Suscriptor digital

El vice de Economía, director del Macro

Roberto Feletti asumió ayer como nuevo integrante del cuerpo colegiado del banco; Consultatio se curó en salud y elevó sus dividendos
(0)
27 de abril de 2011  

El viceministro de Economía, Roberto Feletti, tiene nueva tarea. Asumió ayer como director del Banco Macro en el marco de la ofensiva que el Gobierno lanzó para ganar representación en la estructura de decisiones de las empresas en las que ganó participación accionaria tras la estatización de las AFJP.

Se trata del segundo asiento que, a través de las tenencias de la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses), logra en el directorio de esa entidad (se suma a Rafael Magnanini, quien renovó su mandato). Y no fue el único: también sumó dos miembros más en la comisión fiscalizadora (uno titular y otro suplente).

Feletti cuenta con experiencia en el negocio bancario ya que fue presidente del Banco Ciudad durante la gestión de Aníbal Ibarra como jefe de gobierno porteño y director del Banco Nación, secundando a la actual presidenta del Central, Mercedes Marcó del Pont. Pero su designación demuestra la importancia estratégica que el Gobierno le asigna a la posibilidad de vigilar de manera más cercana lo que ocurre en las compañías privadas, aunque ya quedó a la vista que pone más celo en unas que en otras.

Después de todo, para cumplir con los deberes de su nuevo trabajo, Feletti tal vez deba desatender algunos de los 25 objetivos que definió como funciones de la Secretaría de Política Económica (ver http://www.mecon.gov.ar/peconomica/basehome/funciones.html ), que tiene a cargo, más lo que le agrega el ejercicio del rol viceministerial.

A menos que su presencia en la mesa directiva del banco se reduzca a las oportunidades en que se evalúe el reparto de ganancias de los ejercicios económicos, en cuyo caso cumplirá el mandato que esbozó en su paso por el Congreso el director ejecutivo de la Anses, Diego Bossio (dijo que "cuidarían la rentabilidad social de sus dividendos como un factor clave de redistribución y solvencia a futuro"), pero podría incumplir algunas de las que le impuso su amplio menú de funciones.

En un comunicado de prensa, el Macro informó que otros dos directores titulares se incorporaron a ese cuerpo de 10 integrantes: se trata de Juan Pablo Brito Devoto y Luis Cerolini, representantes de los dueños de la entidad.

La asamblea de ayer tuvo otro dato saliente. Los representantes oficiales no enjuiciaron la política de dividendos del banco, que más tarde comunicaría a la Bolsa porteña que había logrado la aprobación de su propuesta para repartir $ 505,3 millones entre sus accionistas, lo que hará desde el próximo 11 de mayo.

Así, algo más de $ 156 millones irán a las cuentas de la Anses, poseedora del 30,6% del capital del Macro, un banco cuyas acciones cayeron 0,92% ayer en la Bolsa, en una jornada bajista para el mercado local.

Menos ruido, más billetes

Los resultados para la Anses parecieron ser mejores en la asamblea de la desarrolladora inmobiliaria Consultatio. Allí el Estado no ganó representación (mantuvo un director, Juan Furlong, y un miembro en el esquema de sindicatura colegiada que tiene esa empresa), pero recogió más dividendos de lo que esperaba: se llegó a un dividendo equivalente a US$ 1,30 por acción, contra los US$ 1,10 que la empresa se proponía repartir entre sus accionistas antes de que el decreto 441, que eliminó los límites fijados a la representación estatal en el directorio, fuera una realidad.

El presidente de Consultatio, Eduardo Costantini, ya había anticipado que le parecía "razonable" que la Anses ejerciera "el derecho político proporcional a su tenencia". Tal vez porque en su caso la modificación era inocua: con un esquema de 5 directores, la tenencia del 26,6% del capital no le alcanza al Estado para pedir más asientos.

Aun así, recibió el mensaje oficial de los días previos y elevó del 50 al 65% el porcentaje de utilidades a repartir como dividendos.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?