Un merecido premio

Es justo que haya sido galardonada la escritora y periodista Pilar Rahola por su compromiso con la causa de la libertad
(0)
28 de abril de 2011  

La escritora y periodista catalana Pilar Rahola ha recibido días atrás, en Ginebra, el premio Morris B. Abram, que la organización no gubernamental UN Watch le concedió por su compromiso con la causa de la libertad. Fue elegida por esta ONG –fundada por ese estadounidense defensor de los derechos humanos en 1993– "por su incansable campaña en favor de los derechos de las mujeres y los niños, por su defensa del imperio de la ley, por su combate de la intolerancia, del racismo y del antisemitismo".

Esta destacada personalidad de la vida cultural y también política española –Rahola ha sido diputada del Parlamento español y vicealcaldesa de la ciudad de Barcelona–, en su comprometida lucha contra la violación de los derechos humanos y la degradación de los derechos civiles, se ha convertido en especialista y referente obligada en temas como el conflicto en Medio Oriente y los totalitarismos teocráticos, o la esclavitud de las mujeres en el islam y el terrorismo mundial.

Por cierto, su intensa actividad y sus decididas tomas de posición no dejan, y sus lectores lo saben muy bien, indiferente a nadie. Columnista habitual de los diarios españoles El País y La Vanguardia, y también de LA NACION, Rahola ha sido y es consecuente con la causa de la libertad allí donde se le permita expresarse. Ella, que ha defendido como nadie a las mujeres, también advierte sobre ciertos excesos cuando escribe: "Hemos convertido la lucha por la justicia de las mujeres en una forma de injusticia para los hombres. La lucha de la mujer por la igualdad nunca puede ser la coartada para otra forma de discriminación".

Por esa defensa apasionada de la justicia es que, al recibir el premio, Rahola lo hizo "en nombre de millones de mujeres musulmanas a las que nadie nunca escucha, y a las que la ONU tampoco defiende". Esta es su nueva causa: durante años su lucha fue por ayudar a la mujer occidental y española; ahora, en los últimos 15 años, concentra su poder de comunicación y de convocatoria en hablar sobre los derechos humanos de la mujer musulmana. "Estoy convencida –sostiene– de que el islam cambiará gracias a ellas. El Nelson Mandela del siglo XXI será una mujer musulmana."

Consecuentemente con esta forma de pensar independiente es que su último libro se llama La república islámica de España, donde identifica las redes del integrismo islámico en su país, para plantear un debate serio y necesario, lejos de las encuestas que mueven a los líderes políticos en todo el mundo.

Es éste, entonces, un merecido premio para una periodista valiente y comprometida, que no duda en desafiar el pensamiento "políticamente correcto" cuando se trata de denunciar aquello que muchos prefieren silenciar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?