Suscriptor digital

Un provocador profesional

El periodista conduce en TV Bendita, un programa en el que nadie le dice qué opinar
(0)
27 de marzo de 2011  

La y eca, esa lengua popular es la que maneja con maestría Beto Casella. La cita transcurre en un bar de Palermo que se erige estoico frente a tanto restó de menú bilingüe, con paneras atestadas con grisines que le declaran la guerra al crouton . Es ahí, la calle, su hábitat, donde tiene su oficina, su diván, su camarín y su púlpito. Desde allí, Casella saluda con la misma sonrisa a vendedores ambulantes, desconocidos y galanes de TV, analiza a los medios y a la Argentina, habla con sus productores y espía que la grúa no se lleve su auto.

Beto Casella suma cinco horas diarias en el aire. Conduce el programa líder del prime time de la FM, Bien levantado (Pop Radio, FM 101.5, con un share de 24 puntos, lejos de los 13 puntos del segundo puesto para Roberto Petinatto), y está al frente de Bendita (Canal 9), el popular programa humorístico, que va de lunes a viernes, a las 20.30.

Nacido en Haedo hace 51 años, Bautista "Beto" Casella, es el más chico de tres hermanos y el papá de dos adolescentes, Franco y Juan Pablo. Hijo de una dinastía de labradores de Cosenza, el conductor fue el primer Casella que terminó la primaria.

-¿Ves TV o ya es suficiente con los informes que presentás?

-Sólo fútbol, videos y entrevistas. La ficción argentina es una porquería. Lo interesante es la vida real.

-Entonces conta me tu historia...

-Mi vieja quedó embarazada y el novio se escapó. Desaparece, puede pasar. Después conoce a mi papá y la tiene a mi hermana y a mí. Mi hermano empieza a preguntar y mi vieja le dice que no busque a su padre biológico, un italiano con mucha guita, un miserable. Cuando ella muere, mi hermano le entabla un juicio por abandono. Encima, su medio hermano es un abogado importante que le puso mil trabas. Ahora logramos exhumar el cadáver. Le cortaron una gamba y el ADN coincide con el de mi hermano en un 99 por ciento.

Lo suyo es vender y la labia (que no es lo mismo que el chamuyo). Convencía a los vecinos de José C. Paz de las bondades de la "bolsa económica"; trabajó en una fábrica de paraguas y en una marroquinería; vendió material didáctico a las escuelas y tuvo su propio video club en El Palomar. Después estudió periodismo y, tras lograr un espacio en la gráfica, se convirtió en uno de los productores de Susana Giménez en 1997 ("Una experiencia fallida, fue frustrante. No pude hacer mucho, ella ya tenía a su equipo. Pero mi vieja estaba contenta").

Medios politizados

Casella dice que hoy no quiere discutir, aunque viva de presentar polémicas y debates, a veces vacuos ("¿Qué me importa si se va Emiliano de Gran Hermano ?", dice). Los sábados, cuando no está al aire, son los días más ofensivos: "Soy un centro delantero temible. Pico, voy, elijo el palo y pongo la pelota donde quiero".

-Aunque te sientas sereno, esta semana criticaste a algunos intelectuales kirchneristas [en particular a José Pablo Feinmann].

-Hay un grupo de gurúes, una policía pseudoprogre moralizadora que nos dice qué tenemos que leer y escuchar y, si no lo hacemos, se enoja. Son filósofos ubicados en una especie de pseudoprogresismo que es un totalitarismo intelectual.

-Resultó al menos llamativo un comentario de este tipo, porque trabajás en un canal oficialista.

-Tengo la impunidad del que le va bien. Los que me contratan saben que tengo límites de responsabilidad, pero no de obsecuencia. No puedo militar en una línea preguntando qué piensan mis patrones.

-Entrevistaste en TV a Cristina Kirchner antes de que ganara la elección, tu posición oficialista es clara. ¿Cómo te juega el ser tan explícito?

-No tengo posiciones radicales. Pero hoy todo está crispado. Si digo que este gobierno me gusta, el día siguiente hay gente que llama y me insulta, como si los hubiese defraudado. Estas cosas te amedrentan y eso no te convierte en un cobarde intelectual.

-¿Cómo definís a Bendita ? ¿Se va a meter con la campaña?

-Es un programa liviano, rosa, que no molesta a nadie. A veces surge un espacio para el debate. La espontaneidad del vivo, ese vértigo de caer o no en el ridículo? Con la política ingresaremos allí donde esté el chiste, lo cómico.

-¿Cuánto de guión y de espontáneo hay en tu trabajo?

-En la radio no tengo reuniones de producción, el horario es obsceno. En la TV todo lo marcan las imágenes del día. Pero en la radio no hay improvisación. Los domingos elijo los temas que le doy al musicalizador y se los marco: "éste, 6, 7, 8 , éste sí, éste no".

6,7,8 , ¿qué te parece?

-Me gusta. Insisto en que Canal 7 debería tener también 9, 10, 11 y hacer un programa opositor. Ese sería un programa provocador de verdad.

-Sos kirchnerista, ¿pero no peronista?

-No, no soy peronista. Y tampoco sé si soy kirchnerista. Me gustan cosas de este gobierno, pero no tengo posiciones radicales.

DIXIT

Cristina Kirchner

"La gente me dice que las cosas estan bien, que tiene laburo. Si, me gustaría que se postulara otra vez a la Presidencia"

Hugo moyano

"Me intranquiliza un poco. Me preocupa el exceso de poder en todas sus formas. lo veo oscuro. ¿Quien lo controla?"

Mirtha Legrand

"Fue provocadora y es lógica una respuesta del peronismo. Pero tiene que estar en TV. Los artistas K se pasaron de intolerantes"

Ricardo Fort

"Me da pena. va a pasar de largo; la TV lo va a vomitar"

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?