0

Kate Winslet y un personaje a su medida

La actriz protagoniza el melodrama Mildred Pierce, que HBO estrenará este domingo
0
1 de abril de 2011  

LOS ANGELES.- No existe ningún abismo entre Mildred Pierce, el personaje de ficción, y Kate Winslet, la actriz de carne y hueso. El hambre, la vergüenza por su precaria situación económica, la inseguridad hacia su cuerpo, las burlas de sus compañeras por su sobrepeso y la exigencia por ser bella ("en el colegio, algunas perras me hicieron la vida imposible, pero les agradezco porque me convirtieron en una mujer fuerte"), el deseo y el logro de su independencia, el ascenso social, la fe en el arte y la devoción por sus hijos son sólo algunos de los puntos en común entre ambas mujeres.

Pasado mañana, a las 21, HBO estrenará una de sus grandes apuestas del año, la miniserie Mildred Pierce , con el debut de la ganadora del Oscar en la TV norteamericana. En esta tragedia moderna, Winslet está secundada por un elenco multipremiado: Evan Rachel Wood (True Blood), Guy Pearce (Memento y El discurso del rey), y un elenco integrado por Melissa Leo (flamante ganadora del Oscar por su labor en El ganador) y Hope Davis (La prueba). Todd Haynes, el multifacético realizador de aquel caleidoscópico film sobre Bob Dylan que es I’m Not Here, y de Lejos del paraíso (otro melodrama al estilo clásico, con Julianne Moore), entre otros, es el responsable de llevar la novela de James M. Cain (El cartero llama dos veces) a la pantalla chica en una miniserie de cinco episodios.

El sueño americano

"Me fascinó la relación increíblemente intensa entre madre e hija, basada en el amor puro, sofocante y la adoración hacia la niña. Pero aquí hay un componente distinto y complejo, que es el constante dilema de Mildred, quien en muchas ocasiones no sabe si amarla o matarla", dice la actriz, vía satélite desde París, en la conferencia de prensa organizada por el canal premium en Pasadena.

Una abnegada esposa mantiene el hogar con las tortas que cocina para sus vecinos. Sin doblegarse, cuando descubre que su haragán marido la engaña y es abandonada con dos hijas en medio de la peor crisis económica que azotó a los Estados Unidos, la mujer consigue un empleo como moza y le oculta a la despectiva adolescente su empleo. Su sueño es que su hija Veda (Wood), sobre quien deposita todas sus ilusiones, se convierta en una gran cantante lírica y tenga una vida fascinante, rodeada de lujos. Allí conocerá a un bon vivant (Pearce), quien comenzará a tejer un triángulo perverso entre ambas.

Winslet posee una elocuencia y una espontaneidad únicas. Es ella, y no el moderador, quien maneja los hilos de la entrevista. Responde saboreando cada palabra que pronuncia, acota, interrumpe e incluso se permite la ironía (Wood, en cambio, es esclava de un vocabulario más acotado y tiene una risa nerviosa que acompaña con todas las muletillas de su generación). "Mildred ve todas sus frustraciones en Veda. Es como si pequeñas piezas dentro de ella se muriesen cada vez que advierte cuán brillante, maravillosa, rica y tanto más extraordinaria es la vida de su hija. Y, sin embargo, lo único que hace es amar, estimular y querer de modo desesperado ser parte de ese mundo. Es algo devastador, que le puede ocurrir a cualquier madre", explica la intérprete, que ganó el Oscar por El lector.

Frente al esfuerzo desmedido de Mildred, su hija y su amante llevan a costa suya una vida cómoda, alejada de la responsabilidad y la moral. "Componer a este personaje casi me mata. Está obsesionada con pertenecer a la clase alta y no ser como su madre. Hubiese sido muy fácil interpretar a una caprichosa a la que todos odian, pero Veda es tan inteligente, manipuladora, y puede entender los defectos y la debilidad de su madre para utilizarlos en su propio provecho", dice Wood, mientras enreda en su silla sus pálidas y casi fantasmagóricas piernas.

Filmación maratónica

Fueron apenas 16 semanas las que Todd Haynes empleó para el rodaje de esta historia. "Hacer TV es mucho más difícil que hacer cine. Por suerte, pudimos ensayar mucho cada escena. El estar tan acotados en el tiempo hizo que el compromiso durante la filmación fuese mayor que en cualquier otro film en el que haya participado", dice Winslet.

Para Haynes, el mayor desafío fue lograr que la estructura de cada episodio conservara la misma tensión y la intriga hacia el final, sin descuidar el gran componente trágico: "Lo doloroso es saber que todos los sueños y aspiraciones de tu hijo se concretarán, pero que para lograr aquel resultado deberás, inevitablemente, perderlos".

Joan Crawford –recordada tanto por su trabajo en la época dorada de Hollywood como por la biografía que escribió su hija Cristina, en la que la retrata como un monstruo– fue la protagonista de la primera versión de Mildred Pierce, conocida en nuestro país como El suplicio de una madre, obtuvo en 1945 el Oscar a la mejor actriz por aquella adaptación, que incorporaba una subtrama de suspenso inexistente en el original que no agradó en lo absoluto al autor de la novela, James M. Cain.

Winslet jura que no vio la película de Michael Curtiz: "Espié los primeros cinco minutos y me detuve. «¿Qué estoy haciendo? Así no podré hacerle honor a la novela». Con Todd Haynes, estábamos haciendo algo distinto. Ni más inteligente ni mejor. Es como si se tratase de un personaje diferente".

PARA AGENDAR

  • Mildred Pierce: miniserie en cinco episodios, dirigida por Todd Haynes. HBO: pasado mañana, a las 21 (se repite el lunes, a las 16, y el jueves, a las 20.50).
  • temas en esta nota

    0 Comentarios Ver

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.