leal al régimen mató el lunes al menos a 40 personas e hirieron a otras 300 en el bastión rebelde de Misrata, la tercera ciudad del país.

¿Quién debe ser el técnico de la selección argentina?

El portavoz del Gobierno libio, Musa Ibrahim, aseguró luego que Misrata fue "liberada" hace tres días, y agregó que las fuerzas de régimen siguen buscando a "elementos terroristas" en esa localidad.

Al este, las fuerzas gubernamentales libias, que atacaron el sábado Bengasi, feudo de la revolución, retrocedieron el lunes hasta Ajdabiya, a 160 km al sur.

Al sureste de Trípoli, las fuerzas leales a Khadafy bombardeaban "intensamente", según testigos, desde hace tres días la región de Al Jabal al Gharbi, en particular las ciudades de Zenten y Yefren, controladas por los rebeldes.

La Unión Europea endureció las sanciones contra el régimen de Khadafy y se manifestó dispuesta a ofrecer ayuda humanitaria, aunque no logró disimular sus desacuerdos internos.

Occidente había destacado una participación árabe en la coalición, pero hasta el momento, sólo Qatar se ha comprometido realmente. Emiratos Árabes precisó que su papel en Libia se limitaba a la "ayuda humanitaria".

El primer ministro ruso, Vladimir Putin, afirmó que la resolución 1973 de la ONU le recordaba los "llamados a las cruzadas en la época de la Edad Media".

Críticas desde América latina. El gobierno de Brasil expresó ayer su "expectativa" de un cese el fuego "en el más breve plazo posible" y reiteró su postura favorable al diálogo en Libia. El presidente boliviano, Evo Morales, exigió que le retiren el Premio Nobel de La Paz a Obama por haber impulsado una "invasión" armada en el país árabe.

Por su parte, el presidente de Uruguay, José Mújica, la operación de "contrasentido inexplicable".

El líder cubano Fidel Castro consideró "inoportuna" una guerra en Libia y denunció a la OTAN. "Después de opíparo banquete, los líderes de la OTAN ordenaron el ataque contra Libia (...). Una guerra era lo más inoportuno que podía ocurrir en estos momentos", aseguró Castro en un comunicado. El canciller argentino, Héctor Timerman, advirtió ayer que no se habían "agotado los medios diplomáticos disponibles" antes de la intervención militar de los aliados.

Otros presidentes latinoamericanos -de Venezuela, Nicaragua, Bolivia o Ecuador- ya se habían pronunciado en contra de la decisión de atacar Libia.

ADEMÁS

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.