Suscriptor digital

Hay más paño para cortar

Después de la ropa convencional, creáse o no, con géneros y accesorios contaminantes, llegan las prendas sustentables, sin químicos y con materias primas renovables
(0)
3 de abril de 2011  

Nylon, poliéster, rayón... los materiales sintéticos usados en la ropa producen contaminación y no sólo para el medio ambiente: también pueden ser un problema para la salud, debido a los químicos que se usan para su fabricación.

"También el algodón convencional es muy contaminante, por los químicos que se usan en las plantaciones. Y está claro que el abuso de estos productos en la agricultura industrial degrada los suelos, contaminando así aguas de numerosas partes del planeta. Las tinturas, los broches, los cierres y todos los accesorios de la indumentaria generan un alto impacto ambiental", enumera Ileana Lacabanne, responsable de Chunchino, línea de ropa para bebes que suma la etiqueta ecológica.

Cuidado: la producción algodonera es una de las más contaminantes, dada la cantidad de productos usados en las fumigaciones.

"En Europa, Estados Unidos y en algunos países asiáticos, existe la prohibición en el rubro textil de determinados productos químicos que son potencialmente peligrosos. Pero en la Argentina no existe ninguna legislación que proteja al consumidor", explica la ingeniera textil Patricia Marino, directora del Centro de Investigación y Desarrollo Textil (CIT), del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).

Así, a veces pueden aparecer alergias, enfermedades y sarpullidos, especialmente entre los bebes, sin saber que la culpa la puede tener esa prenda que está en contacto con la piel.

La ropa sustentable, en cambio, y como su nombre lo indica, contamina mucho menos que la tradicional. Se trata de prendas hechas con materias primas renovables y que no resignan su calidad con el tiempo. Para Alejandra Gottelli, responsable de Cúbreme, línea de tapados y sacos para hombres y mujeres, lo más importante de sus productos es que no llevan nada de fibras sintéticas. "Comprar y usar esta clase de ropa trae beneficios tanto para el trabajador que cosecha la materia prima como para el público que quiere tener en su placard ropa libre de químicos, de tinturas, y con un origen y una fabricación transparentes", cuenta.

En Chunchino buscan elementos naturales, como botones de coco o amarras del mismo algodón. Jamás se les ocurriría poner un broche plástico ni metálico, y a los envoltorios los prefieren naturales: de bambú o cajas de cartón corrugado.

Por otro lado, también es posible fabricar ropa innovadora uniendo tecnología con tratamientos avanzados. Es el caso de la marca Indarra.DTX, fundada por Julieta Gayoso, que intenta reducir el impacto ambiental usando algodón orgánico y fibras de bambú; el Lyocell, que se extrae de la pulpa de madera de bosques controlados, o el poliéster regenerado de botellas de PET (Polietilen Tereftalato). "Estampamos con tintas al agua, sin solventes. Trabajamos con envoltorios y etiquetas hechos de materiales reciclados como plástico y papel", sigue Gayoso. "Hacemos ropa para mujeres, varones y chicos. Cada prenda tiene su función: camperas con paneles solares integrados para recolectar energía del sol, una batería que acumula y estabiliza esta energía, forrada en seda vegetal con propiedades antiestáticas e hipoalergénicas", agrega.

Además, tienen camperas con repelente natural de insectos a base de citronella. Y un buen dato: las telas no se fabrican con derivados de combustibles fósiles ni con químicos contaminantes.

"Cada año son más las alternativas de comprar en diferentes marcas o diseñadores locales con la idea de un mundo más saludable y justo para todos", concluye Gotelli.

AGENDA

  • Comprando prendas con fibras naturales, se está ayudando a la salud propia, al medio ambiente y pensando en las generaciones futuras.
  • El reciclado de prendas también puede ser útil para evitar que se sigan produciendo textiles sintéticos en cantidad. Una feria americana, o incluso el propio ropero, puede ser fuente de innumerables y sorprendentes satisfacciones.
  • Antes de comprar un producto, evaluar primero por qué se lo considera ecológico: preguntar, por ejemplo, cómo se cuidó el medio ambiente para su producción y controlar si está libre de sustancias nocivas.
  • MÁS INFORMACIÓN

    Cúbreme www.cubreme.com

    Chunchino www.chunchino.com

    Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) www.inti.gob.ar

    Indarra DTX www.indarradtx.com

    Organización Internacional Agropecuaria (OIA) www.oia.com.ar

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?