Murió el compositor Antonio Tauriello

También brilló como pianista
Pablo Gianera
(0)
23 de abril de 2011  

Con Antonio Tauriello, la música argentina pierde no solamente a uno de sus compositores más originales y talentosos, sino también a una de sus figuras fundamentales durante la segunda mitad del siglo XX. Afectado desde hace años por problemas de salud, Tauriello murió el miércoles, pero la familia dio a conocer la noticia anteayer, y sus restos serán cremados hoy en el cementerio de la Chacarita.

Tauriello había nacido en Buenos Aires, en 1931. Estudió piano bajo la dirección de Walter Gieseking y Raúl Seivak, y composición con Alberto Ginastera. Su primera pieza, la breve Toccata para piano , se remonta a 1949. Desde entonces, y a partir de su tarea en la Orquesta Sinfónica Juvenil de Radio Nacional, fue un animador incansable y generosísimo de la música contemporánea argentina, tanto con sus obras como con su actividad de pianista (fue un intérprete de primer orden) y de director.

En 1951, Washington Castro estrenó su primera pieza para orquesta, Obertura sinfónica , y Sergiu Celibidache la dirigió ese mismo año en el Teatro Colón. Entre fines de la década de 1960 y principios de 1970, trabajó intensamente en Estados Unidos, donde dirigió el departamento de ópera de la Juilliard School y la Orquesta Sinfónica de Washington.

La idea

En una entrevista de los años noventa, Tauriello observó: "Creo en la originalidad, creo en la idea. La complejidad no excluye la poesía". Esa podría haber sido su divisa. La frase conforma una poética y también delimita una figura de compositor para quien, en línea con la tradición modernista, la originalidad y la tradición no eran enemigos extremos.

Bastaría para demostrarlo su serie de Impromptus , subtitulados invariablemente "d'apres Berg"o "d'apres Schoenberg", o Arlecchino, pieza para piano y catorce instrumentos , que recibe el subtítulo "Fragmentos d'apres Ferrucio Busoni".

Por diversas causas, la difusión de la música de Tauriello quedó injustamente postergada. En diciembre de 2010, el director Alejo Pérez estrenó en el Teatro Argentino de La Plata Culebra de nubes , pieza para orquesta de 1975 encargada originalmente para un ballet por el Teatro Colón. Fue la última vez que se tocó en público una obra suya. Pérez, junto con el director de la editorial Melos, Ernesto Larcade, planean continuar el rescate.

Las obras de Tauriello persisten todavía como uno de los tesoros apenas entrevistos de la música argentina que, poco a poco, se empezarán a conocer con asombro.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?