Suscriptor digital

Falta de mérito para el jefe de la secretaría antidrogas

Se trata de José Granero, investigado en una causa iniciada en 2008
Gabriel Di Nicola
(0)
25 de marzo de 2011  

Es el jefe de la secretaría antidrogas de la Nación y fue indagado por el delito de facilitación de elementos y lugares para el transporte de estupefacientes. En las últimas horas, José Ramón Granero recibió por parte de la Justicia la falta de mérito.

No tuvo la misma suerte el ex jefe de Gabinete de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar) Fabio Trossero, que fue procesado sin prisión preventiva acusado del delito de organizador del transporte de estupefacientes.

Así lo informaron a LA NACION fuentes judiciales. La resolución fue firmada por el juez federal de Quilmes, Luis Armella, que desde octubre de 2008 investiga el secuestro de casi siete kilos de cocaína en un vehículo oficial de la Sedronar.

La investigación tiene a tres empleados del organismo procesados. Se trata del jefe de Automotores, Carlos Oreiro, y de los choferes Fernando Salcito y Hernán Aboy.

"No había una prueba contundente contra Granero, pero por su responsabilidad dentro del organismo debía ser escuchado y por eso se decidió su llamado a indagatoria", afirmó a LA NACION una fuente judicial.

En su indagatoria, Granero sostuvo que era inocente y afirmó que la droga secuestrada había quedado en el vehículo por un mal procedimiento policial hecho por la policía santafecina.

Además, el funcionario nacional, según fuentes judiciales, explicó que creía en la buena fe de Oreiro, Salcito y Aboy. Según su juicio, los tres empleados no actuaron como narcotraficantes.

La cocaína fue encontrada el 30 de octubre de 2008. Ese día, Aboy, chofer de la secretaría antidrogas, llevó una camioneta Peugeot Partner blanca oficial a la tapicería El Porvenir, en Avellaneda, para acondicionarla. Cuando empezó a desarmar el asiento, el dueño del taller, Angel Eduardo Bay, vio un hilo verde. Bay pensó que algún chapista había olvidado un taco de madera dentro del zócalo. Tiró del hilo verde, pero no estaba atado a un taco de madera. El hilo rodeaba un paquete cilíndrico envuelto con cinta de embalar beige. Había más paquetes. Más tarde, la Justicia encontraría 14 panes y dos tizas: 6,960 kg de cocaína, con una pureza de entre el 45 y el 99,9 por ciento.

Tras el hallazgo fueron procesados Oreiro, jefe del departamento Automotores de la Sedronar, y Salcito y Aboy.

Oreiro fue favorecido con una prisión domiciliaria y los choferes, excarcelados.

El juez Armella los acusó de transporte de estupefacientes agravado, porque son más de dos los imputados y porque pertenecen a un organismo creado, justamente, contra el narcotráfico.

El vehículo había sido secuestrado en un operativo antidrogas realizado el 15 de octubre de 2007, en Santa Fe, cuando la policía se incautó de 26 kg de cocaína. El chofer de entonces fue condenado a cuatro años y medio de prisión y la camioneta le fue entregada a la Sedronar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?