Nuevo documento sobre la represión

Se conoció la orden de detención de una desaparecida; piden el relevo de Cabanillas.
(0)
28 de abril de 1999  

La orden era simple. No incluía una carpeta con antecedentes delictivos ni ningún tipo de material que justificara la decisión. Con membrete del Ejército Argentino, dos sellos que indican "reservado" y fecha del 18 de diciembre de 1976, se confeccionó la ficha "AZ-11123". Era la orden de detención de Elsa Alicia Nocetn, una de las tantas personas que continúan desaparecidas desde el Proceso.

El documento, que sólo trascendió ahora, consta en la causa que por la presunta existencia de un plan sistemático para el robo de bebes durante la represión anterrorista lleva adelante el juez federal Adolfo Bagnasco.

El viernes último el magistrado mostró el documento al jefe del Ejército, teniente general Martín Balza, al tomarle declaración en esta causa.

La orden de detención emanó del comando del I Cuerpo del Ejército (zona 1), a cargo de Carlos Guillermo Suárez Mason desde enero de 1976 hasta el mismo mes de 1979, y, específicamente, del jefe del Batallón de Inteligencia 601, coronel Alberto Alfredo Valín, cargo que ocupó entre el 11 de octubre de 1974 y el 27 de octubre de 1977.

Peligrosidad "mínima"

Sin embargo, el que pidió la detención de Elsa Nocetn fue el destacamento de inteligencia de la ciudad de La Plata, cuyo responsable era, entre el 26 de noviembre de 1976 y el 26 de enero de 1979, el coronel Alejandro Arias Duval, también encargado de ejecutar esa orden.

En la descripción del "objetivo primario" figura: "Elsa Alicia Nocetn. 21 años. Documento 11.341.874. Ojos pardos. Cabello castaño claro. 1,80 m. de estatura".

La "filiación" que indicaba la orden era: "F.A.R. Monto", es decir, Fuerzas Armadas Revolucionarias - Montoneros. Pero, debajo, el "grado de peligrosidad" aclarado era: "Mínimo".

Esta última palabra no fue suficiente para salvarle la vida.

Ayer por la mañana, mientras en el programa "Hoy por hoy", de Radio Mitre, leían y mostraban al general Balza el documento, un oyente que se identificó como hermano de Elsa afirmó: "Es la primera noticia que tenemos de ella desde hace más de 23 años".

Lo único que estaba consignado en la orden era el área en la que se concretó la detención de la mujer, "113", cuyo jefe era el coronel Roque Carlos Presti, titular del Regimiento de Infantería Mecanizada 7 entre octubre de 1975 y septiembre de 1977.

A su vez, Presti respondía al jefe de la subzona 11 y comandante de la Brigada de Infantería Mecanizada X, general Juan Bautista Sasiaiñ.

Según esa orden, Elsa fue llevada a un centro de detención, aunque éste no figura con el nombre, sino con un número. A pie de página se indicaba: "Destino Interno: 340. Depósito: sí. Traslado: a 341".

Si bien no hay certeza respecto del centro de detención al que corresponde ese número, como se indica que esa orden iba destinada a la "Jefatura de Inteligencia DVB", lo más probable es que esas siglas correspondan al Depósito de Arsenales 601 Domingo Viejobueno, cuyo jefe era, entre noviembre de 1975 y octubre de 1977, el coronel Eduardo Abud. Y el centro de detención que pertenecía a ese batallón era "El Pozo de Quilmes", cuyos responsables eran los integrantes de la Brigada de Investigaciones de Quilmes de la policía bonaerense.

Cabanillas

Balza insistió ayer, en sus declaraciones a Radio Mitre, en el hecho de que no existe en el Ejército ningún documento sobre la desaparición de personas durante el Proceso: "Posiblemente es una documentación que puede estar en otros lados, pero no en el Ejército", dijo.

En tanto, la Asociación Permanente por los Derechos Humanos (APDH) pidió ayer formalmente a Balza la destitución del comandante del II Cuerpo del Ejército, general Eduardo Cabanillas, acusado por el escritor Juan Gelman por la desaparición de su hijo, su nuera y su nieto (o nieta).

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios