Suscriptor digital

Marcharon en Chile contra la cumbre de nazis

Por Jorge Camarasa Enviado especial
(0)
19 de abril de 2000  

SANTIAGO, Chile.- Unas 3000 personas, en su mayoría jóvenes pertenecientes a los partidos de izquierda y derecha, a organizaciones sociales y colectividades extranjeras, se movilizaron ayer por las calles de esta ciudad para repudiar el congreso nazi, que cumplió su segundo día de actividades semisecretas.

Jóvenes judíos y palestinos, socialistas y pinochetistas, voluntarios de la Cruz Roja y militantes católicos recorrieron Santiago con pancartas que parecían retazos extraídos de un viejo documental. Decían: "No al nazismo", "Por una ley antidiscriminatoria" y "Educación pluralista". En representación de la colectividad judía argentina, en la marcha había unos 30 chicos pertenecientes a Macabi y otros centros comunitarios que habían llegado el sábado desde Buenos Aires.

Al llegar al palacio de La Moneda, los organizadores de la movilización entregaron un petitorio con 25.000 firmas en el que le reclamaron al presidente Ricardo Lagos la suspensión inmediata del congreso y la promulgación de la ley antidiscriminatoria, posturas a las que Lagos ya se había mostrado favorable.

Sin embargo, y pese a la detención de su jefe, Alexis López, una docena de neonazis chilenos, españoles y latinoamericanos siguió sesionando ayer en un fundo del interior del país, en una reunión en la que esperan sentar las bases de un "nuevo" nacionalsocialismo hitleriano.

El congreso, que sus organizadores pretenden clandestino, está bajo la observación permanente de los grupos de inteligencia chilenos, que anoche no descartaban irrumpir en el lugar de la reunión. "Estamos esperando una orden que tiene que llegar en cualquier momento", dijo a La Nación un alto oficial de la Policía de Investigaciones.

Esta repartición, una especie de SIDE chilena, hace el seguimiento del congreso nazi por medio de una unidad antiterrorista creada dos meses después del atentado contra la AMIA en Buenos Aires.

Anoche, una brigada de esta unidad estaba lista para tomar por asalto la casa donde se está haciendo el encuentro, un lugar más cercano a Santiago de lo que se había informado en un primer momento.

"La reunión se está haciendo en una casa cercana a Viña del Mar", dijo anoche esa fuente policial.

Preso

Alexis López, el jefe de los nazis chilenos que en la madrugada del domingo fue detenido bajo el cargo de librar cheques sin fondos, seguirá preso por lo menos hasta mañana. Rara mezcla de entomólogo y publicista, López ha demostrado tener menos cintura política que un hipopótamo, y sus actividades lo han expuesto a él y a los suyos.

"Fue un festín", dijo a La Nación el oficial de Investigaciones. "Siguiéndolo a él llegamos a los que financian el grupo, a los que les prestan los autos, a los que les alquilan teléfonos celulares, a los que les ceden lugares donde reunirse."

Si López sale mañana de la cárcel podrá considerarse afortunado: saldrá el mismo el día en que el congreso alcance su momento de paroxismo, porque los nazis celebrarán el 111º aniversario del nacimiento de Adolf Hitler.

Para este grupo de jóvenes violentos y extremistas, seis millones de muertos y más de cincuenta años de historia, no han dejado ninguna lección.

Argentinos

SANTIAGO, Chile (De un enviado especial).- En las listas que recibió el gobierno chileno para confeccionar su lista de 50 nazis que no podrán ingresar en el país, figuran 57 argentinos. Los más notorios son Alejandro Biondini, el ideólogo carapintada Norberto Ceresole y dos personas llamadas Rodríguez y Migliore, del denominado Grupo Cóndor, de Córdoba.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?